Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información estadística del uso de nuestra página web y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.
Cerrar
Planeta de Libros
Lola García
Badalona, Barcelona, 1967

Lola García

Badalona, Barcelona, 1967

Lola García es periodista. Licenciada en Periodismo y en Ciencias Políticas, trabajó en El Periódico de Catalunya, donde fue jefa de la sección de Política. Es directora adjunta de La Vanguardia, periódico en el que fue subdirectora y responsable de las áreas de Política, Vivir y Deportes. Colabora en tertulias de varios medios de comunicación.

El naufragio

El naufragio

Lola García

Crónica desapasionada de lo que ha pasado en Cataluña en los últimos años, y por qué.

Sinopsis de El naufragio

Todo empezó hace casi seis años, cuando Artur Mas regresó de la Moncloa con la negativa de Mariano Rajoy a abordar un pacto fiscal para Catalunya. Aquel presidente de la Generalitat designado a dedo por Jordi Pujol, un gestor de factura clásica convergente, un político de corbata que se definía como business friendly, emprendió entonces una carrera imparable abrazado al independentismo en el que nunca había militado.

Mas fue avanzando en la vía del desafío al Estado español como quien se adentra en un bosque de espesa maleza que se obstruye a sus espaldas, cerrándose puertas una tras otra a una posible rectificación, en la confianza de que su rival en la Moncloa cedería en algún momento a una negociación o sería obligado a hacerlo por los líderes europeos. El president prometió a los catalanes que mantendría el rumbo a Ítaca, pero por el camino fue extraviando enseres y tripulación sin que se avistara el anhelado destino en el horizonte.

¿Qué impulsó a Mas a enfilar esa dirección y a mantenerla frente a viento y marea? ¿Quiénes le influyeron durante el trayecto? ¿Hubo algún momento en el que fuera posible cambiar el curso de la historia y evitar una de las mayores crisis institucionales y políticas de España? Al final, Carles Puigdemont, alcalde de Girona, independentista de cuna, tomó el relevo y acabó por proclamar una república simbólica que sólo sirvió para que Cataluña perdiera el autogobierno del que había disfrutado durante 40 años. «No quiero ser el presidente de Freedonia», dijo Puigdemont en un destello de clarividencia justo antes de sucumbir al apelativo más corrosivo y letal de todos, el de «traidor», y declarar una independencia que acabó naufragando.

Libros de Lola García

Bibliografía de Lola García

Cargando...