Son muchas las frases cargadas de sabiduría que nos dejó Nelson Mandela; un hombre que hasta el fin de sus días luchó por un mundo más justo, por la libertad y el término de la discriminación. Sin duda es una de las personas que marcaron un antes y un después en la historia, tanto con sus discursos como con sus acciones y convicciones, que siempre se mantuvieron inamovibles.  

Pareciera que fue hace años luz cuando existían buses exclusivos para gente blanca, incluso baños separados y cuando la segregación era tan grande que las personas negras ni siquiera eran consideradas como tal. Es precisamente contra este sistema que Mandela luchó desde 1944, cuando pasó a formar parte del Congreso Nacional Africano justo después de licenciarse como abogado. Abolir las políticas del Apartheid fue su misión número uno, y continuó con ello hasta lograrlo en la década del 90.

Fiel defensor de los derechos humanos y ganador del premio Nobel de la paz, lo recordamos hoy con una selección de sus frases más emblemáticas, inspiradoras y reflexivas.

1. “La mayor gloria no es no caer nunca, sino levantarse siempre”

Tropezar, caerse, levantarse. Y volver a tropezar para volver a ponerse de pie es parte de la vida. Probablemente no dejemos de caer nunca y muchas veces sentiremos la necesidad de tirar la toalla, incluso a veces querremos arrojarla tan lejos como para olvidarnos de que alguna vez existió, pero —como bien nos recuerda Mandela— la clave está en no rendirse y echarle todas las ganas así tengamos que comenzar desde cero.

Vamos, que todos tenemos nuestros bajones, pero una vez que logras lo que te propones, con baches incluidos y todo, la satisfacción es aún mayor.

2. “Nunca debería ocurrir que esta tierra hermosa experimente la opresión de una persona por otra”

Debemos partir de la base de que todos somos libres e iguales. Cada persona debería llevar tatuada la frase “trata al otro como te gustaría ser tratado”. Y es que realmente nadie es superior. Todos merecemos respeto, y la opresión de una persona sobre otra, ya sea a nivel de nación o más personal, es algo que se debe condenar.

La frase que nos deja Mandela nos inspira a seguir luchando por un mundo más justo, en el que la opresión claramente no tiene cabida.

3. "Debemos usar el tiempo sabiamente y darnos cuenta de que siempre es el momento oportuno para hacer las cosas bien"

¿Cuántos de nosotros hemos estado horas, días, incluso meses esperando a que sea “el momento correcto”? Todos a levantar la mano que aquí nadie queda fuera. Pero Mandela nos impulsa a dejar de esperar, a dejar de estar sentados mirando el reloj ansiando ese momento perfecto que quizás nunca llegue. Mientras querramos hacer las cosas bien, el momento siempre será el correcto.

El tiempo vuela y, de repente, da la sensación de que va más rápido de lo que nos gustaría. Así que es mejor empezar a actuar antes de que se nos escape del todo.

4. “La educación es el arma más poderosa que puedes usar para cambiar el mundo”

Para que tengamos mejores profesionales y -aún más importante- personas, la educación es una pieza clave. Nada más valioso que el acceso al conocimiento, capaz de cambiar realidades y construir un mundo mejor. No por nada en la antigüedad solo un grupo muy selecto tenía la posibilidad de ser educado, porque como bien dice el dicho, “el saber es poder”. Así que luchemos todos por acceder a él.

5. “Vive la vida como si nadie mirase y exprésate como si todo el mundo escuchase”

Es el momento de ponerle freno al no hacer cosas por miedo al que dirán. Como ya decíamos antes, la vida es muy corta para estar preocupándose por lo que piense el resto. Si te hace feliz, ¡adelante! No necesitas más argumentos.

Nelson Mandela nos invita a vivir y a disfrutar nuestras vidas, de una forma en la que la única opinión que realmente importe es la de nosotros mismos. Además, nos motiva a alzar nuestra voz; todos tenemos algo que decir y el mundo es el mejor escenario para escucharnos.

6. “Cuando dejamos que nuestra luz brille, subconscientemente damos permiso a los otros para que hagan lo mismo”

¿Habéis escuchado hablar del contagio emocional? Básicamente es cuando alguien expresa una emoción tan fuerte que es capaz de proyectarla hacia el resto, contagiándolos ya sea de felicidad o de tristeza. Si irradiamos luz, calma y alegría puede ser que la gente sienta esas mismas energías. ¿Os suena un poco a Encuentra tu persona vitamina, de Marian Rojas? ¡Pues eso mismo! Y es que encontrar a esas personas que nos hacen bien es fundamental para nuestra salud mental.

Mandela lo tenía más que claro, tanto por la importancia de rodearte de gente que te haga brillar como también por ser nosotros mismos quienes generemos ese efecto mágico en los demás.

Sin duda alguna, Nelson Mandela es un personaje destacado en nuestra historia, siendo un ejemplo a seguir con sus grandes frases, que nos dejan grandes lecciones. Y ojo, que hay muchísimas más. Si queréis aprender aún más, los libros que dejamos aquí abajo son un must para acercaros a su vida y enseñanzas.

Valora este artículo