(Mal) Educadas: el libro de María Florencia Freijo pone en el punto de mira el sistema educativo que nos hizo buenas para los demás

Qué importante es la educación para todos nosotros. Para enseñarnos todo lo que nos ofrece el mundo, para inculcarnos la curiosidad, el espíritu crítico, para empujarnos a cuestionar el sistema que heredamos… Vaya, así es cómo nos gustaría que fuera la educación. Pero lo cierto es que muy a nuestro pesar nos encontramos con un panorama radicalmente distinto. En especial si te ponen una mantita rosa de pequeña y te perforan las orejas para identificar bien cuál es (y deberá seguir siendo) tu lugar en el mundo. 

Las mujeres han sido y aún son preparadas, tanto desde la educación formal como la informal, para amar sin condiciones a riesgo de quedarse solas, para limitar su propio poder y para ceder sus espacios y libertades. Por eso, y para alzar la voz con motivo del 25N, Día internacional para la eliminación de la violencia contra las mujeres, creemos que todos nosotros tenemos una cita ineludible con (Mal) Educadas de María Florencia Freijo, el fenómeno editorial del año en Argentina. Que esta frase nos sirva de presentación: «la mala educación nos hizo buenas para los demás. Ahora toca serlo para nosotras».

Destruyendo clichés

Un cliché es un lugar común, una idea repetida y repetida y vuelta a formular de nuevo. No por ser más repetida se convierte en más cierta. Aunque sí puede haber pasado a formar parte del imaginario colectivo, incluyendo el nuestro propio e influyéndonos de formas de las que ni siquiera somos conscientes. Por eso nos parece vital el mensaje de Freijo:  
«¿Quién nos mira? ¿Quién controla los mandatos? Bueno, ésa es la pregunta compleja, y creo que ahondar en la educación nos da la respuesta. No hay algo así como “el mal” representado en alguien o algo fundacional, pero sin duda la historia de nuestra libertad fue cercenada en diferentes momentos, y para eso se necesitó de la construcción de arquetipos que sirvieran para diferenciar a las buenas de las malas mujeres. Este libro busca trasladarlas a ustedes, lectoras, a cada uno de estos momentos en donde los arquetipos se conformaron, y que podamos descubrir juntas cómo esos mandatos funcionan hoy, y lo que acarrean».
 
Esta politóloga, asesora legislativa, especialista en perspectiva de género y conferenciante universitaria tiene muy claro que hace falta romper con los valores que hemos heredado. Que ya ha habido suficientes mujeres histéricas, demasiado emotivas y esposas devotas. Que las mujeres somos multidimensionales y poderosas y debemos apoyarnos en la destrucción de los moldes que nos alejan de nuestra libertad. Ana Requena Aguilar, periodista para El Diario, define (Mal) Educadas como «un trampolín: te enfada, y después te empuja hacia adelante». Y, sinceramente, no se nos ocurre un mejor posicionamiento para celebrar el 25N, Día Internacional para la Eliminación de la Violencia contra las Mujeres, que con una conversación con María Florencia Freijo para cuestionar todos los arquetipos, normas sociales y demás sistemas de control para que el sexo femenino siga estando conformado por buenas niñas. 
 
Podéis recuperarla en las cuentas de Instagram de Temas de Hoy, María Florencia Freijo y PlanetadeLibros. ¡No te lo pierdas! 

Valora este artículo