El verano, mejor momento para fomentar la lectura entre los peques

Llega el verano y tenemos ganas acumulades de muchas cosas: de noches de terracita y brisa, de olvidarnos el móvil en casa y que no pase nada, de hacer actividades nuevas y, sobre todo, de aprovechar que no tienen cole para pasar mucho mucho tiempo con los reyes de la casa, ¡con nuestros peques! 

Las vacaciones tienen ese algo especial que inspiran la parte más aventurera de cada uno de nosotros y queremos aprovechar eso para plantear nuevos retos, nuevas aventuras y nuevas formas de ocio a nuestros hijos. Porque en efecto creemos que el verano es el mejor momento para fomentar la lectura y hacer que disfruten de la pasión lectora tanto como nosotros. Al fin y al cabo será un hábito que, si establecen desde jóvenes, les va a acompañar toda la vida y va a tener un impacto muy positivo en su formación. 

¿Que necesitas algunas razones más concretas para sumarte a la lectura veraniega como forma de vida? ¡No hay problema! Tenemos una lista con todas nuestras razones favoritas para que, este verano, nuestros peques se enamoren de los libros. ⤵️


1) Leer crea buenos hábitos

Si eres padre/madre, seguro que esta situación te suena: se ha acabado el curso escolar y el peque no quiere acercarse ni al estuche ni a los libros, y hasta casi hay que pelearse con él para que salga de la piscina. Es algo comprensible porque a nadie le viene mal un rato de diversión —además de que se lo merece, tras todo el trabajo del curso— pero siempre resulta muy positivo que no abandonde del todo los hábitos lectivos.

Si dejamos que elija un libro para leer, el que más le apasione, estaremos manteniendo cierto hábito de estudio, a la vez que le inculcamos el amor por los libros y podemos incluso compartir la lectura con él para que sea una actividad familiar en la que todo el mundo se lo pasa genial. Así es imposible no cultivar el amor por los libros, ¿verdad? 


2) Tocar, morder, oler, crecer

No pasa nada si nuestro peque aún está en la guardería o no tiene fluidez suficiente para leer un cuento solito. Hay infinidad de tipos de libros, adecuados para cada etapa de crecimiento del niño.

En el mercado existen libros de actividades, para colorear, libros de adhesivos, libros-juego... todo tipo de publicación que puedas imaginar y que va a hacer que tu peque, aunque sea de muy corta edad, pueda pasárselo en grande con un libro. De hecho los libros para los más pequeños incluyen solapas, sonidos, colores, telas y texturas para así estimular sus sentidos y contribuir a su desarrollo psicomotriz, a la vez que se estimulan su curiosidad y sus ganas de explorar. 


3) Escuela de emociones

Y cuando nuestros niños ya son más grandes y pueden empezar a leer sus primeros cuentos o a introducirse incluso en sus primeras historias, el aprendizaje no cesa. Esta época es un tiempo muy favorable para que a través de los libros y sus personajes, los niños descubran distintas emociones, empiecen a comprender por qué los personajes actúan de la forma en que lo hacen, descubran límites y, en definitiva, podamos empezar a introducirles en las complejidades de la vida. 

Todo adaptado a su nivel cognitivo y emocional, por supuesto, pero a través de un cuento siempre será más fácil por ejemplo contar a nuestro peque por qué Luis, del cole, tiene dos papás, y no un papá y una mamá... o qué es eso del cambio climático de lo que no paran de hablar en la tele. Todo esto contribuirá a que nuestro peque comprenda mejor las situaciones y las emociones y estaremos ayudando a que se desarrolle su capacidad crítica. 


4) Una alternativa a las pantallas 

Este epígrafe habla por sí solo, casi. En una época en la que niños de tres años ya saben desbloquear los móviles de los padres para poder acceder a esos juegos tan chulos llenos de colores... a veces conviene echar un poco el freno. La tecnología tiene cantidad de beneficios pero conviene no olvidar que la sobreexposición a las pantallas tiene efectos nocivos científicamente demostrados, y es un asunto aún más sensible cuanto menor es la persona que se expone a las pantallas. 

Por eso creemos que es muy importante facilitar alternativas de ocio a nuestros peques que les alejen de esta hiperconectividad tan del siglo XXI y darles juegos y propuestas que contribuyan a estimular su cerebro, a fomentar su espíritu crítico, a explorar, a divertirse, a ser niños. 


5) La maravilla de divertirse solos 

Y este es otro punto importante. A menudo como padres nos cuesta separarnos de nuestros hijos, dejar que pasen tiempo solos porque sentimos como que no les estamos prestando atención. Pero es realmente importante para su desarrollo que nuestros peques sepan que pueden hacer cosas ellos solitos. ¿Cosas como qué? Por ejemplo que después de que les ayudemos a ducharse, ellos cojan su ropa y la metan en el cesto de la lavadora. Son pequeñas tareas que hacen que no dependan tanto de nosotros y que pasito a pasito les van convirtiendo en personas más autónomas. 

Y lo mismo pasa con su tiempo de ocio. Claro que está muy bien dedicar una tarde a juegos de mesa en familia, pero también está muy bien combinarlo con actividades de ocio que el peque pueda hacer solito. Y leer es una de las mejores actividades que creemos que puede hacer. Porque estimula su imaginación y su creatividad a la vez que potencia su independencia y autonomía. De esta forma verá que puede pasar grandísimos ratos libro en mano, solito, viviendo sus propias aventuras y siendo el capitán de su barco. Y que puede elegir qué aventura quiere vivir después. Y ya de mayores, tener la capacidad de disfrutar de nuestro tiempo solos y de nuestras aficiones, es casi una de las mejores conquistas que podemos hacer en la vida adulta. Así que casi envidiamos un poquito a esos chiquitines que ya se lo pasan genial cuando van a su aire. ♥️


Así que por todas estas razones, nosotros tenemos muy claro que en nuestra maleta de vacaciones no van a faltar las lecturas para los más peques de la casa. Porque estimular la lectura en los niños es uno de los mejores regalos que podemos hacerles y así conseguir que la pasión por aprender y por explorar formen parte de su bagaje ya desde la infancia.

Además, ¿quién es capaz de resistirse a un plan de playa, helado y libro? ⛱️

#LeemosYAvanzamos #Veraleo

Valora este artículo