Con motivo del Día Mundial de la Salud Mental y dentro del ciclo #LibreríasDeGuardia, Ángel Martín e Inés Martín Rodrigo charlan sobre el poder sanador de las palabras

Ángel Martín e Inés Martín Rodrigo han protagonizado este viernes 7 de octubre una interesante charla en el marco de la campaña #LibreríasDeGuardía, impulsada por PlanetadeLibros para poner el foco en la salud mental.

El encuentro ha tenido lugar en Espacio Fundación Telefónica Madrid en colaboración con Casa del Libro Madrid y los dos escritores han puesto sobre la mesa una cuestión fundamental: ¿Qué hacer cuando nos falta la salud mental? ¿Qué herramientas tenemos? ¿A quién pedir ayuda? ¿Y cómo podemos vencer los tabúes y mitos que existen aún entorno a esta área de nuestras vidas? 

Afirma Inés Martín que la salud mental es uno de los problemas fundamentales a los que nos enfrentamos como sociedad y debemos ser conscientes de que la literatura es uno de nuestros grandes aliados a la hora de enfrentarnos a esa problemática. Ya sea porque nos proporciona referentes, datos, soluciones, nos hace sentir seguros o sencillamente testimonios humanos de personas que han afrontado los mismos obstáculos que podemos estar afrontando nosotros ahora mismo, como el que nos ofrece Ángel Martín en su libro Por si las voces vuelven

Las cifras nos demuestran que la salud mental no es tema baladí, que los transtornos mentales no son algo que afecte a unos pocos. Como explica Inés Martín, «Hay historias detrás de cada cifra. Detrás de cada diagnóstico de transtorno de salud mental hay una persona. Pero también hay que tener muy claras las cifras: según la OMS un 25% de la población sufrirá algún transtorno de salud mental a lo largo de su vida. Entre el 35% y el 50% de esas personas no recibe tratamiento o no recibe el tratamiento adecuado. Los transtornos de salud mental representan el 12,5% de los problemas de salud en el mundo. 450 millones de personas viven algún tipo de transtorno mental que dificulta su vida. Cerca de 800.000 personas se suicidan a diario y la pandemia solo ha disparado esas cifras». 

La escritora misma comentaba lo importante que es que se publique sobre el tema, que se haya roto por fin el silencio que por miedo y vergüenza llevábamos guardando demasiado tiempo y que imperaba en nuestra sociedad.

De este modo destaca las distintas publicaciones que en los últimos meses han llegado a librerías (no es a la ligera que decimos que nuestras librerías son #LibreríasDeGuardia y que pueden hacernos mucho bien), destacando los testimonios en primera persona de quienes han sufrido problemas de salud mental, en sus múltiples expresiones. Y añade cómo de fundamental es que quienes tienen un micrófono, quienes han padecido una enfermedad mental y no saben si volverán a padecerla un día, den un paso al frente. Para acabar por fin con el tabú que rodea a estas dolencias. 

Algo de ello sabe Ángel Martín, a quien todos conocemos por su faceta de humorista y presentador. y quien en 2017 experimentaba un brote psicótico. Un tiempo más tarde nos sorprendía en librerías el relato en primera persona de ese bache pero también de su camino hacia la recuperacion, Por si las voces vuelven. ¿Cómo surgió la idea del libro?

«El libro es una carambola, no estaba pensado escribirlo. Lo escribí porque es el libro que yo no encontré cuando salí del hospital y estaba roto, no entendía nada, y buscaba el testimonio de alguien que hubiera pasado por lo mismo y hubiera conseguido remontar. Para copiarle milimétricamente y ver si a mí me servía». 

Cuando Inés Martín le pregunta cómo se elimina el tabú al decir abiertamente que se le ha pirado la cabeza —como afirma en su libro—, Ángel tiene clara la respuesta: 

«Creo que hay dos formas y una no está en la mano del que sufre el problema. El que lo está sufriendo lo que puede hacer es que le dé totalmente igual mencionarlo en voz alta. Dejar de sentir vergüenza por lo que está pasando. El segundo punto, el que yo creo que es más importante, es que la gente pierda el apuro a escuchar a quien le está pasando eso. A mí cuando me dicen “¿es que por qué tiene la gente miedo a hablar?” yo pienso que es porque la gente no sabe escuchar. Fin de la historia. Si tú tienes la sensación de que al contarlo el otro no va a cambiar su actitud hacia tí, no te va a poner una etiqueta de “defectuoso”... tú no tendrías ningún apuro en mencionarlo». 

