Rebecca West
 ©Madame Yévonde – Wikimedia
©Madame Yévonde – Wikimedia

Rebecca West

Nació en 1892 en Londres con el nombre de Cicely Isabel Fairfield y adoptó el pseudónimo de Rebecca West en homenaje al personaje homónimo de Ibsen, una heroína rebelde. West fue aclamada como la mujer de letras más importante de su tiempo, llegando a ser nombrada dama del Imperio británico.

Amiga de Virginia Woolf y de Doris Lessing, fue una feminista sui generis (con una personalidad demasiado indomable para aceptar ninguna etiqueta) y una verdadera adelantada a su tiempo: sufragista, escritora y periodista con una carrera plagada de éxitos que la llevó a cubrir, para las cabeceras más prestigiosas, desde los juicios de Núremberg hasta el Apartheid. Además de la trilogía de los Aubrey (La familia Aubrey, La noche interrumpida y La prima Rosamund), entre su producción literaria destacan obras como El regreso del soldado o Cuando los pájaros caen.

La prima Rosamund

Rebecca West

El desenlace de la inolvidable trilogía de los Aubrey, un clásico esencial de la literatura británica.

Sinopsis de La prima Rosamund

Mientras los años veinte dan paso a la Gran Depresión, Mary y Rose se han convertido en pianistas famosas y son recibidas como estrellas en fiestas exclusivas, donde se codean con la élite más privilegiada. Pero las hermanas son incapaces de cerrar la brecha entre el presente y el pasado; además del dolor por las pérdidas familiares, también sufren por la marcha de la única persona que daba algún valor a sus vidas, la encantadora prima Rosamund.

En este arduo camino de maduración emocional y artística se esconde, sin embargo, el más delicioso de los descubrimientos para Rose: el amor, reflejado magistralmente con todo el poder de una sensualidad aún por explorar. En esta conclusión de la trilogía de los Aubrey las renuncias y dificultades que conlleva la vida adulta no consiguen interponerse en uno de los anhelos más férreos, el de reconciliarse, a pesar de todo, una y otra vez con la vida.

De una personalidad fascinante, ingobernable y dotada de una gran inteligencia, Rebecca West «dinamitó cualquier posibilidad de que su nombre y obra se aparejaran a una etiqueta o una ideología hasta convertirse en una de las figuras más relevantes de la literatura del milenio pasado» (Ana Marcos, Babelia, El País).

Mientras los años veinte dan paso a la Gran Depresión, Mary y Rose se han convertido en pianistas famosas y son recibidas como estrellas en fiestas exclusivas, donde se codean con la élite más privilegiada. Pero las hermanas son incapaces de cerrar la brecha entre el presente y el pasado; además del dolor por las pérdidas familiares, también sufren por la marcha de la única persona que daba algún valor a sus vidas, la encantadora prima Rosamund.

En este arduo camino de maduración emocional y artística se esconde, sin embargo, el más delicioso de los descubrimientos para Rose: el amor, reflejado magistralmente con todo el poder de una sensualidad aún por explorar. En esta conclusión de la trilogía de los Aubrey las renuncias y dificultades que conlleva la vida adulta no consiguen interponerse en uno de los anhelos más férreos, el de reconciliarse, a pesar de todo, una y otra vez con la vida.

De una personalidad fascinante, ingobernable y dotada de una gran inteligencia, Rebecca West «dinamitó cualquier posibilidad de que su nombre y obra se aparejaran a una etiqueta o una ideología hasta convertirse en una de las figuras más relevantes de la literatura del milenio pasado» (Ana Marcos, Babelia, El País).

Bibliografía de Rebecca West

Artículos sobre Rebecca West

Cargando...