Entrevista a la doctora Sari Arponen, experta en microbiota

¿Sabías que el cansancio, la irritabilidad, el estrés o el mal humor pueden tener su origen en el interior de tu cuerpo? Concretamente pueden deberse a un desequilibrio de la microbiota, un microorganismo presente en nuestro intestino y que es responsable de funciones tan importantes como absorber minerales o protegernos de bacterias. 

La investigación sobre la microbiota, de hecho, es una de las mayores revoluciones en el campo de la medicina y de la ciencia en los últimos tiempos. La doctora en Ciencias Biomédicas y especialista en Medicina Interna, la doctora Sari Arponen, ha dedicado varios años de su trayectoria a investigar la microbiota y el efecto que tiene en nuestra salud. El resultado de sus investigaciones lo podemos leer en un libro pensado para todos los públicos: ¡Es la microbiota, idiota! 

Hoy, Día Mundial de la Microbiota, hemos compartido algunas preguntas con la doctora Arponen para que nos explique lo que debemos saber sobre la microbiota y cómo podemos cuidarla para sentirnos mejor. ¡No te pierdas sus respuestas! ⤵️ 


¿Qué es la microbiota? ¿Y por qué es importante para nuestra salud? 

Hasta hace muy poco a la microbiota todo el mundo la llamaba "flora". Pero no son plantas lo que tenemos en el intestino, la boca, o la piel, sino diferentes microorganismos como bacterias, hongos, virus, protozoos y arqueas. Las bacterias son las mejor conocidas y tenemos miles de millones de ellas realizando muchas funciones importantes como fabricar vitaminas y otras sustancias beneficiosas, ayudarnos a hacer la digestión o defendernos de microorganismos peligrosos que nos podrían producir infecciones.

Los descubrimientos sobre la microbiota constituyen una de las mayores revoluciones de la historia de la ciencia y la medicina. ¿Qué datos clave debemos conocer? 

Fue Leeuwenhoek el primero en observar microorganismos con su microscopio ya en el siglo XVII. Después, hace más de un siglo, Pasteur y Méchnikov, comenzaron a estudiar las propiedades beneficiosas de las bacterias de nuestro intestino. Desde aquellos momentos iniciales, se ha recorrido un largo camino en el que hemos conseguido aplicar las modernas técnicas de biología molecular para saber que tenemos unos 200 gramos de bacterias en el intestino, que son billones de microorganismos los que constituyen nuestra microbiota, y que en cada barrera de nuestro cuerpo (piel y mucosas) hay miles de especies diferentes de microorganismos con una suma de millones de genes ejerciendo funciones de lo más diversas.

En nuestro día a día, ¿qué cosas estamos haciendo mal? ¿Y qué hábitos recomienda incorporar a nuestra rutina para que nuestra salud sea mejor?   

En la sociedad moderna industrializada se consumen productos ultraprocesados con azúcar, grasas trans e industriales, y multitud de aditivos, que dañan a la microbiota. Además, se come demasiada cantidad y con demasiada frecuencia. Por otro lado, muchos fármacos, incluso aunque no sean antibióticos, son perjudiciales y a veces se toman de forma demasiado prolongada. El estrés crónico, la falta de ejercicio físico o de contacto con la naturaleza, son otros factores dañinos. Darles la vuelta implica comer una alimentación prebiótica y antiinflamatoria basada en comida real de temporada y proximidad, además de movernos más al aire libre en espacios verdes (bosque) y azules (aguas naturales), descansar las horas que tocan por la noche y desconectar de lo que nos estresa de continuo.

¿Qué es la microbioterapia? ¿Quién se puede beneficiar de ella? 

La microbioterapia consiste en la aplicación de forma específica a individualizada de probióticos de cepas concretas de microrganismos, con nombre y apellidos, sabiendo el efecto concreto que van a tener. Es decir, no es lo mismo dar por ejemplo un Bifidobacterium longum BB536 que un Lactiplantibacillus plantarum LP115: su efecto y beneficios no son los mismos. Por eso, los probióticos idealmente se deberían pautar por un profesional sanitario actualizado que los conozca bien.

También eres la fundadora de la Slow Medicine Revolution. ¿Cómo afecta nuestro estilo de vida a nuestro estado de salud? 

Podría decir simplemente que afecta a "todo", pero maticemos un poco. Tenemos una determinada predisposición genética que puede favorecer la aparición de ciertas enfermedades. Pero será el estilo de vida, es decir, los factores ambientales, los que determinen que esas patologías se desencadenen o no. Así, es nuestro estilo de vida moderno de las sociedades
industrializadas la que se asocia a múltiples problemas de salud que son prácticamente desconocidos en poblaciones con estilos de vida ancestrales: alergias, enfermedades autoinmunes, obesidad y patologías cardiovasculares,
por ejemplo.


Así pues vemos cómo el estilo de vida y la alimentación tienen un peso muy importante a la hora de determinar nuestro estado de salud. La buena noticia, lector, es que tenemos el control sobre ellas y podemos modificar nuestros hábitos para sentirnos mejor y en equilibrio. 

Y con los consejos de la experta en microbiota, la doctora Arponen, tenemos todo lo que necesitamos para aprender a llevar una dieta y un estilo de vida más saludables y que nos hagan sentirnos sanos desde el interior. ¿Empezamos?

Valora este artículo