Marian Rojas: «Me parece fundamental que en pleno siglo XXI sepamos que las emociones influyen en nuestra salud»

Imagen articulo: Marian Rojas: «Me parece fundamental que en pleno siglo XXI sepamos que las emociones influyen en nuestra salud»

25 abr 2024

Actualizado 26 abr 2024, 8:40

Es una de las divulgadoras en psiquiatría más reconocidas de nuestro país, sus libros baten récords de ventas y sus conferencias y su podcast son el punto de apoyo al que muchas personas recurren para empezar a comprenderse. Gracias a Marian Rojas hemos aprendido el papel que juegan en nuestra vida la oxitocina o el cortisol.

En su nuevo libro, Recupera tu mente, reconquista tu vida, nos explica cómo dejar de ser esclavos de la dopamina, cómo empezar a dominar nuestros impulsos y así ganar de nuevo el control sobre nuestra mente para ser más felices. 

Hoy conversamos con Marian Rojas para conocer más en detalle qué le impulsa a escribir, qué consejos nos da para superar nuestros miedos o cómo se vive un Sant Jordi siendo autora. No te pierdas sus respuestas. ⤵️

Cómo rescatar la atención perdida en un mundo distraído e hiperconectado.

Cada vez somos más impacientes y estamos más irritables. ¿Notas que te cuesta más prestar atención? ¿Has sentido ansiedad últimamente? ¿Toleras peor el aburrimiento y el dolor?

Vivimos en la era de la gratificación instantánea, en la cultura de la inmediatez y las recompensas y buscamos la felicidad a golpe de clic.  Llevamos una vida agitada e intensa, y con el modo fast activado. Sin darnos cuenta nos hemos convertido en drogodependientes emocionales inundados de múltiples distracciones. Todo esto tiene un impacto en nuestra capacidad de prestar atención a lo importante, de profundizar y de concentrarnos.

La buena noticia es que podemos rescatar la atención perdida, volver a reconectar con nosotros mismos y con todo lo maravilloso que nos rodea para encontrar ese equilibrio emocional que tanto ansiamos.

En este libro, la doctora Marian Rojas Estapé, con su estilo divulgativo y científico, ahonda en estas y en otras cuestiones. Te presenta a la dopamina, la hormona del placer, y cómo afecta en la búsqueda de las recompensas inmediatas que están a la orden del día, en la percepción del dolor, del aburrimiento y del malestar.

Recupera tu mente, reconquista tu vida te ayuda a pensar qué conductas muestras cuando te ves envuelto en emociones que no sabes gestionar y te proporciona herramientas para que te comprendas mejor, y así recuperar el control de tu vida.

¿Cómo podemos conocer mejor nuestras emociones y aprender a gestionarlas en el día a día? 

Gestionar las emociones es para mí uno de los grandes retos del siglo XXI. Para poder gestionar mis emociones primero tengo que identificarlas. Eso significa entender que hay cosas que me suceden ante las distintas circunstancias externas de la vida, ante mis pensamientos y ante mi propia historia. Me parece fundamental que en pleno siglo XXI sepamos que las emociones influyen en nuestra salud, por lo tanto, el aprender a identificarlas, comprenderlas y gestionarlas puede ser un gran paso para sentirme mejor tanto a nivel físico como psicológico.

Identificar significa no tener miedo a saber cómo soy, no tener miedo a entender mi historia, no tener miedo a enfrentarme a mis miedos y, por supuesto, intentar mejorar en mis habilidades de comunicación, mi capacidad para gestionar los impulsos o mis inseguridades, porque todos tenemos batallas, inseguridades y miedos. Lo que pasa es que a veces estos nos bloquean y nos llevan a ser nuestra peor versión, mientras que otras veces somos capaces de gestionarlos e ir poco a poco superándonos. 

¿Cómo manejar los miedos sin que influyan tanto en nuestra vida?

