Gregorio Luri
Azagra, España, 1955

Gregorio Luri

Azagra, España, 1955

Gregorio Luri nació en Azagra (Navarra) en 1955. Maestro, licenciado en Pedagogía y doctor en Filosofía, ha trabajado en todos los niveles educativos y ha sido formador de docentes. Es autor, entre otros, de los ensayos Mejor educados, La escuela contra el mundo¿Matar a Sócrates?, El cielo prometido, Elogio de las familias sensatamente imperfectas y La imaginación conservadora, todos publicados en Ariel. Es Premio de Ensayo Juan Gil-Albert, Premio Ensayo Breve, Premio Mejora tu Escuela Pública y ha sido condecorado con la Cruz de Carlos III el Noble de Navarra.

La escuela no es un parque de atracciones
Comprar

La escuela no es un parque de atracciones

Gregorio Luri

Nueva edición actualizada

Comprar
Sinopsis de La escuela no es un parque de atracciones

Un perfecto análisis de la educación actual que pone en valor la importancia de defender una escuela crítica.

Si la escuela está en crisis no es porque sea una institución anticuada, sino porque ha olvidado su noble función: la de reducir, en el mínimo tiempo posible y con el mayor número de alumnos, la distancia entre la ignorancia y el conocimiento.

La pedagogía vive tiempos extraños y, en ocasiones, realmente absurdos. Si un estúpido es alguien que no es capaz de ser crítico con su propia ignorancia, bien merecen este calificativo quienes se jactan de fomentar el pensamiento crítico mientras aplican metodologías que no se han demostrado efectivas. ¿Qué otro adjetivo merece el desprecio del conocimiento en los centros educativos y el énfasis en la diversión y la felicidad?

En tiempos de Google se insiste en que ya no hay conocimientos poderosos, sino buscadores potentes y competencias fluidas. Los débiles quedan desamparados y la escuela intenta ocultar sus imperfecciones empeñándose en ser entretenida. Ahora bien, esos niños que no encontrarán en ningún sitio lo que a día de hoy no les enseña la escuela, ¿no se merecen algo más que una escuela divertida?

Un perfecto análisis de la educación actual que pone en valor la importancia de defender una escuela crítica.

Si la escuela está en crisis no es porque sea una institución anticuada, sino porque ha olvidado su noble función: la de reducir, en el mínimo tiempo posible y con el mayor número de alumnos, la distancia entre la ignorancia y el conocimiento.

La pedagogía vive tiempos extraños y, en ocasiones, realmente absurdos. Si un estúpido es alguien que no es capaz de ser crítico con su propia ignorancia, bien merecen este calificativo quienes se jactan de fomentar el pensamiento crítico mientras aplican metodologías que no se han demostrado efectivas. ¿Qué otro adjetivo merece el desprecio del conocimiento en los centros educativos y el énfasis en la diversión y la felicidad?

En tiempos de Google se insiste en que ya no hay conocimientos poderosos, sino buscadores potentes y competencias fluidas. Los débiles quedan desamparados y la escuela intenta ocultar sus imperfecciones empeñándose en ser entretenida. Ahora bien, esos niños que no encontrarán en ningún sitio lo que a día de hoy no les enseña la escuela, ¿no se merecen algo más que una escuela divertida?

Bibliografía de Gregorio Luri

Artículos sobre Gregorio Luri

Enlaces relacionados

Blogs
Cargando...