1. PlanetadeLibros
  2. /
  3. Entrevistas
  4. /
  5. Nos sumergimos en el fenómeno 'Pan de limón con semillas de amapola' y hablamos con sus protagonistas

«Al abrir el antiguo horno de leña el olor a pan recién hecho acarició el alma de Marina. Cerró los ojos, inspiró lentamente. Olor de infancia. Olor a hogar». 

De algo en apariencia tan sencillo como un horno nace todo un fenómeno que está triunfando a escala internacional (la novela original de Cristina Campos cuenta ya con siete ediciones y es bestseller en España) y está suscitando las mejores críticas en su adaptación a la pantalla, encabezada por el ganador de dos premios Goya Benito Zambrano.

Para saber un poco más sobre las claves del éxito de esta historia hemos reunido a algunos de sus protagonistas, incluyendo a sus agentes de derechos internacionales, para no perdernos nada sobre el momento tan especial que está viviendo Pan de limón con semillas de amapola. ¡No te lo pierdas! ⤵️


Una historia íntima (y universal) 

Todo nace con la novela de Cristina Campos, una historia intimista que lleva a dos hermanas con contextos distintos y una relación que el tiempo ha atenuado a reunirse en un lugar muy significativo de su infancia. Y lo que sucede en ese negocio familiar y entre esas dos hermanas ha acabado llegando a miles de lectores e incluso a la gran pantalla. ¿Mientras escribía la novela, su autora tenía claro que podía convertirse en una historia universal?  

«Cuando escribes no piensas más que en tus personajes, en su intimidad, en dotarles de una personalidad propia. Desconoces cuál va ser el futuro de tu novela. Claro que es hermoso que esa universalidad suceda, pero nunca la perseguí. Dudo que los escritores piensen en el éxito de sus novelas mientras las escriben», afirma la escritora. Y sin embargo esta historia ha traspado fronteras, como nos comenta el agente de derechos internacionales en el departamento de Foreign Rights, Miguel Zamorano. Ya existen siete ediciones, dos vienen en camino (Brasil y Lituania, que saldrán entre 2022 y 2023 según está previsto).

¿Cuál es la clave del éxito de esta historia? 

Zamorano comenta que se trata de una combinación de ingredientes: «Entre ellos, destacamos el emplazamiento, que es Mallorca, tanto el interior como la costa, un espacio bonito y evocador, que gusta mucho internacionalmente. Y una historia tierna, conmovedora, de las que llegan al corazón de los lectores. [...] Nos ha sorprendido la acogida que ha tenido en Alemania, donde fue un auténtico bestseller. Hasta el punto de llegar a estar en la lista de más vendidos de Der Spiegel varias semanas».


Del libro a la pantalla 

Y es que desde su publicación en España la novela de Cristina Campos ha despertado muy buenas sensaciones entre sus lectores, que reseñan así Pan de limón con semillas de amapola: «¡Sencillamente maravilloso!. Te atrapa desde las primeras líneas y te conduce por una historia escrita con mucha sensibilidad, nostalgia y amor. Narra tan bien y es una historia tan bonita que es imposible dejar de leer. Mi primer 10 para un libro!». 

Las hermanas Anna y Marina tienen muy buena parte de la culpa de que esta novela enganche tanto. Y es que son auténticas y están llenas de matices. Si le trasladamos a su creadora Cristina Campos qué cree que es lo que más atrapa de las protagonistas, esto es lo que nos contesta: «Soy generosa escribiendo. Profundizo en mi intimidad para dotar de verdad a mis personajes. Hablo de mi luz y de mi oscuridad. Todo ser humano tiene luz y oscuridad y ahí la identificación de mis lectores con las protagonistas de la novela. La novela es un retrato de la intimidad femenina de cuatro mujeres contemporáneas». 

Y precisamente esta complejidad y riqueza de matices es la que sumó a bordo del proyecto al guionista y director Benito Zambrano. Nos comenta cómo fue el proceso: «El mérito de la adaptación de Pan de limón con semillas de amapola hay que otorgárselo a Filmax, a los productores Carlos Fernández y Laura Fernández. Ellos son los que leyeron la novela y decidieron lanzarse con este proyecto. A mí me llegó como un encargo por parte de Filmax. Y como digo siempre, para que yo me lance a un proyecto me tiene que golpear dentro. Como espectador o primer lector en este caso me tiene que emocionar, conmover, me tiene que atraer. Porque el proceso de hacer una película es un proceso muy largo desde que uno empieza con la escritura del guión hasta que termina la película, y tienes que tener una gran fe en lo que estás haciendo».

En la gran pantalla disfrutamos de las interpretaciones de Elia Galera y Eva Martín como las hermanas Marina y Anna, dos interpretaciones que destacan por su honestidad, puesta al servicio de la historia. Como resumía Federico Marín Bellón para Diario ABC, se trata de «una historia con ingredientes de calidad [...], horneada con conocimiento, paciencia y oficio, cuya historia se abre paso sin abusar del juego sucio». 

Y sobre esos ingredientes principales nos habla el director de la película, Zambrano: «como en todas mis películas, cuando estoy en el proceso de escritura del guión no pienso en los actores a los que voy a elegir, no trabajo con esa idea. Cuando empiezo el proceso de hacer la película confío en el equipo de casting y empezamos el trabajo de buscar a los actores, como digo siempre, que sean los adecuados a la película. Es un proceso que para mí es muy importante porque, si importante es el guión, ya en el proceso de hacer la película lo más importante son los actores. Para mí son la clave: que una película esté bien o mal para mí va en función de la elección de los actores y de que estén en estado de gracia. No conocía a Eva Martín ni a Elia Galera antes de empezar el casting, ni tenía idea de cómo iba a ser. Siempre es un proceso intenso e interesante, muy importante para mí».

Como comenta el director, en el proceso de casting que llevaron a cabo junto a Pep Armengol y Luci Lenox, «era fundamental encontrar a nuestra Marina y a nuestra Anna y que fueran capaces de darle un brillo especial, personalidad y autenticidad a estos personajes. Y que además funcionara y fuera muy creíble la relación entre las dos hermanas. Tuvimos suerte y yo creo que tanto Elia Galera como Eva Martín hacen un trabajo excelente recreando muy bien estos dos personajes, dándoles una vida y una dimensión que los hace maravillosos».

Algo de lo que no tenemos dudas, ya que la adaptación a la pantalla de Pan de limón con semillas de amapola ha estado muy presente en la temporada de premios, destacando la nominación a mejor guión adaptado en la 36ª edición de los Premios Goya, que se celebra el sábado 12 de febrero. Además, la película no deja de cosechar buenas críticas, igual que ha sucedido con la obra original de Cristina Campos que ha dado pie a este fenómeno. 

Si preguntamos al agente de Foreign Rights por las perspectivas internacionales de esta historia, lo tiene claro: «Sin duda alguna la película ha ayudado a que el libro viaje a otros territorios. Por un lado, algunos editores internacionales que conocían ya el libro, se decidieron por publicarlo y añadirlo a su catálogo tras la película. Por otro, los que no lo conocían han mostrado interés en el libro y se han animado a evaluarlo, y esperemos que terminen también por añadirlo a sus catálogos».

Y con siete ediciones internacionales disponibles actualmente, nuevas ediciones en camino y la historia de estas hermanas presente en lugares tan lejanos como Brasil, no tenemos duda de que a Anna y Marina les queda mucho más aún por conquistar. 

Valora este artículo