Cuando las grandes series manga van llegando a su fin, muchos aficionados temen que después no aparezcan esos títulos que le den el relevo y ocupen ese hueco que los lectores (y, por supuesto, las editoriales) necesitan que se llene. En el caso concreto de la revista Shônen Jump (y su “hermana” digital), constantemente se duda de su capacidad para poder crear nuevos títulos que lleguen a suplantar a series tan grandes como Dragon Ball, Naruto o Haikyû, por poner varios ejemplos. Pero tal como han demostrado históricamente siempre se reinventan siendo capaces de darnos nuevas historias que vuelven a encandilar a los lectores y estos, a su vez, a elevarlas a las alturas. En los últimos años, sin duda, Kaiju 8 es uno de estos grandes ejemplos que han llegado para cubrir uno de esos huecos con un éxito demoledor.

La fama que ha ido cosechando este manga no es para nada sorprendente ni exagerada ya que con su inicio arrollador nos da uno de esos capítulos llamados redondos por todo lo que nos ofrece, dejándonos con ganas de más. De mucho más. Y es que el hecho de mostrarnos una realidad alternativa donde Japón recibe constantemente la visita de unos kaijus poco amistosos ya nos llama mucho la atención, pero cuando nos presenta a sus protagonistas, principalmente a Kafka Hibino, sus motivaciones, rela-ciones entre ellos y, sobre todo, ese cliffhanger final, sabe que ya nos tiene atrapados para siempre.

Un inicio impactante y prometedor que sabe continuarlo a la perfección, dándonos un manga tremendamente divertido. Además, ofrece mucha acción, momentos épicos, dramáticos y, sobre todo, una relación entre sus personajes perfectamente ejecutada y que va ampliando con más elementos que va sumando a la ecuación. Naoya Matsumoto demuestra con mucha soltura y un dibujo más que resultón y expresivo, que maneja a la perfección los códigos para que este tipo de historias se conviertan en un éxito rotundo e inmediato.

Además del disfrute de la lectura, es muy curiosa la cantidad de guiños y referencias que podemos ir encontrando entre sus viñetas, como la más que evidente a Godzilla, el kaiju por antonomasia. También a otras películas como Alien, el octavo pasajero, Cloverfield o incluso a algún que otro reconocido manga como One Punch Man. Todo suma para que el deleite leyendo esta magnífica historia sea aún mayor.

Kaiju 8 es uno de esos shônen que, aunque use algunos elementos y giros poco novedosos, no deja indiferente a nadie, se graba en la retina de los lectores y sabe tener personalidad e identidad propia como para llegar a convertirse en todo un gran éxito. Uno de esos a los que habrá que buscarle un relevo cuando vaya llegando su final…Aunque esperemos que falte mucho para eso.

Miguel Ángel Aguilar 
Gestor de "Viva Er Manga", cuenta especializada en Manga y Anime
Youtube, Twitter e Instagram: @VivaErManga

Valora este artículo