Hábitos atómicos: el método de James Clear para transformar tu vida entera con pequeños cambios

Hoy arrancamos el post con una pregunta, lector: ¿eres de septiembre o de enero? Hablamos de ese momento de marcarse objetivos, proponerse mejoras, cambios, trazar planes para conseguir aquello que queremos... y tanto el nuevo curso como el nuevo año son excelentes momentos para borrar la pizarra y empezar de nuevo. 

Y la verdad es que no importa tanto cuándo lo hagas, sino cómo. Porque seguro que te ha pasado más de una vez como a nosotros, que nos proponemos grandes metas en muchos campos y al final acabamos emplazándonos al siguiente septiembre porque no hemos tenido éxito implantando todos esos nuevos hábitos. 

Por eso hoy nos hace felices traeros el método de James Clear, sus hábitos atómicos, una metodología pensada para el éxito y para que poco a poco y sin darte cuenta cambies aquello que no te gusta de forma estructural, sin pensar si lo aplicas en tu vida social o en lo laboral. El método del autor se diferencia de otros que hayas podido probar en el hecho de que no se centra en el resultado, sino en el proceso. Te contamos todos los detalles a continuación. ⤵️


¿Qué son los 'hábitos atómicos'? 

A menudo pensamos que para cambiar nuestro estilo de vida tenemos que pensar en hacer grandes ajustes. Nada más lejos de la realidad. Según el reconocido experto en hábitos James Clear, el cambio real proviene del resultado de cientos de pequeñas decisiones: hacer dos flexiones al día, levantarse cinco minutos antes, hacer esa corta llamada telefónica que no dejamos de posponer.

Clear llama a estas decisiones hábitos atómicos. Tan pequeños como una partícula, pero tan poderosos como un tsunami. En este libro innovador nos revela exactamente cómo esos cambios minúsculos pueden crecer hasta llegar a cambiar nuestra carrera profesional, nuestras relaciones y todos los aspectos de nuestra vida. Y como te decíamos antes, no se trata de que consigas los objetivos "a, b y c" de tu lista, sino de que en el proceso aprendas a deshacerte de todo aquello que te limita y seas una persona distinta cuando termines con el método Clear. 

Dicho de otra forma, la meta no es que corras una maratón, la meta es que te conviertas en corredor. Y así con todas las disciplinas o campos en los que quieras aplicar cambios significativos. Si en el calendario de 2022 tienes una cita para aprender por fin a tocar la guitarra, con Clear descubrirás que la meta no es aprender a tocar la guitarra, sino desarrollar la sensibilidad, oído y ritmo en el proceso para que en el 2022 te conviertas en músico. 


¿En qué consiste el método de James Clear? 

El autor nos propone un método de cuatro pasos para desarrollar hábitos: señal, anhelo, respuesta y recompensa. Se trata de un sistema hecho basándose en evidencias científicas y que apoyan el cambio de comportamiento tanto para desterrar los malos hábitos como para incorporar aquellos nuevos de forma consistente, para que pasen a formar parte de nuestra vida. 

Como comentan en ABC Bienestar, Clear nos enseña cómo «cualquier meta está al alcance de la mano, siempre y cuando empecemos desde lo más simple». Y esa es una de las claves para hacer que este método nos garantice el éxito. También se apoya en lo que el autor llama las Cuatro Leyes del Cambio de Conducta. ¿En qué consisten? Te hacemos un pequeño avance: 

1) Hacerlo obvio. En este apartado el autor nos habla de la mejor forma de construir un nuevo hábito desde cero. ¿Cómo empezamos a dedicar un rato cada semana a aprender un programa, por ejemplo, pese a nuestra falta de tiempo? Según nos explica, la clave está en la motivación pero también (especialmente) en el ambiente que nos procuramos. Además Clear nos da las claves para llevar las riendas de verdad y dominar el autocontrol. 

2) Hacerlo atractivo. La segunda ley nos dice que para lograr un nuevo hábito hay que lograr que sea irresistible, que nos llame, que sea algo que anhelamos y de ese modo sea más sencillo incorporarlo a nuestra rutina. Familia y amigos serán importantes a la hora de implantarlo, así como deberemos localizar y erradicar todo aquello que nos induzca a repetir esos malos hábitos que nos son viejos conocidos. Encontrando la causa de nuestros malos hábitos estaremos trabajando a favor de los buenos propósitos que perseguimos. 

3) Hacerlo sencillo. ¿Has oído alguna vez eso de que "no por correr se llega antes"? Pues James Clear, aunque quizás no conozca el dicho popular, creemos que estaría bastante de acuerdo. En su libro nos habla de la importancia de avanzar, no importa si es lento, pero avanzar siempre y nunca retroceder. De esa forma no sentiremos que estamos fallando y nuestra motivación no se irá al garete, razón probable de que otras veces no hayamos llegado al final con los cambios que queríamos hacer. Esta tercera ley apuesta por hacer las cosas de modo sencillo, enseñándonos técnicas como la Regla de los dos minutos para dejar de postergar tareas. 

4) Hacerlo satisfactorio. Y la última de las leyes del método Clear nos trae la regla cardinal para el cambio de conducta. No te contaremos demasiado porque creemos que nadie lo cuenta mejor que el propio autor pero en este apartado nos indica conceptos como el del socio corresponsable, esa persona que sabe de nuestra intención y nos ayuda a mantener el nuevo hábito. Aparte el autor nos da trucos para que nosotros mismos, día a día, sepamos cómo reincidir en el hábito y que poco a poco se integre en nuestra forma de hacer las cosas... para que con el tiempo no tengamos siquiera que esforzarnos porque forme parte ya de esa nueva persona en la que nos hemos convertido. 

En el método de Clear el éxito no depende de que consigas aprender guitarra o no. Depende del proceso. Y lo que determina que lo consigas es tu grado de compromiso con el mismo. Pasándolo por el filtro de Clear (quien nos explica su propio caso al principio de este libro, por cierto), tu objetivo 2022 puede ser tocar una nueva canción. El proceso que te llevará al éxito será la frecuencia de tus ensayos, la manera en que divides y practicas los pasajes complicados, tu capacidad de escucha activa y mejora basada en las opiniones de tu profesor. 

De hecho los hábitos atómicos de James Clear sirven para cualquier persona que esté buscando un sistema por fases para mejorar sus objetivos, en las temáticas más diversas —artes, nutrición, deporte, relaciones sociales, productividad... 

Así por ejemplo si eres empresario, tu meta puede ser establecer un negocio con valor de un millón de dólares. Tu sistema es la manera en que evalúas las ideas para desarrollar nuevos productos, con­tratas a los empleados y conduces las campañas de ventas. Además resulta muy relevante la Regla Ricitos de Oro, que nos enseña a mantenernos motivados en la vida y el trabajo y así conseguir los mejores resultados. No os perdáis tampoco, por cierto, la reflexión de Clear sobre el talento y cómo podemos pasar de ser buenos a verdaderamente grandiosos. En cualquier área que nos propongamos. 

Si para el nuevo curso quieres de verdad romper el molde, deshacerte de viejas rutinas e incorporar nuevos hábitos que te hagan crecer, sin duda Hábitos atómicos va a ser la lectura que marque la diferencia. Todo empieza con ese pequeño cambio que ponga en marcha el tsunami: si logras ser un 1% mejor cada día durante un año, terminarás siendo 37 veces mejor al final del año. Y no se nos ocurre mejor forma de afrontar nuestro 2022. ❤️

Valora este artículo