Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información estadística del uso de nuestra página web y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.
Cerrar
Planeta de Libros
MENAHEM PETO
 ©Caro Perrotta
©Caro Perrotta

MENAHEM PETO

La vida perfecta

La vida perfecta

MENAHEM PETO

Dueño de una poderosa imaginación atrapa y fascina al lector con una novela dulce y dolorosa, a veces onírica, a veces furibunda, con un humor absurdo y amargo.

Sinopsis de La vida perfecta

Un hipnotista gangoso. Una porno a beneficio. George Harrison y los bañeros. Un socorrista con cabeza de pez. La rabia de Dios y la camioneta del pastor. El mundo miope. El espejo y el rencor. Un hombre casi invisible. Un hombre mitad.
El calor irracional y el juego del doble atraviesan cada página, cada personaje. Y, como siempre, la dualidad se revela la mitad de las veces. La doble vida que ofrece lo que se olvida. El presentimiento de que todo lo que ha sido es un engaño. Astuto, Menahem muestra para ocultar. Dueño de una poderosa imaginación atrapa y fascina al lector con una novela dulce y dolorosa, a veces onírica, a veces furibunda, con un humor absurdo y amargo.

La vida perfecta sorprende, inquieta y emociona. Narra la historia de dos hermanos distanciados y resentidos que ni siquiera recuerdan la causa. Gustavo Gómez Gou –el protagonista de la historia– es el cuerpo de la incógnita. Es un hombre que trata de encontrarle sentido a un mundo que parece no tener remedio. Carga la esperanza y la espera. De un día menos agobiante, más fresco, más amable. De una vida distinta. La del otro, tal vez. La vida perfecta. Jorge Arias

Tengo para decir de esta novela que es profunda, atrapante, que no da respiro, que hace reír, que es inteligente, que jamás deja ver sus hilos y que te deja con los pensamientos patas arriba:
¿Quién soy yo? ¿Quién es mi familia? ¿Quiénes son mis amigos? ¿Hubiera elegido a mi familia? ¿Hubiera querido que mis amigos sean mis familiares? Y por último: ¿existe la vida perfecta? Sebastián Wainraich