Cómo envolver un libro para regalo

Imagen articulo: Cómo envolver un libro para regalo

18 dic 2023

¿Oyes ese sonido? En efecto, es Santa Claus que se acerca con su trineo listo para repartir regalos y llenar nuestros hogares de ese ambiente único y que huele a comida casera, dulces y jerséis calentitos. 

Si ya estás haciendo los deberes para ayudar a Santa y a sus elfos, ya has lanzado preguntas de sondeo para ver si tu persona favorita ya se ha comprado ese objeto que te haría ilusión regalarle o si ya has leído todos los catálogos y recomendaciones de libros para regalar esta Navidad 2023... estás en el sitio correcto. Porque aquí nos gusta mimar los detalles y no va a ser menos cuando se trata de regalar libros. Porque a los librófilos por supuesto nos encanta regalar y recibir libros. 

Eso sí, DE ESTE AÑO NO PASA. Esta Navidad vas a aprender definitivamente cómo envolver un libro para regalo y que no te quede hecho un burujo. ¡Se puede y en este post te vamos a enseñar cómo! Es más, te vamos a enseñar los básicos y algunas propuestas originales para que no sea Papá Noel solo quien se anote un tanto esta Navidad. ⤵️ 

Pasos para envolver un libro 

Puede parecer fácil, pero tiene su truco. La parte positiva es que los libros, dentro de todo lo que te podría tocar envolver, son bastante fáciles. Y si les coges práctica el resto te resultará más fácil. ¡Vamos, que ya te vemos envolviendo un peluche el año que viene y sin despeinarte! Pero empecemos por el principio. Materiales que necesitas: un libro (por supuesto), papel de regalo, tijeras y celo. 

Paso 1 

Corta el papel de regalo tomando el libro como medida: que la altura sea más o menos la misma, sobrando un trozo por arriba y otro por debajo. Y el largo del papel tendría que ser tres veces el ancho del libro aproximadamente, para que puedas cubrirlo sin problemas. 

Paso 2

Coloca el libro en el centro del papel, con la portada hacia arriba. Coge el extremo del papel que te queda a la izquierda y dóblalo de forma que tape la portada. Si te sobra un poquito, puedes meterlo por debajo de la contraportada y se sujetará solo. Ahora coge el extremo del papel que te queda a la derecha y llévalo hacia la izquierda y ya tienes un paquete.

Si quieres que quede extra adorable, puedes doblar en diagonal este trozo del papel antes de pegarlo con celo, para que se vea un poco del papel de regalo que hay debajo. Además esta especie de solapa en diagonal que te quedará puedes usarla para poner felicitaciones, cartas o un ramillete de floras secas. 

Paso 3

Ahora viene la parte que a la mayoría de persona les cuesta más. Doblar el papel que nos sobra por debajo y por arriba y con el que no sabemos muy bien qué hacer. Pues bien, la clave está en marcar muy bien las líneas antes de intentar doblar o pegar nada, como se hace en el origami vaya. 

Con el libro con la portada hacia arriba, pasa el dedo por el borde inferior de la portada para que se marque una línea. Si ya tienes esta línea, coge el papel y lleva la esquina hacia adentro, de forma que quede más o menos un triángulo. Ahora ya tienes el papel de arriba y debajo del libro juntos y ocupan menos que el ancho de la portada. ¡Perfecto! Coge celo, dale la vuelta al libro y ya puedes pegar esta especie de solapa a la parte posterior del libro. 

Paso 4 

Volvemos a poner el libro con la portada hacia arriba y hacemos lo mismo con el otro lado. De esta forma conseguirás deshacerte del papel sobrante sin bultos ni arrugas, quedará bonito por detrás y sobre todo por delante, dando ese efecto de "este libro te lo han envuelto en la tienda porque está perfecto y no me creo que lo hayas hecho tú". 😏

Si quieres rizar el rizo, ahora puedes añadir un lazo, una postal, ponerle una etiqueta hecha a mano o pegarle un trocito de muérdago para que sea más festivo. ¡Lo que más te apetezca! 

View post on Instagram
 

Ideas de envoltorios originales para tu libro

Y si al tutorial de antes le pillas el truco rapidísimo y decides que se te queda corto, ¡espera que tenemos muchas más ideas para ti! Con estas cinco ideas originales para envolver un libro, ni los elfos del taller de Santa Claus podrán darte lecciones de cómo llenar de magia la Navidad.

