10 hábitos para cambiar tu vida: de la cama no te levantarás sin saber algo más

10 hábitos para cambiar tu vida: de la cama no te levantarás sin saber algo más

Hacerse la cama a diario es casi un reto. Un pequeño síntoma de orden y salud. Aunque sea un hábito que repetimos sin pensar a base de recordar la insistencia de nuestros padres y madres en su importancia. De hecho, implica dos factores: el primero es que, sea como sea, hay que levantarse de la cama (y hay días que… ¡uf!); el segundo es que hay que empezar el día con una tarea. Un quehacer fácil y enteramente asequible para la mayoría. Así que, en cualquier caso, nos hemos puesto en pie y ya tenemos el primer logro diario. Sólo nos faltaría el ‘chocar esos cinco’ con alguien y salir por la puerta con una sonrisa.

10 hábitos para cambiar tu vida_hazte_la_camaDe este hecho se dio cuenta William H. McRaven, un soldado de la Marina de los Estados Unidos (del equipo SEAL), a base de seguir un entrenamiento estricto. Un aprendizaje que él mismo dividió en diez lecciones. Diez hábitos para cambiarse a uno mismo y al mundo, y que parten de nuestra cama. Aunque era consciente de la poca propaganda que le proporcionaba el hecho militar en los entornos académicos, se envalentó para pronunciar el discurso de graduación del 2014 en la Universidad de Texas, donde él había sido alumno años atrás. Sus palabras, bastidas en sus diez pilares, complacieron a su audiencia. Así que escribió un libro. Hazte la cama (y otros pequeños hábitos que cambiarán tu vida y el mundo) es una lectura para sobrellevar el día a día. Hasta para excederse en el querer hacerlo todo. Aquí os ofrecemos un pequeño adelanto de las diez lecciones:



1-“Empieza tu día con una tarea cumplida.” A lo que nos referíamos, se empieza por hacer la cama y se acaba el día dirigiendo una multinacional. Aunque quizás no hace falta exagerar. Paso a paso, y el día toma su ritmo.

2-“No podrás lograrlo solo.” Unir fuerzas siempre multiplica. Encuentra a alguien a quien puedes recurrir, y siempre habrá un brazo más contra las flaquezas.

3-“Solo importa el tamaño de tu corazón.” El tamaño importa para encontrar a las buenas personas. Sin necesidad de medir órganos con escuadra y cartabón, hay que cambiar la mirada. Empezar a ver esa parte en la que normalmente no nos fijamos de los otros.

4-“La vida no es justa: ¡sigue adelante!” Muchos y muchas acabamos en el: "es que todo me pasa a mi". He perdido las llaves y el perro realmente se me ha comido los deberes. Y vaya, también hay que aceptar que nos pasa a todos y todas. La vida tiene sus momentos.

5-“El fracaso puede fortalecerte.” Si os encontráis una piedra, no volváis a tropezar con ella. Pero ya que caéis, aprovechad el golpe.

6-“Arriésgate a lo grande.” Aunque la piscina esté vacía, hace falta ir de cabeza. Obviamente recomendamos el casco en estos casos.

7-“Enfréntate a los abusones.” La idea no es usar la fuerza, así que no hay necesidad de entrenarte como Van Damme hasta sacar músculo por el rabillo del ojo. Eso sí, es importante afrontar los complejos de inferioridad que podemos tener. ¡Cada uno y una tiene sus cosas buenas!

8-“Ponte a la altura de las circunstancias.” Prepara los tacones, aunque nadie te vaya a medir como en el Dragon Khan. Hay que dar la mejor versión de cada uno y una, sobre todo en los momentos en que todo nos viene grande.

9-“Dale esperanza a la gente.” Cual músico del Titanic, no dejes de tocar aunque el barco se hunda. Sólo nos deberíamos permitir desafinar alguna nota… pero oye, ni Mozart se va a inmutar antes de ahogarse.

10-“¡Nunca jamás te des por vencido!” El vencimiento es un plato que se sirve frío. Quizás no era así del todo, pero sabe igual de mal.

Valora este artículo