10 dedicatorias para regalar un libro en Navidad

Si eres un amante de los libros como nosotros —y por algo estás leyendo este blog, ¿no? —seguro que sabes que jamás ha habido amigo más fiel ni cobijo más seguro que un libro. Si quieres expresar a los tuyos cómo de especiales son para ti, nuestra propuesta es clara: esta Navidad regala libros. ¿Qué mejor que decirle con palabras cómo de especial es esa persona para ti? 

Y si quieres que tu regalo aún sea más mágico y no te puedes resistir a añadirle un toque personal, apunta: en este post te presentamos 10 estilos distintos de dedicatorias dependiendo de a quién vayas a regalar el libro, la tipología de la dedicatoria o la ocasión. Estas fiestas, ¡sorprende a esa persona con unas líneas que la dejen sin aliento! ¿Nos inspiramos juntos? ⤵️


1) Dedicatoria para lectores ocasionales

Puede ser que tu regalo vaya dirigido a alguien que tenga una relación más esporádica con la lectura. Aquí la mejor opción puede pasar por recalcar los intereses que la persona pueda tener y que se encuentran en el libro, para que sepa por qué le regalas ese libro y no otro, para que vea que te preocupas por saber qué le gusta y que quieres ayudarle a cultivar ese área que le gusta. 

Y quién sabe, quizás le despiertas la voracidad lectora y, a partir de ahora, charlar de los libros que estáis leyendo puede ser un punto más de unión entre vosotros. Para este tipo de regalos te recomendamos una dedicatoria así:

Sé de tu pasión por los misterios y cómo te encanta resolverlos, por eso te regalo esta novela negra. Para que no pares de leer hasta resolver el enigma. Y que me des pistas cuando yo también me la lea y no acierte ni la mitad de pistas que tú habrás visto venir a la legua. ¿Cuándo comentamos el primer capítulo?"


2) Dedicatoria para el lector avanzado

Ahora subimos un escalón más. Vamos con las personas que cada momento libre que tienen lo pasan con un libro en la mano. Como se suele decir, ¿qué regalarle a alguien que ya lo tiene todo? O en este caso, qué regalarle a alguien que es probable que haya leído muchos títulos de ese autor o género que te pasa por la mente. Aquí el truco es hilar fino. 

Puede ser interesante centrar nuestra dedicatoria en el motivo del regalo, más que en el regalo en sí. Por ejemplo:

Espero que esta novela expanda los horizontes de tu propio mundo de ciencia ficción…” o “Aquí va el ensayo filosófico sobre la aporofobia que se te pasó por alto. Espero que te enriquezca". 

En este caso podemos ser tan específicos o enrevesados (véase la segunda dedicatoria) como queramos porque, al fin y al cabo, ya sabemos que esa persona tiene unos intereses muy concretos y con nuestro regalo sólo estamos avivando esa llama que ya sabemos que existe. Además saber que conoces a esa persona tan tan bien como para hacerle un regalo tan concreto... vaya, solo va a hablar bien de ti y seeeguro que a esa persona se le sonrojan un poco las mejillas. Puede que sea por el calor de la chimenea hogareña. Pero puede que no sea solo eso. 


3) Dedicatoria del autor

Si un libro es de por sí un regalo fantástico, ¡imagínate qué ilusión recibirlo con la dedicatoria hecha por el mismísimo autor! Da igual si es una dedicatoria breve, más extensa, si ha incluído una caricatura... Saber que tienes las palabras del autor de su puño y letra, que ya existe esa conexión incluso antes de empezar el libro, hace de los libros dedicados algo muy muy especial.

Así que aprovecha los actos en librerías y presentaciones para conseguir ese libro que te hace tanta ilusión (y que va a ser el regalo perfecto para otra persona). Si fuéramos tú, en cuanto acabes de leer este post, cogíamos papel y boli y nos hacíamos la lista con todos los ejemplares que piensas conseguir dedicados por su autor favorito. 


4) Dedicatoria romántica

Para empezar no te asustes, lector, porque no hace falta que seas un Premio Nobel de Literatura ni mucho menos. En las dedicatorias a menudo lo más sencillo es lo mejor, así que no te esfuerces en usar un lenguaje muy literario o en crear imágenes que podrías encontrar en un poema, porque lo que importa no es cómo de bonito lo dices, sino qué le dices.

