Milan Kundera
Brno, República Checa, 1 de abril de 1929
 ©Catherine Hélie - Gallimard
©Catherine Hélie - Gallimard

Milan Kundera

Brno, República Checa, 1 de abril de 1929

Milan Kundera nació en Brno (República Checa) en 1929. En su lengua materna escribió, en estricto orden de escritura, el volumen de cuentos El libro de los amores ridículos y las novelas La broma, La vida está en otra parte, El vals del adiós (La despedida), El libro de la risa y el olvido, La insoportable levedad del ser y La inmortalidad. Ya en francés, las novelas La lentitud, La identidad, La ignorancia y La fiesta de la insignificancia; la obra de teatro en tres actos Jacques y su amo. Homenaje a Denis Diderot; y cuatro ensayos: El arte de la novela, Los testamentos traicionados, El telón y Un encuentro.

Los testamentos traicionados
Comprar

Los testamentos traicionados

Milan Kundera

Un exquisito ensayo sobre el arte novelístico.

Comprar
Sinopsis de Los testamentos traicionados

Del autor de La insoportable levedad del ser.

Los testamentos traicionados es un ensayo escrito como una novela: a lo largo de sus nueve partes, unos mismos personajes (Kafka y Max Brod, Stravinski y Ernest Ansermet, Hemingway, Janácek y Rabelais, entre otros) pasan, coinciden y se cruzan armónicamente, como en una composición musical. Y es así porque en esta obra Kundera analiza el arte de la novela —la verdadera protagonista—, sus orígenes, su sorprendente parentesco con la música, y su historia, en particular durante el siglo xx. Un siglo, precisamente, caracterizado por los graves procesos contra autores como Céline o Maiakovski, por la incertidumbre en torno a la identidad del «yo», por un individualismo y un pudor que dan paso a la indiscreción, y por la fuerza de una voluntad y de unos testamentos —los de Europa, los del arte, la novela y los artistas— que tal vez estemos traicionando.

Del autor de La insoportable levedad del ser.

Los testamentos traicionados es un ensayo escrito como una novela: a lo largo de sus nueve partes, unos mismos personajes (Kafka y Max Brod, Stravinski y Ernest Ansermet, Hemingway, Janácek y Rabelais, entre otros) pasan, coinciden y se cruzan armónicamente, como en una composición musical. Y es así porque en esta obra Kundera analiza el arte de la novela —la verdadera protagonista—, sus orígenes, su sorprendente parentesco con la música, y su historia, en particular durante el siglo xx. Un siglo, precisamente, caracterizado por los graves procesos contra autores como Céline o Maiakovski, por la incertidumbre en torno a la identidad del «yo», por un individualismo y un pudor que dan paso a la indiscreción, y por la fuerza de una voluntad y de unos testamentos —los de Europa, los del arte, la novela y los artistas— que tal vez estemos traicionando.

Bibliografía de Milan Kundera

Cargando...