1) Envolver con el propio libro

Una forma original y sencilla de envolver tu libro para regalo es añadiendo una cita que te guste especialmente, algo que pueda conectar con la persona regalada y sepa por qué has escogido precisamente ese libro como regalo para ella. Y no te preocupes porque no es necesario que destroces el libro. Solo tienes que seleccionar el fragmento que te llame la atención, copiarlo en una aplicación de texto y darle el formato que te parezca más bonito.

También puedes mirar en la web si está disponible en abierto el primer capítulo del libro y hacer lo mismo, o ir poco más allá y usar este fragmento del libro como el propio papel de regalo y que el libro venga envuelto en su propia historia. Es una forma de picar la curiosidad a la persona regalada y que tenga muchas muchas ganas de empezar a leer cuanto antes. | Imagen: Untequierodiferente.

2) Reseña en el envoltorio 

Ésta es otra forma bastante poco ortodoxa de envolver un libro para regalo, pero creemos que tiene puntos fuertes. Empezando por la originalidad. Y sobre todo porque es un detalle muy personal y que demuestra que le has puesto mucho cariño no solo a escoger el regalo sino a cuidar los detalles para que todo acabe siendo una sorpresa muy especial. 

En esta reseña no hace falta que hagas spoilers de la trama (a nadie le gusta un spoiler) pero sí puedes usar el espacio para dejar anotado por qué te enamoró ese libro por ejemplo, qué cosas hacen a ese título especial para ti y crees que puede serlo también para la persona regalada. Es una forma genial de establecer una conexión personal y dejar un mensaje muy especial. Si además te esmeras con la caligrafía, va a ser un envoltorio de diez. | Imagen: Modernmrsdarcy.

3) Flores de papel 

Si buscas ideas para envolver un libro que se salgan un poco de lo común, esta propuesta te puede interesar. En lugar de usar cintas y lazos comprados en una superficie comercial, vas a hacerlos tú y darles un toque especial. ¿Cómo? 

Es la hora de reciclar ese libro que se te mojó con la lluvia o ese librito tan viejo al que se le caen las páginas. Podemos darles una segunda vida si cogemos algunas páginas y con ayuda de unas tijeras recortamos unas tiras. Luego solo se trata de ir enrollándolas de forma que vayamos consiguiendo la forma de una rosa. Internet está lleno de tutoriales para que sea un proceso facilísimo. Luego solo tienes que usar la rosa o rosas que hayas hecho como adorno para el papel en el que hayas envuelto tu libro. No tenemos duda de que quien lo reciba se va a sorprender. | Imagen: Revista Mi Casa. 

4) Mapa de la aventura 

Hay historias en las que el escenario es muy importante, casi un personaje más de la novela. Da igual si es un universo de fantasía, si los hechos suceden en un pasado remoto o en el presente. El lugar se hace presente y nos acompaña a lo largo de la lectura. Pues bien, si te preguntas cómo envolver para regalo en estos casos, la respuesta es muy sencilla: envuelve tu regalo en un mapa. Puede ser un mapa de carreteras, un mapa que dibujes a mano, un mapa descargado de Internet, lo que tú quieras.

También puedes aprovechar para marcar algunos puntos especiales en él, como por ejemplo poner una cruz en los lugares en los que pasan tus momentos favoritos de la novela. De ese modo tendréis un punto de partida genial para conversar sobre la novela cuando la persona regalada haya llegado al final. ¡A disfrutar de la aventura! | Imagen: Hofmann.

5) Especial para peques

Solo hay una cosa más maravillosa que poder regalar un libro. Regalárselo a un peque, descubrirle el asombroso mundo de la literatura y que pase a formar parte de sus aficiones. Pues bien, en este caso podemos ser extra creativos a la hora de buscar ideas para envolver un libro y llamar aún más la atención de la niña o niño que va a recibir el regalo. 

Por ejemplo puedes envolver el regalo en papel y guardar un poco de papel para convertir el paquete en un osito. ¿Cómo? Solo tienes que cortar dos formas redondeadas para las orejas y cuatro formas alargadas que serán las patitas y brazos. Con papel blanco recorta un círculo un poco grande para el hocico y usa rotulador negro para pintar los ojos y la boca. Y ya tenemos un osito.

Le puedes añadir tantos detalles como te apetezca: papel rosado o fieltro si tienes para hacerle mofletes, un lazo para que sea un osito de gala, si tienes algún trozo de tela sobrante por casa puedes recortar fácilmente una chaqueta... Con un poco de pegamento todo está en su lugar. Y así de fácil tienes un envoltorio para regalo completamente original y seguro que va a ilusionar a tu peque. | Imagen: Solsolito.