Con este frío, ¿a quién no le apetece acurrucarse debajo de una manta, con unos calcetines bien gruesos, delante de una buena chimenea? Y que tal si lo acompañamos todo con un delicioso té, ponemos unas velas para crear ambiente, quizás algo de música de fondo y, como toque final, le ponemos a la escena un buen libro. Nosotros estamos in, ¿y vosotros?

Si ahora mismo os parece que esta estampa representa para vosotros el ideal máximo de la felicidad, ¡Enhorabuena! Acabáis de descubrir el hygge. La palabra quizás no os suene demasiado, pero lo que significa describe esta forma de felicidad tranquila y reposada de la que estábamos hablando.

¿Queréis saber más cosas sobre el hygge? Vamos a ello.

La filosofía danesa de la felicidad

Empezamos por el principio, explicando el significado literal de la palabra hygge. Se trata de una palabra danesa, aunque procede del antiguo noruego, y que se refiere a la idea de bienestar. No tiene una traducción literal al castellano, por lo que el concepto está haciendo fortuna para describir este ideal de felicidad basado en la comodidad, el bienestar, la tranquilidad, la calma, los amigos y otras cosas agradables de las que nos gusta rodearnos.

En general, los daneses aplican el término hygge a todas esas cosas cotidianas que hacen nuestra vida más agradable, por insignificantes que parezcan. Esta filosofía danesa no tiene grandes secretos: se basa en el placer de acurrucarse en el sofá en el calor del hogar, escuchar música, pasar un tiempo de calidad con los amigos, disfrutar de una buena comida casera, relajarse… en definitiva, disfrutar del momento.

Poca gente puede resistirse a este tipo de felicidad simple y tranquila, y mucho más en el mundo acelerado y con el estrés y la presión del día a día que todos aguantamos. Esto explica el éxito que ha tenido esta filosofía danesa en todas partes.

Cómo incorporar el hygge a tu vida

El hygge, como ves, define un estilo de vida y una forma de disfrutar las pequeñas cosas, lo que no requiere de grandes esfuerzos materiales. Sin embargo, hay algunas cosas que podemos hacer para crear un entorno más “hygge”.

Una de las más básicas es la iluminación: el hygge da mucha importancia a la luz acogedora. Para ello hay que cuidar la iluminación de los espacios, velar por tener luz natural, espacios bien iluminados, velas para ambientar y aromatizar…

En general, mantener un espacio limpio, ordenado y relajado es clave para poder disfrutar del hygge. Desde luego, no pueden faltar una manta, unos calcetines gruesos y cómodos y ese jersey con el que estás tan cómodo.

El té es la bebida oficial del hygge. Disfruta del proceso de prepararte una taza de té, coge tu taza más bonita y disfruta de ese momento de relax. Puedes acompañarlo con música relajante, pero también puedes disfrutar del silencio y la tranquilidad.

El hygge también consiste en disfrutar del momento con un grupo de amigos, charlando tranquilamente y compartiendo estos placeres. Pero también puedes experimentar el hygge a solas, dedicándote ese rato de desconexión y relax, quizás con un buen libro….

¡Un momento! ¿Hemos dicho leer un buen libro?

Pues aquí no tenemos uno, sino dos grandes libros para recomendaros y que tienen relación con el bienestar, la felicidad y todo lo que significa el hygge. En definitiva, son dos libros para profundizar en este estilo de vida relajado y feliz. ¿Te apuntas?

Libros para ser más hygee

Como has visto, no se necesitan grandes recursos ni conocimientos para encontrar el hygge. Pero quizás puedes encontrar algunas buenas ideas para ello en los libros que te recomendamos a continuación.

Se trata de los volúmenes ilustrados preciosos, escritos por el mismo autor, Meik Wiking, considerado el "padre" del hygge. Entre otras cosas, Wiking es director ejecutivo del Instituto para la Búsqueda de la Felicidad de Copenhague y especialista en Políticas de Bienestar y Calidad de Vida. Con este currículum puedes deducir que el hygge no se trata únicamente de decorar o ordenar la casa, sino de buscar un bienestar real en el entorno y en la actividad que estamos haciendo. 

En Hygge Home, Wiking nos proporciona las claves para crear un hogar agradable y feliz, donde sea fácil encontrar el hygge. Básicamente, se trata de aprovechar el espacio, la luz, el color y los elementos que tengas a mano para crear un entorno agradable, cómodo y relajado. 

En su otro libro, titulado Hygge. La felicidad en las pequeñas cosas, puedes profundizar en esta filosofía danesa que persigue el bienestar físico y emocional. En este volumen están explicados uno por uno los aspectos que contribuyen a este estado de felicidad, desde la luz a la comida o incluso la ropa. Y también te ofrece más consejos, recetas y proyectos para hacer tú mismo y encontrar la puerta a la felicidad. Verás que realmente se encuentra en los pequeños detalles.

Y ahora llega el momento de dejarte a solas en tu pequeño rincón de la calma, para que te relajes y disfrutes de la satisfacción del momento. ¡No te olvides de tu libro y que seas muy feliz!

Valora este artículo