Y a todos nos gusta saber que somos especiales para una persona, en qué momento se fijaron en nosotros, que nuestra risa ahogada les parece lo más adorable del mundo... Ese tipo de cosas que pensamos que nadie nota, pero que sí, pueden destacar y hacer que nos ganemos un lugar muy especial en el corazón de alguien. Y en la dedicatoria del libro que nos regale. 

"Camiseta blanca, tejanos azules y una chaqueta con un parche de Harry Potter. Eso es lo que llevabas la primera vez que nos cruzamos en la reunión de ex alumnos. Creo que apenas intercambiamos dos palabras. Pero tuve muy claro que si aquello seguía... iba a estar lleno de magia. Jamás me ha parecido mejor una reunión de ex alumnos."  


5) Dedicatoria en relato

¿Te gusta escribir? Si la respuesta es que "sí", ésta es la dedicatoria que lleva tu nombre. Porque como decíamos antes no es imprescindible que seas un autor premiado para escribir una bonita dedicatoria pero, si tienes ese talento, ¡es el momento de que lo aproveches! Te va a permitir expresar tu creatividad, sorprender a esa persona y hacer que se dé cuenta del tiempo que has dedicado a pensar su regalo.

¿De qué hablamos cuando hablamos de dedicatoria en relato? 

Pongamos que regalas un libro de meditación a un amigo para que aprenda a huir del estrés. Pues nada mejor que crear un mini cuento donde tu amigo sea el protagonista, por ejemplo: 

"Estás en tu habitación, en el suelo, delante de la estantería de los Funkos. No les hagas caso. Cierra los ojos, poco a poco, y piensa sólo en tu respiración. Nota cómo el abdómen se hincha y se deshincha, rítmicamente, como el tik tak de un reloj. Escucha los sonidos a tu alrededor, el leve zumbido del aire acondicionado, el roce de la cortina sobre la mesa, los pájaros a lo lejos. Es todo lo que importa. Tú. Ahora. Y cuando quieras quedamos un rato para meditar juntos. Porque no hay nadie que me tranquilice en el mundo más que tú y me gustaría que pudiéramos compartir también momentos de relax como éste, aparte de las mil aventuras que ya llevamos a la espalda. El día y la hora van a tu cuenta." 

Poco más que decir. Con un regalo así y una dedicatoria como ésta, está claro que vas a acertar este Sant Jordi. 


6) Dedicatoria poética

De forma parecida a la dedicatoria en relato, una dedicatoria poética puede capturar imágenes y metáforas potentes para que la dedicatoria sea un "producto literario" en sí. En este caso, a no ser que te atrevas con tu propia poesía, puedes buscar un poema que tenga una estrecha relación con la temática o el contenido del libro. Por ejemplo, si hablamos de la literatura, podríamos citar al gran Pablo Neruda en un poema como éste:

"Así cuando los dientes de la literatura trataron de morder mis honrados talones, yo pasé, sin saber, cantando con el viento hacia los almacenes lluviosos de mi infancia."

Aunque si eres un auténtico valiente te animamos a que dejes volar tu imaginación y escribas tus propios versos. Probablemente no te queden como los de Neruda pero podrás hablar de cosas más personales, que tienen más significado para vosotros dos, y sobre todo tendrá mucho más valor que le hayas puesto el esfuerzo personal de crear algo para esa persona. ¿Sabes que dicen eso de vale la pena intentarlo? Pues en este caso vale mucho la pena.


7) Dedicatoria para lanzar indirectas

Si lo de antes iba de llegar al corazón a través de los versos... en esta dedicatoria la protagonista clara va a ser la ironía, el buen humor en general. Porque a ver, lector, ¿qué hay más divertido que tirarle una puyita a alguien sabiendo que es de buen rollo? Sabemos que lo sabes. 

Por eso no podemos obviar en esta lista el papel de las indirectas. Ese libro que puede dar una amistosa colleja a tu amigo y sacarle una sonrisa... esa obra que te sirve para decirle a tu hermana que "tú tenías razón" a la vez que le regalas una edición súper bonita de ese libro que tanto le gusta. O puedes aprovechar y regalarle un libro de cocina a tu padre, ése que siempre dice que se ha visto todas las ediciones de Masterchef pero cuando se mete en la cocina no consigue sacar ningún plato que no esté calcinado: 

"Te confío este libro para que puedas llevar a cabo la misión más importante de tu vida: no matarnos de hambre estas fiestas (eso o dejarnos cocinar a los demás). Prometo ser el mejor pinche de cocina mientras tanto y administrar un flujo regular de polvorones al chef para que la creatividad entre fogones no se apague"

¡Que no falte el sentido del humor en este tipo de dedicatorias! Y con un poco de suerte un regalo así te va a llenar la nevera de tuppers deliciosos para el resto del año. 