El miedo existe y todos tenemos miedos en nuestra vida. No podemos eliminar el miedo porque sin miedo seríamos seres insensatos. Pero, por otro lado, tenemos que tener cuidado cuando ese miedo es el que nos lleva a sacar lo peor que llevamos dentro. A veces ese miedo es identificable, puedo decir: “tengo miedo a perder el control”, “a quedarme solo”, “a no ser padre/madre”, “a no ser perfecto”, “a sufrir”, “a la muerte”. Esos miedos los podemos identificar. 

A veces no sabemos a qué tenemos miedo, pero notamos que vivimos en modo alerta constantemente. Cuando nos cuesta identificar el miedo, analicemos cómo es nuestra forma de ser. ¿Eres de los que tienen miedo al conflicto? ¿De los que temen quedarse solos? ¿Tienes miedo a que no te quieran? E ir buscando cómo esos miedos se traducen en tu conducta. Cuando tengo el miedo identificado puedo entender de dónde viene: “es que mis padres eran iguales”, “es que viene de una herida”, “es que me abandonaron”, “es que no me quieren”, “es que siempre me salen las cosas mal”, “es que sufro mucho”, “es que soy extremadamente sensible”, “es que tengo miedo a que me humillen”. Cuando yo intento comprender esa frase que tanto digo, comprender desde dónde vienen esos miedos me alivia. 

Algunos miedos los podré superar, otros, en cambio, me van a bloquear y en esos a veces necesito ayuda de alguien que desde fuera que ayude a desatar el nudo. A veces esto en consulta se ve claramente, que viene alguien con un miedo atroz a algo que puede ser una tontería entre comillas, como el miedo a las arañas, a las lagartijas o a volar. Digo tontería porque eso se soluciona con facilidad. Pero otras veces son miedos muy enquistados, por historias dolorosas, por traumas sin resolver, por abandono, por circunstancias extremadamente complejas. Y a veces la ayuda de un terapeuta que nos ayude a identificarlo y a sanarlo puede ser maravillosa. 

Que no nos preocupe saber que tenemos miedos, porque todos los tenemos, pero que nos dé paz saber que los podemos identificar, que los podemos sanar y que incluso los podemos superar. 

¿Y cómo gestionamos las inseguridades, cómo podemos querernos más?

La inseguridad es algo muy propio de la soledad del siglo XXI. Está relacionada con cómo me quiero, cómo me trato, en definitiva tiene mucho que ver con la palabra autoestima. Para estar bien con alguien, en sociedad, primero hace falta estar bien con uno mismo. Y eso significa que yo me trato bien, me hablo bien, me digo cosas que me ayudan a sentirme mejor conmigo y con el mundo. Con realismo. Es decir, no hace falta desconectar de mí para decirme cosas extraordinarias, sino tratarme con un poco más de cariño y de compasión. 

Esas inseguridades muchas veces vienen porque esa voz interior desde pequeño me ha ido machacando. En el libro Encuentra tu persona vitamina hablo de los cimientos emocionales y de la grabadora de la infancia. Cómo me trataron mis cuidadores, mis padres, mis profesores, mis abuelos va a influir en cómo yo luego me voy a ir hablando. Eso tiene una enorme importancia en mi vida porque si yo me hablo mal, eso influye en mi actitud y la actitud influye en mi conducta. ¿Cómo trabajo mis inseguridades? Lo primero es identificar cómo me hablo, cómo me trato yo ante los retos, ante las cosas que me dan un poco de miedo, ante cosas nuevas que van surgiendo en el día a día. Aprendiendo a gestionar esa voz interior y quitando ese boicot que muchas veces nos hacemos, somos capaces de mejorar la seguridad en nosotros mismos. 

¿Cuál fue esa chispa que te hizo escribir? 

