1. PlanetadeLibros
  2. /
  3. Actualidad
  4. /
  5. Días internacionales
  6. /
  7. 7 palabras que deberíamos desterrar de nuestro diccionario hoy mismo

Dicen que no ofende quien quiere, sino quien puede... Pero eso es cuestionable. Hay palabras de nuestro diccionario que tienen bastante de ofensivo se mire por donde se mire. En especial cuando una palabra en principio neutra se aplica en femenino. Y sucede aquello de que si calificas a un hombre como estrategahablas de su inteligencia y capacidad de planificación. Si lo aplicas a una mujer mágicamente se convierte en algo negativo y estás hablando de su frialdad y tendencia a la manipulación. 

¿Realmente nuestro lenguaje es algo neutro? Ejemplos como éste arrojan cierta duda. 

Y de ello trata Diccionaria, un novedoso artefacto literario que nos hace tomar conciencia de los sesgos que existen en la lengua castellana y de los machismos que reflejan. A las puertas del Día de la Mujer, el 8 de marzo, no se nos ocurre una mejor lectura para ir calentando motores y, si ampliamos la panorámica, nos parece una herramienta excelente para detectar esas palabras a las que estamos acostumbrados... pero que realmente deberíamos desterrar de nuestro diccionario de una vez por todas. ¡A ver si coincides con nuestras candidatas! ⤵️


cerda/cerdo

Que la cerda es la hembra del cerdo lo sabemos. Que el cerdo es un sabroso animal mamífero que criamos para comernos —y algunas celebridades excéntricas tienen como mascota— lo sabemos. Que cerda se usa con una connotación marcadamente sexual para referirse, de manera despectiva, a las mujeres que, libremente, tienen encuentros íntimos con quien quieren o, simplemente, para insinuarlo, lo sabemos también. No hagáis esas cosas, que luego todo se sabe.

bruja/brujo

Encontramos en el diccionario que brujo es ‘embrujador, que hechiza’. Simple, directo, descriptivo. Bruja, sin embargo, es una ‘mujer fea, que tiene poderes mágicos y que puede volar montada en una escoba’. También es una ‘mujer de aspecto repulsivo’. Y, para rematar, una ‘mujer malvada’. Llamadnos locos, pero aquí pasa algo. Veamos: en la cultura celta, por ejemplo, las sacerdotisas, brujas o mujeres sagradas eran respetadas por su contacto estrecho con la naturaleza y por su capacidad de trascender este plano y volar. Ese respeto pasó a ser animadversión, persecución y aniquilación cuando, en la Edad Media, el cristianismo decidió que eran asesinas de niños y adoradoras del demonio. Una de tantas crueles maneras de acabar con las mujeres sabias, que es lo que significa, originariamente, bruja.

Si quieres conocer historias alternativas de brujas, mujeres poderosas y repletas de conocimientos, hicimos una selección de libros especial para celebrar la magia de las mujeres. Querrás leerlos todos antes de poder acabar de decir abrakadabra. 

perra/perro

Nos gustaría ser más originales y repetirnos menos pero, sí: perra, además de hembra del perro, significa nuevamente, ‘puta’. Perro es el adorable animal doméstico que tan bien conocemos. Y puede ser, también, alguien malo. Pero en masculino, podemos asegurar y aseguramos que no tiene ninguna connotación sexual. El patriarcado debería hacérselo mirar.

A nosotros se nos ocurren mejores alternativas. Musicalmente, el temazo 'Perra' de Rigoberta Bandini nos da nuchas ganas de bailar y de ladrar, sobre todo recordando que esta misma artista ya subió una teta gigante al escenario de Eurovisión. Para aplaudir y no parar. Y en lo literario, esta entrada del diccionario no nos invita a otra cosa que leer a Irene X y su Perras de caza: un aullido lírico y feroz contra la domesticación. 

coñazo

Viene, efectivamente, de coño. Que, a su vez, viene del latín cunnus. Y que significa ‘vulva’. Por lo que, automáticamente, decidieron uno o varios señores, esto nunca lo sabremos, que se iba a convertir en sinónimo de ‘persona o cosa latosa e insoportable’, suponemos que por el mismo procedimiento que cojonudo pasaría a significar ‘algo realmente bueno’. Cosas patriarcales que pasan.

fácil

Aplicado a la mujer significa, siempre, ‘puta’. El DLE recoge en su quinta acepción de esta entrada lo siguiente: ‘Dicho de una persona: Que se presta sin problemas a mantener relaciones sexuales’. Donde pone persona debería decir mujer. Porque solo se utiliza para denigrarlas a ellas. Y, como soñar es gratis, ya que se recoge esta expresión, aduciendo que el diccionario refleja las palabras y expresiones que están en uso, debería especificarse, también, que su uso es machista, peyorativo y nada recomendable.

fulana/fulano

Fulana es, siempre, sinónimo de ‘puta’. Como ‘una cualquiera’. Como tantas expresiones que quieren significar que las prostitutas no importan, que son intercambiables, que no tienen rostro. Que no son nadie. Un fulano es ‘un señor indeterminado’, que lo mismo se puede llamar mengano o zutano o ciclano. Se dice que viene del árabe fulān (‘quienquiera’) y, aunque algún diccionario explica que significa, también, ‘querido o amante’, ni vosotros ni nosotros lo hemos oído jamás con ese sentido.

jamona/jamón

En España, una jamona solo puede ser dos cosas: ‘una mujer que ha pasado de la juventud y es algo gruesa’ o ‘una mujer de carnes generosas’. En Puerto Rico, por ejemplo —a peor va la mejoría— significa ‘solterona’. Un jamón, independientemente de su edad, grosor o calidad es eso: un jamón. O un muslo de la mujer. Podremos acusar al patriarcado de cosas, pero jamás de falta de recursos.


Con solo echar un vistazo a estas pocas palabras ya vemos que la tendencia es marcada. Y es marcadamente machista. Por eso nos parece tan importante lo que han hecho con este libro Ana Martín, Fernando Alcázar y Xavier Gimeno. Porque ponen los puntos sobre las íes... y además ni siquiera pierden el sentido del humor. Como en el libro mismo dicen, «el lenguaje que hablamos cada día no solo describe una realidad, sino que la modifica. Porque a través de interiorizar todas estas definiciones tan despectivas, también interiorizamos todas las cosas malas que supuestamente es una mujer». 

Y ya es hora de que la realidad empiece a cambiar y se destierre tanto patriarcado de nuestra sociedad, empezando por nuestras conversaciones del día a día. Si te apetece reflexionar junto a nosotros, te invitamos al ciclo de charlas 'Reescribir el mundo': durante los días 1, 2, 4 y 7 de marzo grandes autoras pasarán por nuestras redes sociales para debatir diferentes aspectos de la cuestión de género. Dejamos una invitación a tu nombre. ❤️

#LeemosYAvanzamos #ReescribirElMundo

Valora este artículo