Jose Fonollosa
Vinaròs, 1975
 ©José Fonollosa
©José Fonollosa

Jose Fonollosa

Vinaròs, 1975

Autor de cómic que, al igual que muchos de sus compañeros de profesión, se fogueó en los 90 en multitud de fanzines. En el año 2000 empieza a publicar en la revista infantil CAMACUC, donde todavía hoy continúa.En el 2006 ilustra el guión de Manuel Castaño para BILLY BOB, una sátira sobre la vida con un personaje principal en el cual todos nos podemos ver refl ejados.Un año después publica, con la editorial Dibbuks, una obra mucho más intimista,TE QUISE COMO SOLO SE QUIERE A LOS CABRONES, con guión de María José Jiménez.  Este título fue publicado en Francia por la editorial Dargaud.

 

SEBASTIÁN LEFOU fue su siguiente cómic, publicado por Aleta Ediciones. La historia está ambientada en un mundo fantástico lleno de misterio y hechicería, donde el bravo Sebastián Lefou lucha contra todo tipo de seres malvados.

 

Su proyecto más ambicioso es EL VIAJE DE DARWIN, una colección que pretende narrar los 5 años que Charles Darwin estuvo embarcado en el HMS Beagle y a bordo del cuál descubrió una verdad que había estado oculta hasta entonces.

Grandes mentiras de las series de televisión
Comprar

Grandes mentiras de las series de televisión

Jose Fonollosa

Las mejores series de televisión parodiadas por José Fonollosa.

Comprar
Sinopsis de Grandes mentiras de las series de televisión

Las series de televisión nos han acompañado siempre, formando parte de la banda sonora de nuestro día a día. Con ellas aprendimos que los malos podían ser muy, muy malos y que las cosas de casa se solucionaban en apenas 20 minutos y con risas enlatadas de fondo.

Cada cinco años hay una edad de oro de las series que, por supuesto, son mucho peores que la que a nosotros nos gusta. Atrás queda consultar en el teletexto a qué hora emitían la serie de la que todos hablaban para no ser el paria en el patio del recreo al día siguiente; ahora el problema es acordarte en qué plataforma está y de dónde vas a sacar el tiempo para ver todas las que estrenan cada semana.

Las series de televisión nos han acompañado siempre, formando parte de la banda sonora de nuestro día a día. Con ellas aprendimos que los malos podían ser muy, muy malos y que las cosas de casa se solucionaban en apenas 20 minutos y con risas enlatadas de fondo.

Cada cinco años hay una edad de oro de las series que, por supuesto, son mucho peores que la que a nosotros nos gusta. Atrás queda consultar en el teletexto a qué hora emitían la serie de la que todos hablaban para no ser el paria en el patio del recreo al día siguiente; ahora el problema es acordarte en qué plataforma está y de dónde vas a sacar el tiempo para ver todas las que estrenan cada semana.

Bibliografía de Jose Fonollosa

Cargando...