Estamos seguros de que alguna vez te ha pasado esto, lector: te encuentras en una librería caminando entre secciones, paseando la vista entre géneros y te topas con la estantería que lleva por cartel "novela gráfica". Sus lomos coloridos y sus tipografías llamativas reclaman tu atención pero no acabas de estar seguro de qué te espera al otro lado de esas cubiertas. ¿Serán cómics? ¿Es otra cosa? Pues bien, pasa y siéntate porque en este post venimos a contarte todo lo que necesitas saber para adentrarte en el mundo de la novela gráfica. ¡Y no nos faltan recomendaciones de lectura! Así que... ¿leemos novela gráfica juntos? 


¿Qué es una novela gráfica y qué no lo es?

No es extraño que haya cierta confusión entre novela gráfica y cómic. Si bien está claro que hay un elemento clave, la parte gráfica... no son pocas las personas que usan el concepto de novela gráfica como sinónimo de cómic. Comparten algunos elementos, claro, ya que la novela gráfica sigue formando parte del género cómic, pero también hay algunas diferencias que hacen que la novela gráfica se distancie del cómic tradicional. De ahí que surgiera esta nomenclatura aparte. ;)

Vemos a continuación qué diferencias principales podemos encontrar entre los dos formatos. ⤵️

  • El cómic se caracteriza por la serialidad, por ser una historia pensada para ser disfrutada en entregas. En contraposición la novela gráfica está pensada como un todo, como una entrega autoconclusiva cuya historia se puede disfrutar por completo, de principio a fin, en una sola entrega. E incluso cuando la historia se desarrolle en más de un volumen, éstos también serán autoconclusivos. Aunque hay excepeciones, claro, y la creatividad de los artistas de cómic y novela gráfica a veces desborda los límites de lo que sería el estándar del género. 
  • Las temáticas también son distintas. Aunque hay cómics de todos los géneros y subgéneros, y cubren multitud de temas, el cómic suele tener un tono más ligero y se suele enfocar a un público más juvenil. En la novela gráfica nos encontramos con temas más profundos, de reflexión sobre la sociedad y el individuo, pudiendo abordar temas como la muerte, el consumismo, la política... cualquier tema que pueda interesar a un público más adulto y que se plasma en un formato gráfico. Con ello el tiempo de lectura también se alarga, ya que el calado de los temas de una novela gráfica suele ser mayor que en cómic. 
  • En lo cuantitativo, hay una diferencia importante en cuanto a la longitud de la obra. El cómic americano suele tener unas 30 páginas, el formato europeo entre 42 y 50 páginas, y ambos son de lectura rápida. En una tarde generalmente el lector es perfectamente capaz de haber devorado la última entrega de su cómic favorito. La novela gráfica sin embargo supera ampliamente las 50 páginas y tiene un ritmo de lectura más lento, dado tanto por su longitud como por las temáticas que trata. Es cierto que también podemos encontrar cómics de mayor extensión pero, como decíamos, su lectura suele ser igualmente rápida y enfocada a la diversión, a diferencia de los temas más reflexivos que predominan en la novela gráfica. 
  • También en lo cuantitativo hay algo muy sencillo para saber si tenemos en nuestras manos un cómic o una novela gráfica. Si va grapado, es cómic. Si es de cartoné y con lomo encolado, quien nos hace compañía es una novela gráfica, con un formato equivalente al de un libro tradicional. 

Sobre la escala temporal, se hace dificil de concretar. Como decíamos al principio de este post, no hay un consenso ampliamente establecido con respecto a qué define a una novela gráfica como tal. Y tampoco está definido cuándo vivimos su nacimiento. Sin embargo uno de los referentes citados más habitualmente para fijar la cronología de la novela gráfica es la obra Contrato con Dios, de Will Eisner (1978). En ella el dibujante de cómics y creador de historias como The Spirit volcó los demonios personales que le perseguían tras la muerte prematura de su hija. El resultado fue una historia madura y profunda que supuso el bautismo de una nueva corriente, la novela gráfica. 

La complejidad de temas está servida en la novela gráfica, Aunque como bien explica Juan Royo, su carácter visual es un colchón amable para aterrizar en sus páginas, ya que «facilita la introducción a temáticas complejas. Se trata de una punta de lanza que permite ordenar ideas y clasificarlas para una mejor comprensión». Por no mencionar el talento de los artistas que dan forma al género de la novela gráfica. Nos sobran razones para acercarnos a él. ❤️


Nuestras propuestas para que te adentres en la novela gráfica 

Y llega el momento de pasar a la acción, ¿no crees? Si alguna de las cosas que te hemos contado te ha puesto los dientes un poco largos (y esperamos que así sea), será el momento de recomendarte algunas obras para que por fin te acerques a esa estantería de la librería que siempre observas desde la distancia. Nosotros creemos que tus primeros pasos en el género de la novela gráfica deberían ir por aquí. ¡A ver qué te parecen! 

