Nada sienta mejor que un buen abrazo, ¿verdad? Especialmente cuando llega el bajón, cuando estás más triste o desanimado o en ese momento en el que sientes que no puedes con todo. Un abrazo tiene una capacidad realmente sanadora. Ya sea de tu pareja, de un amigo, de tus familiares o incluso, a veces, de un desconocido, el contacto físico con otra persona tiene un efecto mágico en nuestro bienestar y salud mental.

Bueno, en realidad no se trata de magia, sino de un fenómeno químico que la ciencia ha explicado y demostrado. Y es que cuando abrazamos a una persona segregamos oxitocina y endorfinas y reducimos los niveles de cortisol y la adrenalina. ¿Que qué es todo esto?

Estamos hablando, querido lector, de una serie de hormonas que necesitamos para que nuestro organismo funcione correctamente, pero que a veces nos pueden jugar malas pasadas. Por ejemplo, el cortisol cuando se dispara se manifiesta en forma de estrés. Esta hormona se dispara en momentos de preocupación, amenaza y miedo, y al cabo de unas horas se reduce. Por otro lado, la oxitocina ayuda a mantener el cortisol a raya y que no se desmadre.

Si quieres saber más sobre este asunto, mejor que leernos a nosotros, te recomendamos que busquen alguno de los libros de la doctora Marian Rojas. Esta psiquiatra es una auténtica especialista en el tratamiento de casos de ansiedad, depresión y trastornos de personalidad y conducta. Ya te puedes imaginar que ella, mejor que nadie, sabe cómo nos afectan estas hormonas en nuestro estado de ánimo. Puedes leer Encuentra tu persona vitamina o Cómo hacer que te pasen cosas buenas para entender mejor el funcionamiento de la oxitocina y el cortisol, entre otras muchas cosas.

Gracias a la doctora Rojas entenderás cómo, al abrazarnos, el cuerpo segrega oxitocina y endorfinas y liberamos serotonina y dopamina, de manera que nos sentimos más relajados, calmados y tranquilos. El cocktail perfecto para la felicidad. ¡Lo mismo que ocurre cuando leemos!

Beneficios de los libros en la salud mental

¿Sabes que leer también provoca un efecto similar en nuestro cerebro y nuestro organismo? Leer tiene un efecto súper beneficioso para la salud mental. Las historias dan forma a nuestro cerebro, nos hacen más humanos, nos ayudan a superar problemas, a encontrar referentes… ¡Los libros son muy poderosos! Puedes mirar este reportaje de la BBC que te cuenta cómo los libros influyen en nuestra mente.

Ya te hemos contado en otras ocasiones cómo leer ayuda también a reducir el estrés de forma efectiva, incluso más que pasear o hacer una pausa para el té. Lo demuestra un estudio de la Universidad de Sussex, que ha comprobado que, leyendo, nuestro ritmo cardíaco se ralentiza y se relaja la tensión muscular, lo que influye positivamente en la reducción del cortisol, o sea, del estrés.

Para que puedas comprobarlo por ti mismo, te hemos preparado una serie de recomendaciones de libros que son como un auténtico abrazo. Si necesitas una lectura que te haga sentir realmente bien, empieza por alguno de estos.

Libros que son endorfinas 

En Las cosas extraordinarias, Brays Efe nos demuestra que se puede hablar de temas tan duros como el suicidio de una manera llena de inocencia y ternura. El autor nos habla de todo lo que las personas están dispuestas a hacer para ayudar a los que pasan por un mal momento, como por ejemplo el caso de un niño que, al enterarse de que su madre quería suicidarse, elaboró una entrañable lista de cosas por las que valía la pena vivir. El libro te arrancará más de una sonrisa y de seguro que te conmueve mientras te hacer reflexionar sobre las cosas que realmente importan en la vida.

