#Lovebooks: Cinco grandes historias de amor en la literatura

Creemos —firmemente— que si no existiera el Amor —ese que habría que escribir siempre con A mayúscula— perderíamos la inmensa mayoría de las obras de la literatura universal.  Ya sea porque sería improbable que alguien se interesase por unos  Romeo y Julieta que sólo fueran amigos, o porque muchos escritor@s perderían  —irremediablemente— la inspiración. Por eso, y porque el Amor no es un reducto para sensibleros, sino la fuerza que nos impulsa ser valientes, audaces y soñadores, queremos celebrar San Valentín escogiendo algunas de las historias más apasionadas y emocionantes que hemos leído. Por cierto, ¿y vosotros? ¿Qué relatos nos propondríais?

Las penas del joven Werther

Cuando Johann Wolfgang von Goethe escribió, allá por 1774, esta intensa historia de desamor entre un joven artista, sensible y apasionado, llamado Werther, y la bella Charlotte, poco podía imaginarse que, más de dos siglos después, se la seguiría incluyendo entre las grandes obras de la literatura Universal. O quizás sí que llegó a vislumbrar el alcance futuro de su obra. Y es que, tras su publicación, Goethe pasó de ser un desconocido a toda una celebridad. Los jóvenes europeos trataban de imitar en cualquier pequeño detalle al protagonista del relato: su manera de amar, su estilo al vestir, los perfumes que utilizaba… Algunos, incluso, fueron demasiado lejos en su afán por recrear todo lo relacionado con el joven Werther, y llegaron a quitarse la vida, desengañados por amores imposibles. Porque de eso trata el libro, de un  amor que nuca pudo llegar a ser. Werther explica a través de las cartas que envía a su amigo Wilhelm la desdicha que le produce saber, con certeza, que nunca podrá estar con la mujer a la que ama, prometida a un caballero once años mayor que ella. Se trata de una historia trágica, sí, pero precisamente por ello muy poderosa.  Una opción para lectores voraces y que conseguirá recordaros, si es el caso, la suerte que tienen aquellos que aman y son correspondidos.

La princesa prometida

Hola, me llamo Íñigo Montoya, tú mataste a mi padre. ¡Prepárate a morir!”. Es muy probable que esta frase sea lo más recordado de la novela que William Goldman escribió en 1973. Como en ocasiones ocurre con muchos otros relatos, la adaptación cinematográfica —con un fantástico Perter Falk (el incombustible detective Colombo) ejerciendo de narrador de la historia— ha acabado casi por fagocitar a su original de papel. Sin embargo se trata de una obra para reivindicar, y que reivindicamos.  La historia de la bella Buttercup y el intrépido Westley, que han prometido amarse eternamente,  de cómo el destino conspira para separarlos , y de las innumerables aventuras que han de superar para intentar volver a estar juntos,  reúne todas las características de los relatos clásicos de fantasía medieval, pero consigue darles la vuelta con un agudo sentido del humor. ¡Y que nadie se lleve a engaño! No se trata de un cuento para niños.  Aunque, desde luego, no nos opondremos a que los más jóvenes se decidan a leerlo!

No digas que fue un sueño

Terenci Moix ganó el Premio Planeta en 1986 por este relato a caballo entre la historia y la ficción, de una de las historias de amor más evocadas de todos los tiempos: Cleopatra y Marco Antonio. Todas los estadios del amor se dan cita en esta obra para explicarnos una relación que se extendió durante trece años, desde el 42 a.C. hasta el 30 a.C,  y que condensó pasión, celos, engaño, separación y, cómo no, un desenlace trágico que dos mil años después sigue despertando el interés de todos. En nuestra lista de grandes historias de amor en la literatura, no podía faltar un romance real que pasó a ser un mito, y que ha inspirado a escritores de cualquier época hasta llegar a la hábil y magistral interpretación de Terenci Moix.



Cyrano de Bergerac

La historia de un hombre a una nariz pegado, que diría Quevedo, es una de las obras teatrales más famosas de la literatura. Edmond Rostand, su autor, la estreno en el filo entre el siglo XIX y el XX, y resultó un éxito rotundo. Su protagonista, un hombre elocuente, bravucón, libertino, libre pensador, y dotado de un apéndice nasal de dimensiones poco saludables —sobre todo si se quiere tener una vida amorosa activa— se ha acabado convirtiendo en un icono global. La historia en archiconocida. Cyrano está enamorado de la hermosa Roxana. Debido a su fealdad, no espera jamás ser correspondido. Por su parte, Roxana bebe los vientos por el joven Cristián, que a diferencia de Cyrano es realmente atractivo, aunque no dispone de la elocuencia de Cyrano. Los dos hombres llegarán  un acuerdo: Cyrano escribirá las cartas de amor que Cristián entregará  a Roxana para que ésta caiga rendida a sus pies. ¡Si queréis saber qué ocurre con este triágulo amoroso, no os quedará otro remedio que leer la obra!

Breve historia de un amor eterno

Y una rara avis para concluir este mini listado que os proponemos por San Valentín. Breve historia de un amor eterno, del escritor húngaro Szilárd Rubin ha sido comparada con la obra de autores de la talla de William Faulkner, Milan Kundera, Berthold Brecht, Henri-Alain Fournier o Marcel Proust. La historia nos traslada hasta el final de la Segunda Guerra Mundial ha terminado. Hungría está completamente devastada por las consecuencias de la contienda bélica. Dos jóvens, Attila y Orsolya, pertenecientes a clases sociales opuestas, viven una historia de amor imposible. Juntos descubrirán los límites de una relación que les llevará, en un intento desesperado por estar juntos, del amor romántico a la relación sexual más sádica y descorazonadora. Un relato para outsiders amantes de la buena literatura.

Cuéntanos cuál es tu historia literaria de amor preferida en Twitter con el hashtag #lovebooks. ¡Esperamos tu opinión!

Valora este artículo