PlanetadeLibros

Escritos en la arena: 6 lecturas clásicas para un viaje al desierto

El desierto ha sido siempre como una página en blanco para los novelistas, los filósofos y los poetas. La fascinación por los amplios horizontes, por la aventura y la soledad de estos paisajes ha inspirado muchas de las mejores páginas de la literatura. Estas son algunas lecturas que pueden acompañar o inspirar a todos los que sueñan con viajar al desierto.

1. El cielo protector (Marruecos) Paul Bowles, 1949.

46996_1_ElcieloprotectorEl nombre y la obra de Paul Bowles están asociados a la ciudad de Tánger, donde vivió la mayor parte de su vida. Su apartamento recibió las visitas de Truman Capote, Tennesse Williams y de los turbulentos miembros de la generación beat. En esta novela, con elementos autobiográficos, una pareja parte a la deriva por las arenas del Sáhara. Las escenas de la vida conyugal se mezclan con la áspera belleza del desierto, del que Bowles elabora un cuadro muy preciso. El cielo protector sigue siendo un libro de cabecera para los enamorados del norte de África. Bernardo Bertolucci, sin duda uno de ellos, llevó a la pantalla una hermosa adaptación de la novela con John Malkovich y Debra Winger como protagonistas.

¿Por donde viajaremos?

shutterstock TangerEn Tánger, el museo de la antigua legación americana está dedicado a Paul Bowles. El escritor estadounidense no fue el único anfitrión de lujo que caminó por las callejuelas del Petit Socco y de la medina que vieron pasar a Delacroix, Matisse o Jean Genet. No hay que perderse la panorámica de la bahía y del puerto desde la plaza de Faro y disfrutar de las terrazas de sus cafés, el Tingis o el famoso Haha, que domina el estrecho de Gibraltar. Por lo demás, puesto que la miseria del continente ve naufragar a miles de emigrantes en este litoral, hay que decidir si Tánger, más allá de sus antiguas murallas, corresponde a un mito, un puro fantasma o una posible pesadilla. Con Paul Bowles, la confusión es la norma.

El cielo Protector. AustralGuía Lonely Planet Marruecos

billet-avion-antoine-de-saint-exupery-006

2. Tierra de los hombres (Libia) Antoine de Saint-Exupéry, 1939

La avería en pleno desierto del avión pilotado por Saint-Exupéry durante un vuelo París-Saigón inspira el capítulo central de este libro autobiográfico. El autor de El principito errará tres días por el «país de la sed» con su mecánico, antes de ser salvado por unos nómadas. La obra narra la epopeya de la Aéropostale, la línea aérea que enlazaba Toulouse con Santiago de Chile y rinde homenaje a sus héroes, Jean Mermoz y Henri Guillaumet. Con la costumbre que tienen los pilotos de tomar altura, Saint- Exupéry aprovechó para observar desde el cielo los destinos humanos y sacar a partir de ellos libros llenos de sabiduría. Si Ciudadela es el más ambicioso, es en Tierra de los hombres donde encontramos el famoso apotegma: «Amar no es mirarse uno a otro, sino mirar juntos en la misma dirección».

¿Por donde viajaremos?

Armados con este consejo y una licencia de piloto, partiremos juntos en un vuelo siguiendo “la línea”. Escalas: Alicante, Casablanca, Cabo Juby (con su museo dedicado a la compañía Aéropostale) y Dajla, lugares situados ambos en el antiguo Sáhara español, y después Port Étienne (actualmente Nouadhibou) en Mauritania, y Dakar en Senegal. img-0387-800x600-Los más avezados pueden atravesar el Atlántico Sur hasta Recife, en Brasil, y poner rumbo a la cordillera de los Andes vía Uruguay y Argentina. En aquella época, en 1930, más que una aventura, era una religión. Cada cual comulgaba con las estrellas y rezaba a la suya.

Guía de Senegal de Lonely PlanetGuía Lonely Planet Marruecos

edward abbey

3. Desierto solitario (EE UU) Edward Abbey, 1968

Este relato poético es un auténtico acto militante contra el saqueo de los paisajes naturales cometido por el hombre. Su autor, Edward Abbey, trabajó como ranger en el Parque Nacional de Arches, al sur de Utah; en contacto con el mundo mineral, vivió una experiencia casi mística. Su elogio del esplendor del desierto, de las rocas de gres rosa y roja esculpidas por la erosión, de las matas de enebro, se acompaña con una denuncia sin tapujos de la sociedad de consumo. Precursor del elogio radical y de la contracultura americana, Edward Abbey se sitúa en la tradición de un Henry David Thoreau, el mítico autor de Walden, o la vida en los bosques, obra fundacional del Nature Writing publicada en 1854.