1) La bibliotecaria de Auschwitz

A Dita le encanta leer. Pero en Auschwitz, los libros están prohibidos bajo pena de muerte. Dita Adlerova es una adolescente que, junto a su familia y tantos otros judíos, es llevada al más letal campo de concentración de la Segunda Guerra Mundial: Auschwitz. Sin embargo, cuando Dita descubre un puñado de libros, decide convertirse en la “Bibliotecaria de Auschwitz”, arriesgando su vida para que niños y adultos puedan evadirse, aunque solo sea por unas horas y solo con la imaginación, de la terrible vida en el campo de exterminio. Pero ha de tener cuidado: el letal doctor Mengele, famoso por sus terribles experimentos, la vigila de cerca.

Salva Rubio y Loreto Aroca adaptan a novela gráfica la exitosa novela de Antonio Iturbe que cuenta esta increíble historia real, y que ha vendido miles ejemplares en todo el mundo.

2) Las tres heridas de Miguel Hernández

Novela gráfica divida en tres capítulos, narra la vida de Miguel Hernández, poeta y dramaturgo nacido en Orihuela, entre 1925 hasta el periodo de la postguerra. Esta obra de Carles Esquembre nos ofrece una imagen del poeta muy personal que seducirá y deslumbrará a todos aquellos que conocen los versos y las circunstancias que rodearon al escritor, y también a los que por primera vez se acerquen a su imagen a través de estas páginas.

En Las tres heridas de Miguel Hernández, la originalidad está por encima de todo, el poder de la sugerencia y una huella personal que embarga cada uno de los dibujos dotándolos de una intensidad y una iluminación –en el amplio sentido de la palabra– que perdurarán en el lector.

3) Morder la manzana

Raquel Riba Rossy, autora de Lola Vendetta, lleva a cabo la adaptación completa del libro de Leticia Dolera tras su paso por la antología Voces que cuentan, en uno de las novelas gráficas más impactantes en toda su trayectoria.

Éste es uno de esos libros esenciales que nacen de la necesidad y de la urgencia. Porque Leticia Dolera necesitaba contar por qué es feminista y por qué todas deberíamos serlo. Un camino vital en el que se ha encontrado con personas inspiradoras, lecturas reveladoras, anécdotas —de las buenas, de las malas y de las peores— vividas muy de cerca o en primera persona. Morder la manzana es también la historia de mujeres valientes que marcaron el camino y cuyo ejemplo nos ayuda a despertar nuestras conciencias y también a enseñar a las más jóvenes. Y la magnífica y exhaustiva adaptación que hace Raquel Riba Rossy al formato gráfico es la razón definitiva que necesitamos para concedernos esta lectura. 

4) La chica invisible

Un cadáver aparece en el vestuario del instituto Rubén Darío. La muerta es Aurora Ríos, una adolescente retraída y sin amigos que apenas se relacionaba con nadie. Era prácticamente invisible para casi todo el mundo. El cuerpo presenta un fuerte golpe en la cabeza y junto a él hay un peculiar objeto; una brújula. Julia Plaza, compañera de clase de la chica invisible, está obsesionada con encontrar respuestas, ¿será capaz de resolver el enigma? En este instituto todos tienen secretos, todos parecen culpables, todos son sospechosos...

Alba Cardona, autora de Planeta Manga, adapta a novela gráfica el thriller, La chica invisible, obra de Blue Jeans, uno de los autores nacionales de literatura juvenil más destacados y cuyas obras ya acumulan miles de lectores. ¿Descubres con nosotros el enigma del Rubén Darío? 

5) Nada

Pocos años después de la guerra civil española, Andrea llega a Barcelona para estudiar Letras en la Universidad. Durante su estancia en la maravillosa ciudad condal se hospedará en casa de sus familiares, pero la expectación que siente en esos momentos mágicos iniciales se va a borrar de golpe al abrirse la puerta del piso. A partir de ese momento todo le va a parecer una pesadilla. El ambiente familiar será cada vez más insoportable y el dolor de la soledad de la protagonista va unido a su figura, sombra apenas reflejada en algún espejo. Al acabar el año, ella cree que no se ha llevado nada pero, ¡cuánto pesa, sin embargo, el equipaje vivido!

