Decía Gloria Fuertes que «los libros son para la mente como las tiritas para las heridas». Y es algo con lo que realmente empatizamos. Cuántas veces hemos tenido un día horrible y solo queríamos volver a casa, acurrucarnos en nuestro rincón favorito y dejarnos mecer por ese relato que nos hace olvidarnos de todo. O cuántas veces nos hemos sentido más cercanos a un personaje literario que a las personas de nuestro alrededor porque compartíamos una misma lucha o punto de vista. Por no decir la de veces que hemos tenido un crush literario que reúne todo lo que nos cuesta encontrar en la vida real. Los libros son nuestro refugio y a través de ellos hemos podido superar algunos de los momentos más duros de nuestra existencia, muy probablemente.

Y no es que sea impresión nuestra, porque somos fans de todo lo literario. Según un estudio de la Universidad de Sussex (Reino Unido), seis minutos de lectura al día son suficientes para reducir nuestros niveles de estrés en un 60%, ralentizar el ritmo cardíaco, aliviar la tensión y alterar (para bien) nuestro estado de ánimo. Seis minutos. Y un abismo de diferencia.

«Los libros, escribirlos pero sobre todo leerlos, me han ayudado a saber que no estoy solo».

Porque los libros son para muchos de nosotros un lugar seguro y ese amigo al que podemos acudir sin importar la circunstancia. Un punto de vista que también comparte Isaac Rosa, autor de obras como Lugar seguro o Feliz final, y quien nos hablaba así sobre el poder terapéutico de la literatura: 

«En muchos momentos los libros, escribirlos pero sobre todo leerlos, me han ayudado a saber que no estoy solo. Y eso es algo radical, subversivo, una línea de vida brutal, en un tiempo como este en que la soledad nos muerde insistentemente los tobillos (y más arriba), y los problemas se individualizan, se privatizan: "lo que te pasa es cosa tuya, así que arréglalo tú, que además ¡tú puedes, venga, con actitud todo se consigue!” Pues no. Leer (y escribir) me alivia, me repara y me consuela a menudo; pero sobre todo me ayuda a saber que lo que me pasa, lo que me duele, lo que temo, lo que deseo y no consigo, lo que me obsesiona, lo que me aprieta y lo que me rompe, no me pasa solo a mí, no estoy solo: les pasa también a todos esos personajes con cuyas historias empatizo, les pasa a esas autoras y autores que escribieron malestares como el mío, y sobre todo les pasa a todas esas lectoras y lectores que están leyendo el mismo libro que yo a la vez, que ya lo leyeron antes, que lo leerán algún día, y en el libro compartido (aunque sea compartido a lo lejos) nos hermanamos y nos sentimos menos solos».

Y tú, querido lector, ¡no te pierdas la lista que te hemos preparado con los 7 libros que son un lugar seguro! ⤵️


1) Lugar seguro

Ésta es una novela que atrapa e incomoda y que refleja desde la ironía y la controversia el momento de incertidumbre de la sociedad actual, obra de Isaac Rosa. En otras palabras, es un libro que te va a hacer sentir muy cercano a los demás... porque el momento que vivimos como sociedad es un reto mayúsculo que, cuanto menos, nos invita a compartir nuestras ansiedades y dudas para sentirnos menos solos. Además, no puede tener mejor presentación que saber que fue Premio Biblioteca Breve 2022.

Y debemos presentarte a Segismundo García, un comercial venido a menos que cree haber encontrado el negocio de su vida: la venta de búnkeres low-cost para las clases más humildes, una promesa de salvación para todos los bolsillos ante el temido colapso global. Pero Segismundo no está en su mejor momento personal ni económico y mantiene una relación problemática con su hijo y con su padre. Son tres generaciones de granujas obsesionados con el ascenso social, destinados a estrellarse una y otra vez. Mientras le acompañamos en sus visitas comerciales, su pesimismo y sarcasmo chocan con quienes creen que un mundo mejor es posible. No sabemos si habrá un lugar seguro y próspero para Segismundo y todos sus clientes, pero al leerlo sabemos al menos que no somos ni los únicos cáusticos ni los únicos empedernidamente esperanzados. 

2) La sombra del viento

Para muchos lectores este libro de Carlos Ruiz Zafón es la razón de que se aficionaran a la lectura. Muchos otros se sienten en casa cuando les hablan de Barcelona aunque nunca hayan pisado sus calles. Y estamos convencidos de que para todos nosotros La sombra del viento (y la tetralogía El Cementerio de los Libros Olvidados en su totalidad) son uno de los lugares más seguros y más queridos que podamos imaginar como lectores. La prosa de Zafón es otro universo. 