¿Por donde viajaremos?shutterstock_pn los arcos. EEUU

Los parques nacionales del oeste americano reciben millones de visitantes cada año, pero no por ello su belleza salvaje cuenta con demasiados rivales. El Parque Nacional de los Arcos, famoso, como su nombre indica, por sus arcos naturales de gres, se cuenta entre los más espectaculares, como su vecino de Canyonlands, salpicado de agujas, de flechas y de cráteres. Ambos son accesibles desde la cercana ciudad de Moab, en Utah. En esta región continental, los veranos son tórridos y los inviernos, rigurosos. Para entrar en el universo descrito por Edward Abbey, más vale recorrerlos en primavera y guiados por un ranger para las caminatas fuera de los senderos señalizados.

Guía de Estados Unidos de Lonely Planet

12876_1_Historiasmarginales

4. Las rosas de Atacama (Historias marginales) (Chile) Luis Sepúlveda, 2001.

«Narrar es resistir». La expresión, tomada del escritor brasileño João Guimarães Rosa, la vive muy intensamente Luis Sepúlveda, que conoció las prisiones de Pinochet antes de dedicarse a correr mundo, de América del Sur a Europa, y de instalarse en España, concretamente en Asturias. Después de Un viejo que leía novelas de amor, novela que le valió fama mundial, Sepúlveda sale por rutas jalonadas de historias tan desgarradoras como efímeras. Su libro de relatos cortos esboza 34 retratos anónimos: indio de la Amazonía, obrero bengalí, trapecista perdido en un aeropuerto… Entre ellos sobresale la figura de un militante socialista que cultiva rosas en las soledades gélidas del desierto de Atacama. Sepúlveda se esfuerza siempre en tratar a su prójimo con delicadeza.

shutterstock_Desierto Atacama

¿Por donde viajaremos?

En el norte de Chile, en los altiplanos andinos, Atacama es un desierto árido en extremo, salpicado de volcanes, de lagos salados, de géiseres… El entorno es extraterrestre, tanto que la NASA probó allí los vehículos destinados a explorar Marte. San Pedro de Atacama, a 2400 m de altitud y 2 h de avión de Santiago, es un pueblo-oasis delicioso, aunque asaltado por los turistas. Se pueden organizar allí numerosas actividades en el desierto: chapotear en los manantiales volcánicos calientes, lanzarse por las pendientes en bicicleta todoterreno, meditar frente a los vestigios arqueológicos de civilizaciones antiguas, trepar a la cima de los volcanes en activo y surfear sobre las dunas gigantes, o escrutar las estrellas en el cielo límpido del desierto.

Historias marginales. Seix BarralGuía Lonely Planet de Chile  

24231_desierto_big

5. Desierto (Marruecos) Jean-Marie Gustave Le Clézio, 1980.

Esta obra épica y al tiempo metafísica y novelesca representa un importante jalón en la trayectoria del autor francomauritano, recompensado con el premio Nobel de Literatura en el 2008. Desierto narra dos éxodos: el de la huérfana Lalla que, debido a una boda forzada, ha abandonado su poblado de cabañas marroquí para dirigirse a Francia; y el de los antepasados de la joven, los «hombres azules» de Río de Oro, en el Sáhara occidental, que los franceses perseguían a comienzos del s. xx. El lenguaje de Le Clézio confiere una dimensión atemporal a esta tragedia.

¿Por donde viajaremos?

shutterstock_130839674

Anexionada por Marruecos después de la partida de los colonizadores españoles, la región de Río de Oro sigue siendo reivindicada por los independentistas saharauis del Frente Polisario. Un muro de arena y de minas separa la parte marroquí, que cubre el 80% del “territorio no autónomo”, según la nomenclatura de la ONU, la zona ocupada por el Polisario. Esto equivale a decir que resulta difícil circular por allí de forma segura, excepto en la franja litoral. La historia sigue encarnizándose en estas parcelas de arena y sus poblaciones nómadas, sedentarizadas en campos de refugiados.

Desierto (Fábula). TusquetsGuía Lonely Planet Marruecos  

el-alquimista_9788408130451

6. El alquimista (España/Marruecos/Egipto) Paulo Coelho, 1994

Cuento filosófico y novela de aprendizaje, el best seller de Paulo Coelho, con cinco millones de ejemplares vendidos, tiene dos méritos: es más fácil de leer que un plano de montaje de Ikea, y proporciona en 22 lenguas un kit espiritual new age apto para todos los públicos. Resumen: un pastor andaluz, Santiago,  emprende un viaje por las arenas del desierto en busca de un tesoro enterrado al pie de una pirámide de Egipto. Por el camino encontrará sabios e iniciados que le enseñarán el secreto de la vida. Lo que empieza como la búsqueda de un bien mundano termina en el descubrimiento del tesoro interior.

¿Por donde viajaremos? 

shutterstock_Egipto GizehEl itinerario seguido por el personaje toma los caminos trillados y se detiene en cada lugar común que se le presenta. Geográficamente, se pasa por Andalucía, Tánger, el Sáhara y las orillas del Nilo. Hasta el estrecho de Gibraltar, todo va bien, pero después de Tánger, la cosa se complica para llegar a los monumentos egipcios a través del desierto de Libia, pero todo se puede soñar o imaginar.

Valora este artículo