¿Cómo hacer un audiolibro? Te contamos los secretos de este nuevo formato

El relato oral forma parte de la historia de la Humanidad. No importa la edad que tengamos: sentarnos a escuchar una narración —sea de miedo alrededor del fuego o de fantasía en una biblioteca rodeados de niños— forma parte de nuestro ADN, habla de nuestra curiosidad y nuestra pasión por saber. 

Y hoy estamos aquí para hablarte de los audiolibros, un nuevo formato que recupera la oralidad y que ha venido para quedarse: sin ir más lejos, las ventas de audiolibros durante el 2020 en plataformas de suscripción crecía un 132% en comparación con el año anterior, según cita el Informe 2021: Evolución del mercado digital en España y América Latina.

Sus atractivos son innegables, igual que sus ventajas. Así que pasa y lee porque en este post te contamos todo lo que necesitas saber sobre cómo se hace un audiolibro. ⤵️


¿Qué libros son candidatos a convertirse en audiolibro?

Casi todos los libros tienen el potencial de pasar al formato audiolibro, con un matiz: la adaptación resulta más complicada en caso de que la obra tenga mucho apoyo visual, aunque solo representa un pequeño porcentaje de la biblioteca. En cuanto a géneros, no hay distinciones. Se producen audiolibros de ficción, quizás los que más, aunque cada vez se potencian géneros como el ensayo, la poesía o el libro infantil y juvenil. Como nos dicen desde Planeta Audio, el área especializada en audiolibros del Grupo Planeta, el objetivo es que haya audiolibros de todas las temáticas y públicos... de forma que el catálogo de obras por producir en formato audio ¡nunca falta! 

¿Y cómo se pasa del discurso escrito al discurso oral? Te lo planteamos de otra manera, lector: si nunca has escuchado antes un audiolibro, ¿esperarías encontrarte con efectos de sonido por ejemplo? ¿O preferirías un discurso más neutro? Lo cierto es que se tiende a este segundo polo, a crear un audio lo más limpio posible. Como nos comentan los especialistas en producción de audiolibros, al final lo que se busca es que el escuchante sienta como si él mismo estuviera leyendo el libro. 


El papel del autor en el audiolibro

Vamos ahora con una cuestión que seguramente te preguntes: ¿cómo de fiel es el audiolibro al libro original? La norma es respetar siempre al máximo el texto original. Lo estamos llevando a un nuevo plano, el sonoro, pero todo lo demás debe mantenerse tan fiel al libro en papel como sea posible. Eso quiere decir que se hacen algunas adaptaciones sencillas adecuándose al formato audio (por ejemplo sustituir tal y como acabas de leer por tal y como acabas de escuchar). Para cambios más sustanciales siempre hace falta consultar al editor de la obra, quien consulta los cambios propuestos con el autor del libro.

Este proceso es sin embargo más libre cuando es el propio autor quien se encarga de grabar el audiolibro: al estar en cabina, es común que aproveche para hacer cambios pensando en el nuevo formato o simplemente que aproveche la ocasión para reformular cómo había expresado por escrito un concepto o idea. 

Y otra cosa que pasa cuando los autores están grabando el formato audiolibro es que se emocionen al poner su voz a su obra. Escritores como Javier Sierra, Rosa Montero o Boris Izaguirre comentan lo satisfechos que han quedado después de grabar sus obras más personales, ya que el audiolibro es un legado que dejan para sus lectores del futuro. 


Así es el proceso de grabación de un audiolibro

1) Casting de voces

El punto de partida es buscar la voz que mejor pueda trasladar el contenido del libro, pero dejando siempre que el lector imagine igual que haría si estuviera él mismo leyendo el libro. Para eso se analiza el texto que se quiere llevar a la oralidad y se comenta con el editor qué tipo de voz (o voces, si no es una historia en primera persona) encajarían mejor. El texto siempre manda. Después se decide a qué estudio se le encarga la grabación y son ellos quienes preparan el casting de voces, con distintas propuestas. En esta parte del proceso se implican tanto el editor como el autor de la obra y entre todos se escoge la voz narrativa más adecuada para trasladar aquella historia al escuchante. 

Por si hay dudas: ¿el audiolibro es una interpretación sonora o es una lectura? Los narradores de audiolibros son personas con voces agradables y con ciertas dotes de interpretación, pero siempre se evita la dramatización. De esta forma diferenciamos la narración de un libro de lo que sería el doblaje de una película. Porque en el formato audio se busca siempre la máxima sencillez, para que la imaginación del lector pueda volar igual que lo haría sobre el papel del libro físico. 