Un amanecer de 1945, un muchacho es conducido por su padre a un misterioso lugar oculto en el corazón de la ciudad vieja: El Cementerio de los Libros Olvidados. Allí, Daniel Sempere encuentra un libro maldito que cambia el rumbo de su vida y le arrastra a un laberinto de intrigas y secretos enterrados en el alma oscura de la ciudad. La sombra del viento es un misterio literario ambientado en la Barcelona de la primera mitad del siglo XX, desde los últimos esplendores del modernismo hasta las tinieblas de la posguerra. Aunando las técnicas del relato de intriga y suspense, la novela histórica y la comedia de costumbres, esta novela es sobre todo una trágica historia de amor cuyo eco se proyecta a través del tiempo. Con una gran fuerza narrativa, Zafón nos desentraña los secretos del corazón y el embrujo de los libros. ¿Se te ocurre un lugar mejor para refugiarte? A nosotros no. ❤️

3) Orgullo y prejuicio 

Decía Harold Bloom que «si la auténtica prueba para juzgar la calidad de una novela es la relectura, y los placeres que aporta la relectura, entonces Orgullo y prejuicio supera cualquier novela jamás escrita». Nos parece motivo más que suficiente para incluir la novela de Jane Austen en esta lista.

Satírica, antirromántica, profunda y mordaz a la vez, Orgullo y prejuicio nace de la observación de la vida doméstica y de un profundo conocimiento de la condición humana, fascinando a generaciones de lectores por sus inolvidables personajes y su hilarante retrato de la Inglaterra victoriana rural, tan contradictoria como absurda. 

Con la llegada del rico y apuesto señor Darcy a su región, las vidas de los Bennet y sus cinco hijas se vuelven del revés. El orgullo y la distancia social, la astucia y la hipocresía, los malentendidos y los juicios apresurados abocan a los personajes al escándalo y al dolor, pero también a la comprensión, el conocimiento y el amor verdadero. Y da igual si la novela fue escrita hace décadas o en el siglo pasado, todos nos podemos sentir representados por las frustraciones y deseos que sacuden a sus protagonistas. 

4) Los aires difíciles

Del puño de Almudena Grandes leemos una intensa historia de amor entre dos extraños decididos a reiniciar su vida. ¿Podrías ser alguno de ellos?

Juan Olmedo y Sara Gómez son dos desconocidos que se instalan a principios de agosto en una urbanización de la costa gaditana dispuestos a comenzar de cero. Ambos arrastran un pasado bien diferente en Madrid. Sara, hija de padres menesterosos, que vivió una «singular infancia de vida prestada» con su madrina en el barrio de Salamanca, sufre el estigma de quien lo tuvo todo y luego lo perdió. Juan Olmedo, por su parte, huye de una tragedia familiar y un amor secreto y tortuoso que han estado a punto de arruinar su vida. Sin buscarlo, «abocados a convivir como los únicos supervivientes de un naufragio», intercambiarán confidencias, compartirán asistenta y el cuidado de los niños, y buscarán refugio en esta nueva familia elegida. Como el poniente y el levante, esos aires difíciles de la costa atlántica, sus existencias parecen agitarse al dictado de un destino inhóspito, pero ellos han decido encauzarlo con voluntad férrea a su propio favor.

Algo tiene la prosa de Almudena Grandes que nos hace sentir como en casa. Por eso, si no lo has hecho ya, te invitamos a habitar entre las emociones de Juan y Sara, porque estamos convencidos de que no te van a dejar indiferente.

5) La vuelta al mundo en 80 días

Es una de las obras más conocidas de Jules Verne: las peripecias de Phileas Fogg y Jean Passepartout en una carrera contrarreloj alrededor del mundo. Puede que conectes con la camaredería insospechada que se establece entre los dos, con el espíritu de aventura o con la clase y audacia de Fogg para sobreponerse a los obstáculos. Lo que sabemos seguro es que sobran las razones para subir a bordo de uno de los clásicos más queridos de la literatura. Te vas a olvidar del resto del mundo mientras lees, garantizado. 

