Pedro Calderón de la Barca
Madrid, 1600
Madrid, 1681

Pedro Calderón de la Barca

Madrid, 1600
Madrid, 1681

Calderón de la Barca estudia con los jesuitas y completa su formación en las universidades de Alcalá de Henares y Salamanca. Participa en varias campañas militares al servicio del duque del Infantado. En 1651 se ordena sacerdote, residiendo en Toledo y más tarde en Madrid como capellán. Dedicado a la literatura, la poesía y el drama, es una de las figuras cumbre de la literatura universal, autor de éxito en el Siglo de Oro de las letras españolas y uno de los escritores favoritos de la corte, para quien escribe sus primeros títulos. El alcalde de Zalamea, La vida es sueño, El médico de su honra, El gran teatro del mundo y La cena del rey Baltasar son algunas de sus obras más destacadas.

El médico de su honra / El alcalde de Zalamea
Comprar

El médico de su honra / El alcalde de Zalamea

Pedro Calderón de la Barca

Edición de Fausta Antonucci y Juan Manuel Escudero.
Nuevo título de la colección Biblioteca Clásica de la Real Academia
Española

Comprar
Sinopsis de El médico de su honra / El alcalde de Zalamea

El médico de su honra y El alcalde de Zalamea encabezan, junto con La vida es sueño, el canon de la dramaturgia seria calderoniana. Si en la primera de estas dos obras se reivindica el derecho de los villanos al honor –un honor que es dignidad de la persona, y que se conquista con el esfuerzo, el trabajo y la virtud–, en El médico de su honra se muestran los efectos devastadores del necesario mantenimiento del honor estamental. Ambas tragedias, que por eso lo son, dramatizan los resultados de los abusos de poder y el precio que el vasallo (el individuo, en una perspectiva más moderna) tiene que pagar para oponérseles. Los estudios de Fausta Antonucci (El médico de su honra) y de Juan Manuel Escudero (El alcalde de Zalamea) profundizan en las muy diversas interpretaciones que han recibido las dos obras, de las que se ofrece en este volumen un texto depurado y anotado a la luz de las últimas aportaciones críticas.

El médico de su honra y El alcalde de Zalamea encabezan, junto con La vida es sueño, el canon de la dramaturgia seria calderoniana. Si en la primera de estas dos obras se reivindica el derecho de los villanos al honor –un honor que es dignidad de la persona, y que se conquista con el esfuerzo, el trabajo y la virtud–, en El médico de su honra se muestran los efectos devastadores del necesario mantenimiento del honor estamental. Ambas tragedias, que por eso lo son, dramatizan los resultados de los abusos de poder y el precio que el vasallo (el individuo, en una perspectiva más moderna) tiene que pagar para oponérseles. Los estudios de Fausta Antonucci (El médico de su honra) y de Juan Manuel Escudero (El alcalde de Zalamea) profundizan en las muy diversas interpretaciones que han recibido las dos obras, de las que se ofrece en este volumen un texto depurado y anotado a la luz de las últimas aportaciones críticas.

Bibliografía de Pedro Calderón de la Barca

Cargando...