Cuando volví de Camboya, de sacar a niñas de la prostitución infantil, empecé a impartir conferencias en diferentes lugares sobre el tema del trauma, del dolor, del sufrimiento, de cómo podíamos ayudar a la gente a sanar sus heridas. Después de esas charlas recibía multitud de correos electrónicos de gente preguntándome cosas sobre sus heridas, sus traumas, mucha gente que había sufrido algún tipo de abuso y que jamás había hablado con nadie. Por lo tanto, seguí dando esas conferencias y empecé a armar una que se llamaba “Ser feliz. Cómo gestionar tus emociones” que me la sabía de memoria, me encantaba y la disfrutaba mucho. Muchas veces cuando salía de las conferencias la gente me decía: “me encantaría que esto lo leyera o lo escuchara mi hijo, mi padre, mi esposo, mi pareja o mi jefe”. Y yo decía: “pues habría que escribir esta conferencia”. Y de ahí surgió escribir Cómo hacer que te pasen cosas buenas para todas esas personas que querían entenderse un poco mejor. Es un libro fácil de entender que habla del estrés, del miedo, del trauma y de esas herramientas que hoy en día conocemos que nos ayudan a estar mejor con nosotros mismos y a estar mejor con el mundo. 

¿Hay algún encuentro con lectores que te haya marcado?

El primer Sant Jordi fue extremadamente especial, me pareció fascinante. Recuerdo perfectamente decirle a mi equipo de Planeta: “quiero venir siempre”.  El segundo fue muy intenso porque empecé a recibir cartas y cartas. Llevaba un bolso grande y cada vez que recibía una carta la metía en el bolso. Cuando cogí el tren dirección a Madrid estuve las tres horas leyendo cartas. Al día siguiente las contesté, había más de cien. Y lloré, muchísimo. 

Soy consciente de que cada vez que vuelvo de Sant Jordi en el tren lloro un rato. Soy muy emotiva. Porque en todas esas palabras que me transmiten los lectores, me emociono. Al final mi día a día consiste en ver pacientes o de vez en cuando voy a alguna de mis conferencias, pero poder estar en el tú a tú con ese lector que te mira y te dice: “gracias, porque ya me entiendo mejor”, “gracias, porque mi relación de pareja está funcionando gracias a haber entendido mi historia”, “gracias, porque después de leer un libro he decidido cuidarme, sanarme o perdonar a alguien o algo de mi historia que estaba enquistado”, eso no tiene precio. Me emociono.

Podría dar miles de anécdotas porque son momentos superespeciales y muchos de ellos los tengo guardados en una libreta donde los escribo para no olvidarme nunca. Cuando vienen esos momentos de agotamiento por tanto trabajo y por tantas preocupaciones, abro esa libreta, leo muchas de esas anécdotas y recupero esa fuerza y ese ímpetu para seguir escribiendo, para seguir investigando, para poder curar y para poder seguir ayudando a todos los que estáis ahí detrás. 

Y tú, ¿has leído alguno de los libros de Marian Rojas? Deja tu comentario más abajo diciéndonos cuál de sus consejos te ha resultado más útil. ¡Nos encantará leerte! 😉

Artículos relacionados
Miniatura articulo: Jesús Carrasco: «El campo ha sido mi espacio de juego, de formación y de crecimiento emocional»
Entrevistas-16 may 2024

Hablamos con Jesús Carrasco, ganador del Premio Biblioteca Breve, acerca de su último trabajo 'Elogio de las manos'

Miniatura articulo: Luis Landero: «Nos estamos perdiendo la lentitud, que es lo que nos ayuda a pensar, a sentir y a mirar»
Entrevistas-18 abr 2024

Hoy entrevistamos a Luis Landero para conocer más en profundidad cómo nace su nueva novela, 'La última función' 

Miniatura articulo: Raquel Riba Rossy: «La idea del amor romántico nos ha jodido la vida»
Entrevistas-7 mar 2024

No te pierdas la entrevista a Raquel Riba Rossy donde nos habla de sus referentes o por qué el amor romántico ha sido el opio de las mujeres

Miniatura articulo: Alana S. Portero: «Todos aquellos que tengan prejuicios deberían acercarse y leer ‘La mala costumbre’»
Entrevistas-6 mar 2024

Entrevista con la autora de 'La mala costumbre', una novela de crecimiento sobre una niña atrapada en un cuerpo de niño en el Madrid de los 80

Otros contenidos que te pueden interesar

Comentarios y valoraciones sobre el artículo:

Marian Rojas: «Me parece fundamental que en pleno siglo XXI sepamos que las emociones influyen en nuestra salud»

Actualmente no hay comentarios para este artículo, sé el primero en comentar.