Si os dijésemos que hay un autor que ha influenciado a los escritores más relevantes del último siglo y medio, que además tiene el mérito de haber resucitado el relato corto, de haber creado al primer detective literario y contribuido al florecimiento de la ciencia ficción, probablemente no nos creyeseis.

Si además os contamos que es uno de los grandes maestros y principales renovadores del género de terror, quizás ya os habréis puesto sobre la pista de nuestro invitado de hoy. Sí, estamos hablando de Edgar Allan Poe, todo un referente del género.

¿Quién no ha disfrutado -es decir, pasado mucho miedo- con alguno de sus relatos? Lo que quizás no sepas, sin embargo, son algunos detalles de su vida. Y es que Edgar Allan Poe bien podría haber sido el protagonista de uno de sus relatos... ¿Quieres saber por qué? Sigue leyendo las anécdotas y datos curiosos de su vida y decide tú mismo si pasarías la noche de Halloween con Edgar Allan Poe

Efectivamente, Edgar Allan Poe fue eso y mucho más. Llegó al mundo un 19 de enero hace doscientos once años para grabar su nombre a pluma en la historia. Desde PlanetadeLibros os proponemos un breve repaso a su vida y obra para celebrar su aniversario y su legado.

Huérfano a los dos años

Nacido en el seno de una pareja de actores ambulantes, Edgar Poe perdió a sus padres con poco más de dos años. Fue acogido por la familia Allan, que se encargó de criarlo y costear su educación. Inició sus estudios en Reino Unido y los continuó en Estados Unidos, donde fue expulsado de la universidad por su afición a la bebida y al juego.

Escribió Tamerlán, su primer volumen de poesía, a los dieciocho años, y tras ser de nuevo expulsado, esta vez de la academia militar, contrajo matrimonio con su joven prima y acabó dirigiendo con un éxito notable el periódico Southern Literary Messenger, donde publicó algunos de sus relatos.

Enfermedad y muerte de su mujer  

La enfermedad y la temprana muerte de su mujer inspiraron sus cuentos y agravaron su abuso del alcohol y demás sustancias, que acabarían con su vida muy poco después.

Sólido defensor de la poesía como expresión literaria, la suya, aunque bien recibida por obras como El cuervo, Leonora o Annabel Lee, no fue la que le otorgó mayor fama. Por el contrario, sus cuentos de estilo gótico, oscuros y elegantes, fueron los que lo catapultaron a la posición que hoy ocupa en el mundo de las letras.

El barril del amontillado, La caída de la casa Usher o La verdad sobre el caso del señor Valdemar forman parte de su patrimonio y son consideradas grandes obras de la literatura universal.

Influencia de muchos autores

«Cada uno [de los relatos] es una raíz de donde se ha desarrollado una literatura completa…», diría más tarde Sir Arthur Conan Doyle, el padre de Sherlock Holmes, que bebió de su fuente para crear a sus míticos personajes basándose en la figura de Auguste Dupin. Pionero en el uso de la lógica y la capacidad deductiva para resolver sus casos, no es arriesgado decir que el personaje de Dupin concebido por Poe puso los cimientos de lo que hoy llamamos novela detectivesca.

Influenciado a su vez por el romanticismo de Lord Byron, Keats y Coleridge, Poe creó un estilo propio que le ha valido el reconocimiento y la fama de la que goza hoy día.

Son innumerables los autores que han escrito sus obras, pintado sus cuadros o dirigido sus películas bajo el influjo de lo sobrenatural que puebla los cuentos de Poe, algunos de la talla de H.P. Lovecraft, Mallarme, Julio Verne, Manet, Dalí o Hitchcock. A Baudelaire y a Cortázar, ambos grandes admiradores, debemos respectivamente las traducciones al francés y al español de sus relatos. Más recientemente, el fantástico Richard Corben también ha ilustrado sus relatos en Los espíritus de los muertos de Edgar Allan Poe.  

A todos ellos, como al gran Edgar Allan Poe, les agradecemos su labor. Y si os habéis quedado con ganas de profundizar un poco más en la herencia de este autor, podéis disfrutar de las mejores novelas negras y de terror en nuestra fantástica selección de miedo.

Valora este artículo