8) Dedicatoria directa al corazón

¿Sabes esas magdalenas que comías de pequeño que vendían en el horno de debajo de tu casa y que los domingos por la mañana iba a buscar tu padre para que desayunárais todos juntos? Y las buenísimas sensaciones que aún te vienen pasados los años siempre que por casualidad hueles una hornada de magdalenas recién hechas. ¿Te suena, verdad?

Pues queremos que hagas lo mismo pero con los libros. Si esa persona te ha contado alguna vez que un libro marcó su infancia o que leyó algo que le llegó al corazón en determinado momento de su vida… traerle ese pedacito de su vida de vuelta va a ser un regalo en mayúsculas.

Además va a quedar claro que escuchas a esa persona, que te fijas en los detalles, que te has molestado en buscar ese libro tan viejo que igual ya ni editan y que además le has puesto una dedicatoria que acaba de dejar claro lo especial que es esa persona para ti. Y este tipo de vínculo es lo más especial que podemos regalar. ¿Qué dedicatoria añadirle? Por ejemplo:

“Para que al releer las historias de este conejito vuelvas a ser la cría que saltaba de charco en charco sin importarle lo que debía o no debía hacer”. 


9) Dedicatoria breve

Dicen que lo bueno si breve… Y ya sabes cómo acaba el refrán. Si no tienes una idea clara sobre qué decir o, por el contrario, quieres decir demasiado pero se te hace bola al intentar escribirlo, quizás lo mejor sea cortar por lo sano. Y ser breve y directo. Una dedicatoria de una frase es más que suficiente si sus palabras encapsulan un buen mensaje. No es fácil, pero el resultado vale la pena. Un ejemplo podría ser:

Que este libro te sea pan tierno para morder a la soledad”.

O dependiendo de la confianza que tengas con esa persona, siempre le puedes añadir un toque más divertido:

“Que este libro te sea pan tierno para morder a la soledad… Y si no lo es, yo me dejo morder un poquito. Lo que haga falta para que luzca esa sonrisa".

Si piensas un poco en cómo es esa persona, qué momentos especiales habéis vivido, qué clase de conexión es la que tenéis... estamos convencidos de que muy fácilmente vas a dar con esa frase breve que le haga sentirse especial. 


10) Una gran dedicatoria para un pequeño lector

Qué importantes son los primeros contactos con la literatura y qué poder tan maravilloso tienen a la hora de crear nuevos lectores. Es como aquella obra de teatro que fuimos a ver de pequeños por primera vez, que nos abrió los ojos a lo maravilloso que es el mundo artístico. Y los libros encierran un mundo de posibilidades que atrapan ya desde los primeros años. 

Si vas a regalar un libro a un peque que acaba de iniciarse en el universo literario, te recomendamos que hagas una dedicatoria que le motive a seguir leyendo y que pueda recordar con cariño al cabo de los años. Algo como:

"Que este libro sea la primera de las muchas vidas y aventuras que te esperan en el mundo . Y que, si tú quieres, algún día seas tú quien escriba sus propias historias. Me encantará leerlas contigo."

Una vez ese pequeño lector crezca y recuerde que su amor por la literatura empezó con un regalo que tú le hiciste, sabrás que habrá valido la pena cualquier rato que hayas invertido en pensar la mejor dedicatoria. 


Y no pienses que por haber llegado al final de las dedicatorias vas a poder marcharte de este post, lector. Tenemos que dedicarte unas palabras a ti también. 

"LA VIDA SON RECUERDOS Y LOS MÍOS TIENEN NOMBRES DE PERSONA”

De acuerdo, la cita se la hemos tomado prestada a La Vecina Rubia pero define bien lo que te queremos decir. Y es que sea Navidad o verano, haga frío o calor, cada día lo que hacemos nosotros tiene sentido porque tú estás ahí, al otro lado, dedicando amor a los libros y haciendo que cada pequeña parte del proceso cobre sentido. 

Y ahora que ya lo sabes, y que te hemos dejado unas cuantas dedicatorias recomendadas, te animamos a que salgas al mundo a buscar ese libro especial que va a hacer que los tuyos sepan lo importantes que son para ti. Porque a veces mil palabras son más importantes que una imagen y creemos que las fiestas son la oportunidad perfecta para sincerarnos con los nuestros: más que un regalo, un libro.

¡Feliz #NavidaddeLibros, lectores! 

Valora este artículo