Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información estadística del uso de nuestra página web y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.
Cerrar
Planeta de Libros
  1. PlanetadeLibros
  2. /
  3. Autores
  4. /
  5. Ana María Bovo
Ana María Bovo
 ©Alejandra López
©Alejandra López

Ana María Bovo

La mujer del tiempo

La mujer del tiempo

Ana María Bovo

La nueva novela de Ana María Bovo despliega, con delicadeza y ferocidad, una impactante historia de amor sufrido en la que también hay lugar para el humor, el erotismo y la nostalgia.

Sinopsis de La mujer del tiempo

¿Pueden unos pocos minutos en la vida de una niña atravesarla como una espada y dejarla detenida por años?

Elena Valverde y Valerio Piano se conocen en un baile en el pueblo santafecino de Santa Helena, bajo la mirada atenta de madres, tías y vecinas. Ella lleva un hermoso vestido nuevo y finas medias de seda, y toda la ilusión de su joven corazón. Él, un auténtico “churro”, al decir de la época, proviene de una ciudad vecina: Esperanza. Se gustan de inmediato y comienzan a mantener un noviazgo por carta mientras Valerio, marinero de profesión, está en alta mar o en tierras lejanas.
Al cabo de cuatro años llega el casamiento. La pareja se traslada a Esperanza, donde vivirán en casa de la madre de él. Pero algo no sale como debería.  Elena, que tanto desea a su hombre, no puede entregarse a él. Un antiguo dolor sin nombre, una puntada más tirante que las de su máquina de coser, la paraliza. Por su parte Valerio, a quien asedia la culpa por una relación fugaz y prohibida, intenta como puede armarse de paciencia frente a esa mujer a la que ama aunque no comprende.
La mujer del tiempo es el relato dramático de esa difícil espera. La nueva novela de Ana María Bovo despliega, con delicadeza y ferocidad a la vez, una impactante historia de amor sufrido en la que también hay lugar para el humor, el erotismo y la nostalgia.