Aprender a escuchar para ayudar mejor

En palabras del autor, «no es tan difícil escuchar». Considera que muchas veces el problema radica en que quien escucha se siente obligado a dar una solución. La escucha activa desaparece y se enfoca a pensar en la réplica que debe dar, en poder ofrecer la solución que "se espera de él". Algo en lo que Ángel Martín difiere totalmente: 

«No es así. Muchas veces te cuentan las cosas simplemente porque contar las cosas ayuda, es como purgar un radiador. Quitas ese aire retenido y ya calienta. Entonces muchas veces es eso: necesito verbalizarlo [...] y que simplemente me escuches».

Cuando Inés Martín Rodrigo le pregunta sobre el estigma asociado a las enfermedades mentales, explica que sencillamente no ha tenido la sensación de sufrir un estigma ya que nadie más lo sabía, salvo su entorno más cercano. Y tampoco ha sido su objetivo analizar el impacto que el brote psicótico estaba teniendo en su vida. En cuanto salió del hospital, no se paró a pensar. Se puso a reconstruirse desde el minuto uno sin pensar demasiado en lo demás. Y, como explica en el libro, el Ángel que está escribiendo esto tiene muy poco que ver con el Ángel de antes.

Imagen cortesía de Fundación Telefónica | Foto Irene Medina

¿Qué Ángel eras antes y qué Ángel eres ahora?, pregunta Inés Martín: 

«No tienen nada que ver. Imagino que en la esencia hay algunas cosas comunes, pero yo creo que a lo largo de la vida nos suceden cosas y el cambio que provocan en ti puede ser tan salvaje que de repente te conviertas en otra persona. [...] Me di cuenta de que en mis 40 años de vida yo no había sabido escuchar. Empiezas a escuchar y el mundo es otro. La persona que eras antes ya no está, desaparece y empieza a construirse de otra forma. En mi caso, al salir del hospital no sabía qué cosas me emocionaban y cuáles no. Y decidí que no iba a perder más tiempo tratando de descubrir por qué las cosas que me gustaban, ahora de repente ya no. A tomar por saco, ya no tenía tiempo de plantearme el porqué de las cosas. Me puse a construir única y exclusivamente en base a las cosas que sí me interesaban y sí me daban emociones en ese momento». 

¿Por qué tenemos miedo a hablar de salud mental?

Otra cita que aparece en Por si las voces vuelven tiene que ver con el miedo a hablar sobre salud mental. Con haberlo perdido (casi) por completo. En el caso de Ángel Martín ese miedo proviene del otro. O conoces muy bien a la persona que tienes enfrente y sabes que está entendiendo milimétricamente lo que estás queriendo decir o puede que se malinterpreten muchas cosas. Por eso explica que trata de ser muy prudente para asegurarse de que la otra persona le entiende.

«Tienes miedo a hablar por culpa de la reacción del otro, no hay más. Tú no tienes miedo de contarle a alguien que te has caído de la bicicleta y te has roto la pierna. Porque el otro no va a cambiar su actitud hacia tí. Si tú tienes la sensación de que decirle a alguien “me han diagnosticado que igual soy bipolar” y crees que el otro va a decir “pues no sé si vas a estar capacitado para hacer el trabajo que estás haciendo”. Pues no te lo voy a decir. Es importante saber eso. No podemos tener miedo a dejar de ser nosotros con la gente que no nos acepta como somos [...]. Para mí escribir este libro ha reconfigurado el valor de las palabras. De repente he descubierto el valor que pueden tener». 

Como afirma Ángel, normalizar es lo que ayuda a poder hablar de las cosas y poder dar referentes a la gente que está en tu misma situación. Si quieres conocer todos los detalles de la charla que mantuvieron Inés Martín Rodrigo y Ángel Martín, te invitamos a ver el evento completo. Y, si te quedas con ganas de oír a más autores charlar abiertamente sobre salud mental, no te pierdas todos los referentes que se han unido en la campaña #LibreríasDeGuardia.

Valora este artículo