2) Dentro de cabina 

El proceso de grabación es muy meticuloso, ya que se busca respetar al máximo el texto original. Y a la vez es muy importante proteger la voz del narrador o narradores, para que la calidad sea máxima y así no dañar esa importante herramienta de trabajo. Por eso es muy importante organizar adecuadamente las sesiones de grabación, asegurándose de que nunca se graben más de tres horas seguidas.

Mientras esto pasa en cabina, el técnico o director de sala revisan todo lo que se va grabando para asegurarse de que es fiel al texto escrito y de que no hay errores que se hayan podido pasar por alto. 


3) Retakes y finalización del producto

En términos generales decimos que por cada hora final de audiolibro, hay tres horas de tiempo de cabina. Aunque el proceso es algo más largo realmente, ya que hay que sumar el tiempo de preparación del texto por parte del director de la obra, las horas de edición posteriores, las horas de revisión, las horas de grabación de retakes o las horas del especialista que cierra y deja la obra preparada.

¿Cómo se cierra una obra? Se trata de eliminar ruidos, añadir blancos cuando el audio lo requiera. También es importante enviar la obra a priori finalizada a un estudio de corrección para que la verifique. Sobre el informe que el estudio emita se graban los retakes, que serán incorporados al producto final. Llegamos así al final del proceso, en que el audio puede finalmente ser masterizado y subido a las distintas plataformas. Con un último paso pendiente: adaptar la cubierta del libro en cuestión al característico formato cuadrado de los audiolibros. 

Con todo esto podemos hacer un cálculo más ajustado y decir que en realidad detrás de una hora de audiolibro pueden llegar a haber entre diez y quince horas de trabajo de los distintos profesionales del sector. 


Ventajas y nuevas posibilidades

Y como usuarios, solo tenemos que darle al play para sumergirnos en un nuevo universo literario y aprovechar a aprender sobre finanzas mientras limpiamos o para dejarnos atrapar por un misterioso crimen a la vez que trabajamos desde casa. 

Las posibilidades del audiolibro son infinitas: posibilita el multitasking, nos permite llevar cuantos libros queramos sin cargar peso y sin necesidad de más dispositivo que nuestro móvil. Además los usuarios acogen muy bien este formato porque les permite ganar tiempo de lectura, ya que suelen mezclar la escucha de audiolibros (en el gimnasio, por ejemplo, donde un libro en papel no tendría cabida) con la lectura de ebooks o libro en formato tradicional en otros espacios de su vida diaria. Como lectores empedernidos que somos, confirmamos que no hay nada mejor que tener más tiempo para disfrutar de nuevas historias. ❤️

Y otro fenómeno curioso que gravita en torno al audiolibro es el surgimiento de nuevos formatos. Como las audio series. ¿Sabes qué son? Se trata de adaptaciones que están empezando a surgir, como adaptaciones cinematográficas basadas en los libros… pero pensadas solo para los oídos. De esa forma se potencian los diálogos, se recorta la parte narrativa y se da mayor cabida a los efectos sonoros. Hay varios proyectos en marcha y Planeta Audio está participando en algunos de ellos. Igual que han publicado también algunos audiocuentos (cuentos con efectos sonoros), como los que podemos disfrutar en la colección de audiolibros de Geronimo Stilton. 

No sabemos si a ti, pero a nosotros se nos ponen los dientes largos solo de pensar en la cantidad de posibilidades que tenemos como escuchantes de audiolibros. Y además hay algunas novedades muy jugosas que tenemos taaaantas ganas de disfrutar. Te las dejamos anotadas como punto de partida: el personalísimo retrato de la locura explicado por Ángel Martín en Por si las voces vuelven, las novelas ganadora y finalista del Premio Planeta 2021 (La Bestia y Últimos días en Berlín, de Carmen Mola y Paloma Sánchez-Garnica, respectivamente), que estamos seguros de que revalidarán el éxito abrumador de sus precedentes (Aquitania y Un océano para llegar a ti) como audiolibros más escuchados del año. Así como tenemos muchas ganas de compartir con los peques la nueva colección de Roberto Santiago, que estamos convencidos de que os va a atrapar con historias como la de Las princesas rebeldes.

Y esto es solo el principio. Si te pica el gusanillo y quieres saber cómo puedes disfrutar de historias fascinantes de una nueva forma, no te pierdas esta selección de audiolibros recomendados. Estamos seguros de que cuando hagas play, ya no podrás parar. ¡Palabra de lector! 

Valora este artículo