¡Hola, lector!

Uy, nos pillas en muy mal momento. La verdad es que no tenemos mucho tiempo últimamente. Vamos de aquí para allá y de allá para acá. Una lista interminable de tareas nos espera con una campanita que suena al son de sus caprichos. Como si fuera nuestra dueña y señora, nos va llamando con cosas nuevas para mantenernos ocupados. Es entonces cuando vamos y decimos lo de "¡Es que no tengo tiempo!". ¿Te suena?

Es una especie de frase maldita, ¿verdad? Pero, ¿realmente no tenemos tiempo? Nos vamos a tomar unos pocos minutos (tampoco muchos, porque tenemos MU-CHÍ-SI-MO que hacer) para analizarlo más a fondo. Y quién sabe, quizás termines con unos cuantos consejos para leer cuando no tienes tiempo. ¡Vamos allá!

Busca pequeños ratos libres

Nos ha pasado que tenemos una estantería llena a rebosar de libros que, por motivos que no vienen al caso, todavía no hemos leído. Entre el trabajo, la familia, los amigos, las compras del día a día, deporte, y un sinfín de maneras de ocupar nuestro valioso y escurridizo tiempo, la lectura es uno de esos pasatiempos que pasa desapercibido. Y pensarás "¿Cuándo quieres que lea si termino el día cansadísimo?". Te entendemos, nosotros estamos igual. Aún así, nos hemos dado cuenta de que en realidad hay muchos pequeños espacios entre todas estas actividades en las que no hacemos "nada": nos desplazamos, descansamos, etc.

Te recomendamos que identifiques estos ratillos muertos e intentes coger el hábito de leer en algunos de ellos. No en todos. No quieras abarcarlo todo, porque al final te vas a agobiar. Encuentra momentos de calma en el tren o en el metro, mientras se prepara la comida, antes de ir a dormir... hazlo recurrente y crea un nuevo hábito.

Limita tu tiempo en aplicaciones

Relacionado con lo anterior, aquí va uno de los consejos más acertados y más duros de aceptar. El móvil e internet nos distraen sobremanera. Echa un vistazo a las horas que inviertes en tus dispositivos electrónicos. Evalúa si es algo realmente productivo.

Si bien internet es una buena forma de desconectar, debes analizar si tanto tiempo es realmente necesario, o si puedes invertir todo ese rato en algo más valioso como la lectura. Hay formas de limitar el uso de ciertas aplicaciones, así que ten fuerza de voluntad ¡y disfruta del día a día sin que te absorva la red!

Pásate al audiolibro

Si eres una de esas personas que nunca se queda quieta y le cuesta encontrar tiempos muertos, pero que aún así desearía poder satisfacer sus necesidades literarias... Primero de todo, te admiramos. Y segundo, tenemos un consejo que va a revolucionar tu día a día... ¡Los audiolibros!

En efecto, este formato te permite disfrutar de grandes novelas de todos los tiempos, sin que tengas que frenar en tu día a día. Escucha audiolibros mientras paseas de camino a casa, en el transporte público, mientras cocinas, simplemente mientras vives tu vida. ¡¿Qué mejor que pasarse el día rodeado de grandísimas historias?!

Lee relatos cortos o novela gráfica

Otro buen consejo cuando tienes poco tiempo para leer, es escoger un género de libro que sea más ameno. En vez de empezar libros con centenares de páginas, ¿por qué no empezar con algo más breve?

En estos casos, los relatos cortos o la novela gráfica son los mejores aliados. Con los relatos breves, al terminar uno en poco tiempo, te sentirás más realizado, y eso te motivará a seguir leyendo este tipo de libros.

Lo mismo ocurre con la novela gráfica. Sentirás que en poco tiempo la trama avanza muchísimo, lo que te dará más ganas de seguir leyendo. Después, obviamente, querrás volver atrás para disfrutar sin prisas de las ilustraciones, pero esa es otra historia.

Déjate recomendar

Hay veces en las que una voz experta puede solucionar cualquier quebradero de cabeza. Y éste es uno de esos casos. Quieres leer, pero no encuentras tiempo para hacerlo. Y si lo encuentras, a veces el libro no acompaña. Ya sea un libro demasiado extenso, intenso o que simplemente no te engancha.

No te preocupes, porque aquí hay expertos para todos. Y en este caso, no hay mejor consejero que un buen librero. Cuéntale tu situación y tus gustos, y seguro que te recomienda el libro perfecto para leer cuando no tienes tanto tiempo como quisieras.

¡El libro digital no te fallará!

Ser precavido te puede salvar en más de una ocasión, lector. Imagina que sales de casa a primera hora de la mañana y ya no regresas hasta la noche. Tienes que estar preparado para aprovechar ese tiempo que tan rápido se nos escapa. Si ir todo el día cargado con un libro no es una opción viable para ti, recuerda que hay un método mucho más ligero de llevar la lectura contigo: ¡el libro electrónico!

¡Y es que hay que aprovecharse de las nuevas tecnologías! Los ebooks son ligeros, no pesan, casi no ocupan, su batería dura muchísimo y puedes leer novelas larguísimas sin que se te resienta la espalda. De esta manera, aunque estés todo el día fuera, podrás encontrar unos minutos para relajarte y dejarte llevar por las miles de historias que van a caber en tu nuevo libro digital. ¡Anímate a probarlo!

Que la lectura no sea una obligación

Aún así, querido lector, te dejamos un último consejo súper importante: la lectura debe ser algo placentero, hecho para disfrutar siempre. A través de un libro, de un audiolibro, de un libro digital, la literatura está para acompañarnos y dejar volar nuestra imaginación. Así que entre todos nuestros quehaceres de cada día, seguro que podemos encontrar algún rinconcito, unos minutitos bien cómodos para sentarnos, respirar hondo y dejar que nuestra mente se deje llevar por las maravillosas historias que esconden los libros.

¡Uy! Se nos agota el tiempo. Sin emabrgo, con todo esto que hemos analizado, podemos pasar de decir "no tengo tiempo" a exclamar "¡Leyendo se me ha pasado el tiempo volando!", que (a nuestro parecer) suena mucho mejor, ¿no crees?

¡Nos leemos!

Valora este artículo