¿Por qué nos encanta leer en verano?

¡Bienvenido, lector! Bienvenido a tu hogar, porque si has hecho click en este post sabemos que es porque tienes una íntima relación con la literatura y la magia que sale de sus páginas. Puede que tu entorno no lo entienda siempre. Puede que no pillen por qué prefieres quedarte en casa en lugar de ir de terraceo con los colegas. Pero ¡te entendemos!

Y en este post hemos recogido todas las razones científicas que dicen que tú, querido lector, tienes tooodo el derecho a pasar un fantástico verano entre libros. Así que coge tu bebida fresquita preferida, anota estos argumentos para cuando te intenten sacar de barbacoa y ¡bienvenido al #Veraleo! Éstas son las razones por las que nos apasiona leer en verano. ⤵️


1) No tenemos que estar enchufados a nada 

¿Escuchas eso, lector? En efecto, no suena nada. Ni una notificación, ni un mensaje, ni un e-mail, ni una alerta de tu portátil porque la reunión se ha alargado más de lo esperado y la batería no aguanta. Una de las cosas más maravillosas del verano es que no "tenemos que" NADA. No hay obligaciones. No hay horarios.

Podemos hacer lo que nos plazca y podemos hacerlo al aire libre. Podemos estar lejos de la tecnología y empezar a rebajar ese nivel de vigilancia permanente que hasta nos hace oír zumbidos fantasma. 

El verano es la época para desconectar y reconectar con nosotros mismos. Para caminar por un bosque, por una playa, para descubrir lugares y para aprovechar la calma y la belleza leyendo en los lugares más maravillosos que nos ofrezca nuestro destino de vacaciones. ¿Es o no tentador sentarse en un mirador a dejar que una historia se despliegue ante nosotros mientras la mirada reposa en el horizonte? Nada más que añadir. ;) 


2) Es una de las formas de viajar más baratas y más cómodas

Puede ser que el de viajar sea uno de los placeres más comunes entre los mortales. Muchos de nosotros soñamos despiertos durante el año pensando en ese lugar que visitaremos cuando tengamos vacaciones. Pero a veces los planes no cuadran, surgen imprevistos, el precio del billete de avión sube sin parar... y el drama de poder cerrar la maleta con todo lo que queremos meter en ella. 

Para nosotros hay una opción mejor. Y nos permite volar igualmente, poniendo rumbo hacia donde queramos y sin necesidad siquiera de facturar. Cada vez que abrimos la portada de un libro nos adentramos en un nuevo universo, un universo donde conviviremos con seres de todas las características posibles, personas reales o criaturas fantásticas, asesinos, policias, sucesos inexplicables, historias románticas, cuentos para niños o cuadernos de verano para mayores. ¡Todo cabe en un libro! Y sólo tenemos que deslizar los dedos sobre el lomo de nuestra siguiente lectura para saber que una nueva aventura está a punto de comenzar. ?


3) Nos permite ahondar en los temas que nos apasionan

¡Ah! Una de las maravillas del verano es que nos permite leer sin límites. Puede ser que durante el año, con el trabajo y el resto de las obligaciones, cuando llegas a casa al final del día no tengas ánimo para leer ese artículo que te interesa tanto. O para hojear ese ensayo que trata sobre nuevos descubrimientos en astronomía, por ejemplo, ese tema que siempre te ha fascinado. Porque sí, es cierto que el saber no ocupa lugar, pero sí ocupa tiempo. Y a veces no tenemos suficiente ánimo para sobrellevar el día a dýa y, además, cultivarnos en esa materia que tanta vidilla nos da. 

Pues bien, ¿acaso el verano no es la época perfecta para desquitarnos? ¡Total y absolutamente! Así que si estás estudiando Historia y te apetece leer un ensayo o una novela histórica y vivir los hechos de una forma más lúdica, ¡el verano es tu momento! Además de ser una respuesta perfecta para cuando los amigos o la familia te quieran arrancar de tus libros para llevarte a algún plan que no te apetezca demasiado: "estoy estudiando". Y las obligaciones sociales se disuelven ¡de un plumazo!  

Por otra parte las vacaciones son la época perfecta para hincarle el diente a ese escritor/a y esa trilogía que tienes tantas ganas de leer... pero que nunca empiezas por falta de tiempo. Sabemos que ahora mismo te están volando nombres de autores por la cabeza pero, por eso de hacértelo más fácil, aquí te hemos dejado una lista con las trilogías y sagas que no querrás perderte este verano. A la vuelta en setiembre ¡comentamos favoritos! 


4) No implica achicharrarnos bajo el sol en ningún sitio 

¿Somos los únicos a quienes les apasiona la idea de hacer mil planes en verano y luego cuando vemos que vamos a morirnos de calor... ehem, reculamos?

Porque sí, está muy bien lo de ir de excursión, pasar el día en el pueblo, disfrutar de la cultura que ofrece nuestra ciudad y que no podemos disfrutar en el día a día. Pero cuando el sol aprieta, aprieta. Y agradecemos enormemente tener opciones de ocio que nos permiten quedarnos cerquita del ventilador o del aire acondicionado, con una bebida fresquita, sin miedo a desintegrarnos por temperaturas extremas. 

Mientras nos sumergimos en una novela, el tiempo pasa —más rápido incluso de lo que nos parece— y ya estaremos listos para unirnos a planes y cenas, cuando el sol ya no sea nuestro enemigo número uno. ^^


5) All by myself... I wanna be all by myself

Vale, de acuerdo, puede que nos hayamos venido un poco arriba con el título para este epígrafe pero, ¿no te pasa que a veces necesitas estar solo? Es genial tener tiempo libre e ir de cervezas con los amigos sin horario de vuelta, poder callejear por un pueblo costero con la familia o disfrutar de nuevas actividades con los colegas. Pero tanto en nuestro día a día como durante las vacaciones parece que todo está diseñado para hacer cosas con otras personas. 

Y pasar tiempo solos nos parece una forma encantadora de reconectar con nosotros. De recobrar energías. Y además mientras leemos no estamos del todo solos, porque estamos acompañados de personajes y de historias. Dedicar tiempo a nuestras aficiones siempre será una buena inversión y nos parece que, si para algo ha de servir el verano, es para que invirtamos nuestro tiempo en aquello que nos haga realmente felices. 


Así que, por todo esto, tenemos muy muy claro que nuestro mejor plan estos días de calor va a ser el #Veraleo: esas vacaciones de verano que ocurren en un sitio distinto al de residencia, principalmente en el interior de un libro.

Y tú, lector, ¿en qué libro vas a veranear? ⛱️

Valora este artículo