El jardín secreto, de Frances Hodgson Burnett, no es un clásico de la literatura juvenil porque sí. La historia de la pequeña Mary, una niña huérfana que se va a vivir a la casa de su sombrío tío, ha cautivado a muchas generaciones. En la mansión de su tío, Mary descubrirá un precioso jardín secreto, en el que descubrirá la amistad de la mano de su primo discapacitado y un niño del campo que le despertará también el amor por la naturaleza. Una novela maravillosa que te acompaña en cada página y tiene esa magia similar a la de El principito: impacta y ensancha el corazón sin importar si somos niños o adultos. 

Cuando pierdes a un ser querido, parece que el mundo se acabe y que ya nada tiene sentido. Pero es posible seguir adelante y superar el dolor de la pérdida. Lucía Benavente te explica, en Gracias, vida, cómo superó ella la muerte de su compañero a causa de un tumor cerebral, cómo cambió de ciudad, se reinventó y encontró la manera de ser feliz a pesar de la adversidad. Todos hemos perdido a alguien en esta vida y sabemos que el dolor puede llegar a ser insufrible y que las palabras suenan vacías. Pero este libro es a la vez un consejo de amiga y un oasis en medio del caos, como un aunténtico abrazo que muchas veces es todo lo que necesitamos.

En Las olas del tiempo perdido, la escritora Sandra Barneda nos habla también de la pérdida y de cómo superarla. En este caso, de un amigo de infancia. Ya en los cuarenta, un grupo de amigos se reúne para celebrar el cumpleaños del amigo desaparecido, un encuentro que servirá para hablar y sanar el dolor acumulado. Ese sentimiento de pena infinita que se tiene al hablar de los que ya no están, de nostalgia absoluta pero también de amor y cariño que mantiene vivo el recuerdo de los seres queridos.

Para libros que son como abrazos, las novelas de Alice Kellen son obligatorias en esta lista. Desde luego, todas sus novelas están llenas de emociones profundas y nos hacen sentir siempre mejor después de leerlas. Nos desencadenan sentimientos que no sabíamos que estaban ocultos y, realmente, resulta muy terapéutico. Dentro de la gran cantidad de lecturas de Alice, te recomendamos Nosotros en la luna, una historia de amor que nace y crece en la distancia, llena de dudas, de dificultades pero al final también de los mejores sentimientos.  

Con Violet y Finch, Jennifer Niven ha cautivado a lectores de todo el mundo con una emotiva historia de amor que trata también el tema de la salud mental y el suicidio. Las cosas no siempre son siempre color de rosa, hay que aprender a aceptar las adversidades, a escuchar y entender a los demás y cuidarse para superar los problemas. Esta novela puede ayudarte a hablar de temas que te preocupan o incluso a entender lo que le pasa a alguno de tus seres queridos. Un camino que te mantendrá con el corazón en la mano, una lectura difícil de afrontar pero hermosa al mismo tiempo. Violet y Finch nos enseñan que hay situaciones que no podemos controlar, pero que toda persona que entra en nuestra vida deja su huella impresa en nosotros. Y, al final, sabemos que es mejor haber tenido a esa persona, aunque sea por un mini segundo, a no haberla conocido nunca. 

No queremos acabar la lista de recomendaciones de libros que te harán sentir bien sin la novela por excelencia de los buenos sentimientos navideños. Hablamos, claro, de Canción de Navidad, de Charles Dickens, el gran clásico de la narrativa inglesa que nos recuerda la importancia de emocionarse, amar y compartir con los demás. 

La navidad es, sin duda, la festividad de emociones por definición. Logra sacar al niño que tenemos dentro y la dicha que envuelve el ambiente lleno de luces y sueños. La obra de Charles Dickens viene a recordarnos el origen puro de esta hermosa celebración, el proclamado espiritu navideño que muchas veces perdemos de vista. No hay abrazo más calido en un frío invierno navideño que las emociones que despierta esta lectura. 

Prepárate para liberar oxitocina a raudales con estos libros maravillosos que te harán sentir mejor. Para un abrazo realmente no se necesitan dos personas, puedes arreglártelas y darte ese autoabrazo cuando más lo necesitas. Y recuerda que tenemos una selección de libros sobre salud mental con los que podrás aprender a cuidar mejor de ti mismo y de los que te rodean.  

Valora este artículo