Basado en la novela homónima de Carmen Laforet. Claudio Stassi ilustra a la perfección el ambiente familiar asfixiante y la decadencia de la Barcelona de la postguerra. Descubre a través de los ojos de Stassi una de las novelas esenciales de la literatura española. 

6) La ciudad de los prodigios

Una de las novelas más queridas y leídas en todo el mundo se convierte en novela gráfica gracias al trazo de Claudio Stassi. En el período comprendido entre las dos Exposiciones Universales de Barcelona de 1888 y 1929, con el telón de fondo de una ciudad tumultuosa, agitada y pintoresca, real y ficticia, asistimos a las andanzas de Onofre Bouvila, inmigrante paupérrimo, repartidor de propaganda anarquista y vendedor ambulante de crecepelo, y su ascensión a la cima del poder financiero y delictivo.

Eduardo Mendoza, en la novela original, nos propone un singularísimo avatar de la novela picaresca y un brillante carrusel imaginativo de los mitos y fastos locales. Una fantasía satírica y lúdica cuyo sólido soporte realista inicial no excluye la fabulación libérrima. Y ahora el genial artista de novela gráfica Claudio Stassi nos lleva a revisitar esa Barcelona única de Mendoza. No te la pierdas. ;) 

7) Tamara de Lempicka

París, década de 1920.  La pintora Tamara de Lempicka es una de las artistas más destacadas de la capital. Mujer con talento y carácter, liberal y abiertamente bisexual, pasa sus noches en los famosos cabarets de los locos años veinte, en busca de inspiración, compradores, modelos o amores de una noche. Estas noches de excesos acaban en frecuentes discusiones con su esposo Tadeusz, quien le reprocha que no cuida de su hija Kizette. Pero Tamara no tiene intención de cambiar, especialmente porque es el dinero de sus pinturas lo que mantiene a la familia.

Virginie Greiner y Daphné Collignon pintan el retrato de una mujer moderna, fuerte e independiente: Tamara de Lempicka, la reina del Art Déco. Descúbrela a través de esta exquisita  novela gráfica que se te va a hacer corta, ya te avisamos. ;) 

8) El guardián invisible

Y cerramos las recomendaciones por ahora con la novela gráfica basada en el best seller internacional de Dolores Redondo. ¿Nada mal, verdad? 

Hay niñas muertas en Elizondo. Alguien las está matando para enviar un mensaje. Amaia Salazar investigará estas muertes aunque ello suponga desenterrar fantasmas del pasado, remover los cimientos de su familia y establecer contacto con fuerzas que están más allá de nuestro entendimiento. El guardián invisible es la primera entrega de la celebrada Trilogía del Baztán de Dolores Redondo, un impactante thriller que te llevará al límite entre lo racional y lo mítico, entre la ciencia y la leyenda. Una lectura fascinante, vaya. 

Adaptada por Ernest Sala, la historia del Baztán adquiere una nueva dimensión. Como explica la autora sobre esta adaptación, «la riqueza, el cuidado, el detalle con que los elementos que forman parte de la novela original han sido plasmados en el cómic, son extraordinarios».

Esperamos que este post te ayude a lanzarte a la lectura de novela gráfica, un género que nos fascina por la calidad tanto de sus textos como de su apartado gráfico, un ejercicio de sintesis que adapta clásicos y una muestra de creatividad que nos demuestra que cualquier temática puede ser la protagonista de una buena novela gráfica. Esperamos que a partir de ahora tu amor por el género sólo crezca. Y no te faltarán nunca excelentes propuestas de lectura. 

¡Felices novelas gráficas, lector! 

Valora este artículo

COMENTARIOS

06/05/22 alcaru_72
Presentar la novela gráfica como algo diferente del cómic resulta tan absurdo como decir que las naranjas son distintas de las frutas. El cómic es un medio y un arte, que engloba distintos géneros. La novela gráfica apareció básicamente como un formato para obras de cómic autoconclusivas y de mayor extensión, cuya temática podía ser más adulta o no. Recientemente, ha pasado a denominar a un género de cómic, heredero fundamentalmente del "slice of life", y con una orientación más adulta en su contenido. Pero, siempre ha sido y seguirá siendo parte del cómic, al igual que las naranjas son frutas.
17/05/22 PlanetadeLibros
Sí, coincidimos. La novela gráfica, con sus características propias, nace del cómic y aún forma parte de este género. Y se enfoca por regla general a un público más adulto, como comentas. Muchas gracias por tu comentario. ;)