Pasear por librerías en busca de nuevas lecturas, disfrutando de las portadas de miles de libros, descubriendo novedades y perdiéndonos por las diferentes secciones. Además de leer, ¿existe algo mejor que visitar librerías? ¡Sí! ¡Visitar librerías alrededor del mundo!

Lector, prepara las maletas que hoy nos vamos de viaje. Te invitamos a hacer un recorrido por las librerías más bonitas del mundo, así que haz sitio en tu equipaje para meter los libros que te vas a comprar en todas y cada una de ellas. Y no te olvides de la cámara de fotos porque vamos a visitar auténticos templos arquitectónicos dedicados a lo que más nos gusta: los libros.

En este post sobre las librerías más bonitas del mundo no hemos querido destacar ninguna librería en España: imposible elegir las más bonitas, ¡no nos cabrían en un solo post! En cambio, te animamos a visitar las que tengas más cerca este 11 de noviembre, coincidiendo con el Día de las Librerías. Que por cierto, si quieres saber más sobre ellas, aquí van algunas anécdotas y curiosidades sobre las librerías españolas.

Y sin más preámbulos, aquí arranca el viaje por las seis librerías más bonitas del mundo.

1. Acqua Alta, Venecia (Italia)

Acqua Alta es un fenómeno atmosférico que periódicamente inunda las calles de Venecia. Este es también el nombre de la librería más bonita y popular de la ciudad de los canales. Preciosos volúmenes antiguos y de segunda mano conviven con un montón de gatos (¡sí, sí, gatos!) que descansan en las mesas y que se han convertido en otra atracción de esta librería única en el mundo.

Lo más original, sin duda, es la presentación y distribución de los libros, en un orden algo aleatorio a ojos de los visitantes. En su interior encontrarás una original decoración con, incluso, bañeras o una góndola reciclada como contenedor de libros.

Como sabe cualquiera que haya visitado Venecia, llegar a esta librería no es tarea fácil, pues hay que saberse orientar por el laberíntico entramado de calles y canales que definen la personalidad veneciana. Acqua Alta se encuentra en la via Longa Santa María Formosa, en lo más profundo del Cannaregio, así que tendrás que dar algunas vueltas. Te aseguramos que la paseada valdrá la pena.

2. El Ateneo, Buenos Aires (Argentina)

Ubicada en el antiguo local del teatro Grand Splendid, la librería El Ateneo, de Buenos Aires, se ha ganado por méritos propios formar parte de esta lista. Medios tan importantes como el National Geographic o The Guardian han reconocido su belleza y encanto incluyéndola en sus listas de las mejores librerías del mundo, y no es para menos.

La librería, que abrió en el año 2000, tuvo el acierto de aprovechar el interior del antiguo teatro, que fue inaugurado en 1919 y que acogió, entre otros espectáculos, la primera proyección de una película sonora en Argentina.

El Ateneo destaca por su enorme cúpula de 20 metros de diámetro, decorada con las pinturas de Nazareno Orlandi. Lo que antaño fue la platea y los palcos, hoy está ocupado con estanterías llenas de libros. En el antiguo escenario se ubican hoy mesas donde tomar algo o leer, y también hay un piano para pequeños recitales. Además, se ha conservado el espectacular telón rojo del teatro. El Ateneo está considerada la librería más grande de Sudamérica, así que imagina la cantidad de libros que puedes encontrar en ella.

3. Livraria Lello e Irmão , Porto (Portugal)

Fans de Harry Potter, la próxima parada es perfecta para vosotros. Se trata de la Livraria Lello e Irmão, un espacio realmente mágico en el centro de Porto, en Portugal.  Su fachada neogótica ya resulta bastante llamativa, pero lo que resulta realmente espectacular es su interior… Que parece sacado directamente del universo de Harry Potter.

Tanto es así, que ha crecido la leyenda urbana de que algunas escenas de la película podrían haberse rodado en su interior. Algo que, sentimos decirlo, es totalmente falso. Lo que quizás sí que podría ser cierto es que J.K. Rowling se haya inspirado en la Lello para crear la librería del callejón Diagon. Y es que resulta que la autora de Harry Potter vivió una temporada en Porto. 

