Elisabeth Kübler-Ross
Zurich, Suiza, 1926
Scottsdale, Arizona, Estados Unidos, 2004
Elizabeth Kübler-Ross

Elisabeth Kübler-Ross

Zurich, Suiza, 1926
Scottsdale, Arizona, Estados Unidos, 2004

Elizabeth Kübler-Ross (Zurich, 1926 - Scottsdale, Arizona, 2004). Estudió medicina y psiquiatría. Se especializó en estudios sobre la muerte y los cuidados paliativos. La necesidad de estudiar científicamente qué experimentaban los moribundos, surgió en su juventud cuando tomó la decisión de participar como voluntaria en la recuperación del campo de concentración de Meidaneck (Polonia). Este aprendizaje la llevó a investigar la experiencia final de la vida. Escribió veintidós libros que han sido traducidos a más de veinticinco idiomas. Su infatigable labor ha sido reconocida y aclamada en el mundo entero, con el beneplácito de millones de lectores.

La muerte: un amanecer

Elisabeth Kübler-Ross

Nueva edición con CD del bestseller de la reconocida doctora y psiquiatra Elisabeth Kübler-Ross.

Sinopsis de La muerte: un amanecer

El trabajo de la doctora Kübler-Ross nos confirma que la muerte es un pasaje hacia otra forma de vida y nos hace comprender que la experiencia de la muerte es casi idéntica a la del nacimiento, puesto que se trata del inicio de otra existencia, el paso a un nuevo estado de conciencia en el que se continúa experimentando, viendo y oyendo, comprendiendo y riendo, y en el que se tiene la posibilidad de perseverar en el crecimiento espiritual.

Morir es trasladarse a una casa más bella, se trata sencillamente de abandonar el cuerpo físico como la mariposa abandona su capullo de seda.

Gracias a ella sabemos que una luz brilla al final, y que a medida que nos aproximamos a esa luz nos sentimos llenos del amor más grande, indescriptible e incondicional que podamos imaginar.

El trabajo de la doctora Kübler-Ross nos confirma que la muerte es un pasaje hacia otra forma de vida y nos hace comprender que la experiencia de la muerte es casi idéntica a la del nacimiento, puesto que se trata del inicio de otra existencia, el paso a un nuevo estado de conciencia en el que se continúa experimentando, viendo y oyendo, comprendiendo y riendo, y en el que se tiene la posibilidad de perseverar en el crecimiento espiritual.

Morir es trasladarse a una casa más bella, se trata sencillamente de abandonar el cuerpo físico como la mariposa abandona su capullo de seda.

Gracias a ella sabemos que una luz brilla al final, y que a medida que nos aproximamos a esa luz nos sentimos llenos del amor más grande, indescriptible e incondicional que podamos imaginar.

Bibliografía de Elisabeth Kübler-Ross

Cargando...