¿No te ha pasado alguna vez que estás leyendo un párrafo de un libro y de repente tu entorno se esfuma para dar paso a ese escenario por el que te conduce la historia? Por supuesto. Es la magia de la literatura, que nos hace viajar a tiempos y lugares que ni siquiera tienen que coincidir con los nuestros. 

Ese efecto se intensifica aún más si el libro en cuestión es El Libro Negro de las Horas, la nueva novela de Eva García Sáenz de Urturi, ganadora del Premio Planeta 2020 con Aquitania y autora de la exitosa Trilogía de la Ciudad Blanca, con una legión de seguidores que ya no pueden prescindir del magnético personaje Kraken.

El Libro Negro de las Horas es una novela apasionante, trepidante y absorbente. Una carrera vertiginosa por encontrar un antiguo libro de las horas, una pieza única, una obra que levanta las más bajas pasiones de los bibliófilos y que dejará un rastro de muertes.

Una de las cosas que nos gusta más de esta novela y de su historia es que en su camino nos hace viajar por los escenarios más pintorescos de Vitoria y Madrid. ¿Quieres saber cuáles son y poder hacer una ruta de lo más literaria? ¡Acompáñanos en este viaje al corazón de El Libro Negro de las Horas! ⤵️


Vitoria-Gasteiz 

En Vitoria-Gasteiz empieza todo porque allí discurre la novela en dos tiempos distintos, la segunda mitad de los años setenta y mayo de 2022. La huella de Vitoria, como en todas las novelas de Eva García, está muy presente y se convierte en una protagonista más del relato, como ya ocurrió con la Trilogía de la Ciudad Blanca, Y dentro de Vitoria, estos son los escenarios en los que encontramos a nuestros personajes... 

La plaza de la Virgen Blanca

La Plaza Vieja es el gran espacio de la capital, el corazón del casco viejo vitoriano, el eje donde discurre la novela y por donde pasan casi todos los personajes de la misma. Unai rastrea la información que necesita por calles medievales, como la de La Zapatería, de antiguo origen gremial, con sus edificios restaurados, que albergaban casas de la época con largos pasillos y escaleras empinadas «que en invierno distribuían mal el frío y en verano acumulaban el calor en la última planta», como describe la autora.

Torre de Doña Otxanda

La novela también nos lleva por las cercanías de la actual sede del Museo de Ciencias Naturales, la antigua torre de Doña Otxanda, datada en el siglo XV y que defendía desde su fachada exterior la muralla de la ciudad, Cerca de esta torre los personajes de la novela también deambulan por el cantón de las carnicerías, con sus viejas librerías, ahora convertidas en atractivos lugares donde refugiarse para disfrutar de una buena lectura, por ejemplo. ;) 

Colegio de la Veracruz

En El libro Negro de las Horas hay dos edificios que adquieren una especial relevancia. Uno de ellos es el Colegio de la Veracruz, lugar en el que Ítaca Expósito, madre biológica de Kraken, es abandonada una fría noche de invierno, siendo recogida por las monjas. Altos muros, estancias desangeladas, sótanos con poca luz que guardan importantes secretos y talleres donde copiar las obras de grandes maestros serán el patio de recreo de esta niña. No explicaremos mucho más para no hacer spoiler pero este colegio tiene una importancia capital para el desarrollo de la historia. 

Escuela de Artes y Oficios

La escuela ubicada en la Plaza del Conde de Peñaflorida es el segundo de los grandes edificios en los que nos debemos fijar para entender por dónde transcurren los hechos de esta novela. La Escuela de Artes y Oficios es el lugar en el que Ítaca deslumbra a su entorno con sus virtudes artísticas y también donde conocerá el amor tras descubrir que fuera de los muros colegiales hay una vida que hasta entonces ella desconocía. 


Madrid 

Si saltamos en el tiempo y el espacio, Madrid es sin duda otro de los lugares claves para los hechos de la novela. Así que ¿nos acompañáis en este viaje a la capital? Viajando al lado de Kraken, nunca se sabe qué giro de los hechos nos puede sorprender... 

Barrio de las Letras

Está en el corazón de la ciudad, en pleno centro. Se ubica entre la calle de Atocha y la Carrera de San Jerónimo, limitando con la Plaza de Santa Ana y con los museos Caixaforum y Thyssen allá en el Paseo del Prado. Por circunstancias literarias nuestro Barrio de las Letras se extiende un poco más, hacia la calle de Alcalá, porque la sede del Instituto Cervantes tiene un papel destacado. Este edificio histórico alberga en sus sótanos la Caja de las Letras, en la que, aprovechando las cajas de seguridad del banco que tuvo allí su sede, relevantes personajes de la cultura depositan un legado que se abrirá en la fecha que ellos decidan. 

Se trata de un barrio plagado de reseñas históricas de grandes personajes de la literatura, con efecto directo en el nombre de sus calles y con algunos edificios especialmente destacables, como la casa museo Lope de Vega o casa Cervantes. En lo relativo a El Libro Negro de las Horas, no le pierdas la pista a la calle Atocha

Librerías de viejo

Y sin alejarnos del barrio más literario de la ciudad, destacan en la novela sus librerias antiguas y de coleccionista. Son aquellos lugares donde personajes curiosos pueden encontrarse mientras van a la caza de la siguiente joya, libro raro o ejemplar único que nadie más podrá tener, navegando delicadamente entre lo legal y lo ilegal. 

De todas las librerías de viejo y de libro de lance destacan las tradicionales casetas de la Cuesta de Moyano y las librerías de la Calle del Prado, lugar donde se hallará uno de los tesoros del relato. 


Llegados a este punto solo nos queda entregarte el mapa a ti, lector, e invitarte a que te sumerjas en el fascinante mundo del coleccionismo y la bibliofilia que nos narra El Libro Negro de las Horas. No puede haber mejor acompañante que Kraken ni mejor guía que Eva García Sáenz de Urturi. ¿De verdad te vas a perder esta aventura? ❤️

Valora este artículo