Lo que sí que es del todo cierto es que en Librería Lello podéis encontrar todos los volúmenes de Harry Potter y en varios idiomas. Son tantos los fans del joven mago que acuden a esta fantástica librería que han creado un espacio dedicado a la saga.

De hecho, a causa de la masificación, la librería Lello cobra una entrada simbólica de 5 euros que te descuentan si compras algún libro. La entrada vale la pena para poder disfrutar de un interior de inspiración gótica en la que sobresale la espectacular escalera de madera de forma serpenteante y a través de la que se puede acceder al segundo piso del establecimiento.  

4. Cărturești Carusel, Bucarest (Rumanía)

En el centro de Bucarest, en el local anteriormente ocupado por un banco, se encuentra hoy en día uno de los tesoros de la capital Rumana. La librería Cărturesti Carusel cuenta con nada más y nada menos que seis plantas llenas de libros. ¡Un auténtico paraíso!

Vale la pena dejarse perder por esta librería que recupera la estructura original del edificio del banco y que destaca por su elegancia y luminosidad. Lo mejor son sus escaleras y barandillas de hierro pintadas de blanco, además de sus ventanales que la llenan de luz. De hecho, el nombre de la librería significa “carrusel de luz”, así que os podéis hacer una idea de lo luminosa y acogedora que resulta.

Con tanto espacio, en Cărturesti Carusel hay sitio de sobra para conciertos y eventos culturales. Además, en esta tienda encontrarás también otros productos como discos, regalos, alimentos ecológicos y vino, además de una maravillosa cafetería donde tomar algo y empezar a leer.

5. Zhongshuge, Dujiangyan (China)

Si hay una librería en el mundo que puede hacerte estallar literalmente la cabeza, esa es la Zhongshuge, situada en la remota ciudad de Dujiangyan, en la provincia de Sichuan. Entrar en esta librería es como acceder a la mente alucinada de un cuadro de Escher.

Todo se debe a una interesante estructura que juega con estanterías altísimas y un juego de espejos que crean una sensación de infinito. La librería fue diseñada por el estudio de Shanghai X + living, que crearon un juego óptico alucinante mediante la instalación de espejos, escaleras y unas baldosas negras que también contribuyen a crear reflejos.

Al entrar en Zhongshuge tendrás la sensación de estar en una catedral futurista, sacada de películas como Metrópolis o Blade Runner. Pero lo mejor es la sensación de que los libros son infinitos: ¿no es ese el sueño de cualquier lector?

6. Shakespeare & Company, París (Francia)

No podíamos acabar este recorrido sin efectuar una parada en la Shakespeare & Co, la librería inglesa que fundó Sylvia Beach en París, y que se convirtió en punto de encuentro de los escritores e intelectuales de la primera mitad del siglo XX.

Hemingway, Scott Fitzgerald, Gertrude Stein o James Joyce fueron sus clientes habituales. De hecho, su fundadora Sylvia Beach fue la primera en publicar la novela Ulises, de Joyce, en 1922. A partir de aquí, todo es historia de la literatura.

¿Sabías, además, que esta librería aparece en películas y series como Antes del atardecer, Midnight in Paris o en la tercera temporada de Highlander?

Shakespeare & Co tuvo que cerrar al final de la Segunda Guerra Mundial pero reabrió a principios de los años 50 gracias a George Whitman. Poco después, en San Francisco, abría sus puertas la librería City Lights. Su fundador, Lawrence Ferlinghetti, la concibió como una réplica de la librería de París, con la voluntad que se convirtiera también en punto de encuentro literario. Y lo consiguió: en la City Lights se refugiaron los mejores escritores y poetas de la época Beat, incluidos Jack Kerouac, Allen Ginsberg, Gary Snyder y Gregory Corso. Así que ya sabes, cuando vayas a San Francisco, no dejes de visitar esta librería.  

Y hasta aquí nuestro recorrido por las librerías más bonitas del mundo. Recuerda que al lado de tu casa también tienes librerías preciosas llenas de libros maravillosos con los que también podrás viajar de muchas otras maneras. ¡No dejes de visitarlas!

Valora este artículo