Todo comienza cuando Jean Passepartout, tras una ajetreada vida y variopintos trabajos, llega al número 7 de Saville-row, creyendo encontrar el ansiado sosiego en una casa respetable. Phileas Fogg, parece la persona adecuada a la que servir: puntual en exceso, hermético, de costumbres y de carácter moderado. Sin embargo, la paz se verá truncada el 2 de octubre de 1872, cuando Fogg hace una apuesta insólita con los compañeros del Reform-Club: conseguir dar la vuelta al mundo en ochenta días. De inmediato, amo y mayordomo emprenden un viaje que les conducirá a los lugares más lejanos y exóticos, no sin algún que otro contratiempo en el camino. ¿Llegarán a tiempo?

6) Heartstopper

El amor es sencillo. Enamorarse es complicado. Lo descubrimos en la novela gráfica de Alice Oseman que ha conquistado a millones de corazones y ha inspirado la serie de Netflix. ¿Ya conoces a Nick y Charlie? Porque estamos seguros de que su historia va a tener muchos puntos de conexión con la tuya, especialmente en esa etapa de los primeros amores tan cargada de miedos y de dudas. 

Dos chicos se conocen. Se hacen amigos. Se enamoran. Ésta es la historia de amor entre dos chicos, uno de ellos declaradamente homosexual y el otro en vías de autodescubrimiento, y nos recordará que hay primeros amores frágiles como el cristal y memorables como el diamante. Con los titubeos propios de cualquier amor adolescente, Heartstopper responde a la manera de sentir de los jóvenes reales, con una visión abierta, natural y sensible sobre el amor y la identidad sexual, sin perder nunca la delicadeza y la emoción. 

7) La casa en el mar más azul

Trabajo, trabajo y más trabajo. Linus Baker podría ser una persona cualquiera, en un lugar cualquiera, viviendo una vida cualquiera. Él estaba convencido de esto, y si tú lo hubieras conocido, tampoco habrías dudado en asegurar que Linus pertenecía al montón, ni más, ni menos. Y así era, hasta el día en que este funcionario del Departamento de Jóvenes Mágicos es llamado por Altísima Dirección para supervisar un orfanato del que apenas hay registros.

Con esta nueva tarea entre manos, Linus viajará a la isla de Marsyas, donde deberá supervisar a seis huérfanos catalogados como peligrosos (hablamos del futuro Anticristo, entre otros) y a su enigmático cuidador. Ahí deberá dejar de lado sus miedos y prejuicios, que no son pocos, para darse cuenta de que lo que realmente tiene que hacer no es aquello a lo que le han enviado. Porque en Marsyas, Linus descubrirá que el camino a la felicidad es distinto para cada uno de nosotros, y, que si te atreves a recorrerlo, llegarás al lugar donde te encontrarás a ti mismo. Una historia de ficción juvenil en la que sin embargo todos, sin importar nuestra edad, nos podemos sentir reconocidos.

Su creador es TJ Klune, escritor superventas que se identifica como queer porque considera importante tener referentes queer positivos y reales en la literatura, ahora más que nunca. Y no podemos sintonizar más con esa necesidad de representación, de todos los puntos de vista, de todos los colectivos, en el universo literario. 

Y del poder sanador de la palabra escrita nos hablaba también Nando López —autor de títulos como El río de las primeras veces o La edad de la ira— en una entrevista para PlanetadeLibros: «La literatura juvenil es una forma de crear lugares seguros, permite construir a partir de la ficción espacios donde nos podamos sentir bien, que nos representen y que rompan estigmas. Es muy importante desestigmatizar la salud mental y la literatura puede ayudarnos a expresar cómo nos sentimos, por qué nos sentimos mal, cómo pedir ayuda... especialmente en el caso de los adolescentes, una franja en la que las tasas de suicidio son muy elevadas».

«La salud mental tiene que ser una prioridad. Es importante que no sientan esa soledad que les hace creer que solo les está pasando a ellos, sino que es algo que le puede ocurrir a cualquiera y que todos somos vulnerables. Es algo que debemos aprender a tratar y a transitar con ayuda profesional sin culparnos por vivirlo. Y leer ficciones que lo representen puede ayudar a los adolescentes a entenderse, a ayudarse». Por eso creemos que es importante contar con lecturas en las que sentirnos como en casa, que representen un lugar seguro a partir del cual podamos crecer. No se nos ocurre mejor tirita para el alma que ésa.

Por eso estos días, y a propósito del #DíaMundialdelaSaludMental, estaremos hablando sobre el poder de la palabra escrita y la comunicación para vencer los tabúes y los miedos que rodean a la salud mental. Tenemos preparadas un montón de charlas que nos van a permitir conectar y entendernos mejor. ¡Te esperamos en el ciclo #LibreríasDeGuardia! 

Valora este artículo