PlanetadeLibros

5 beneficios de leer antes de dormir

Aquellos que son capaces de recordar, lo saben. Saben que soñar mientras dormimos es una aventura en la que todo aquello que selecciona el subconsciente se convierte en una historia un tanto absurda. Saben que pese a tratarse de algo surrealista en la mayoría de los casos, nuestro cerebro nos hace creer protagonistas de algo verdaderamente factible y palpable y así hasta que nos despertamos.

¿Te suena? En efecto: leer es algo parecido a caer en los brazos de Morfeo. Es como un soñar despierto siendo alguien o algo distinto y, a diferencia de los sueños, es algo que podemos vivir y revivir, recordar e incluso releer si hemos viajado a sensaciones muy especiales que queremos volver a sentir.

De hecho nos gusta tanto esta sensación que nos sumergimos en ella en cualquier lugar: en el tren, la cama, en el comedor, en un parque… ¡quién sabe!

Sin embargo, leer en un sitio u otro puede tener un impacto distinto en nosotros. Por eso en este post te contamos las ventajas de uno de los lugares y momentos favoritos de muchos lectores para soñar despiertos: leer en la cama, justo antes de ir a dormir. Porque tiene un montón de beneficios que no te puedes perder.


1. Dormir mejor: eso de contar un cuento a los pequeños de casa para ayudarles a tener dulces sueños no es una solución exclusiva para niños. Si bien no hace falta que alguien te lo lea —aunque los audiolibros bien sirven para ello—, leer te ayudará a viajar a un mundo más o menos lejano que te permitirá desconectar y te ayudará a quitarte la tensión acumulada del día. De hecho, no solo te ayuda a dormir, sino que te permite dormir mejor.


2. Liberar estrés: leer es un desestresante maravilloso. Según un estudio de la Universidad de Sussex, los niveles de estrés en alguien que lee, especialmente antes de ir a dormir, se reducen hasta un 68%. El mismo estudio apunta que leer nos deshace del estrés más rápido que otras soluciones como tomar un té, dar un paseo o incluso escuchar música. Y además nos encanta.


3. Aumenta la concentración y la creatividad: en una sociedad que nos obliga a realizar múltiples tareas a la vez... acabar el día pudiendo centrar toda la atención en un libro nos ayuda a estar más concentrados y poder usar el mismo sistema en otras ocasiones. Además, leer nos muestra nuevos mundos, nuevos personajes, palabras, etc. Por lo que es inevitable que las perspectivas se amplíen y también lo haga nuestra capacidad de resolver problemas. ¿Bastante útil para estar "solo" durmiendo, verdad?


4. Mejorar nuestra salud mental: algunos médicos europeos ya prescriben libros a personas con síntomas de depresión o ansiedad, entre otros. Si bien no es un tratamiento alternativo ni una cura en sí, sí que puede complementar otras terapias. Lo que es innegable es que leer puede ser una fuente de motivación y de conexión con uno mismo. Esto no solo nos ayuda a ir a dormir más tranquilos, sino a vivir mejor.


5. Prevenir enfermedades: el riesgo de desarrollar demencia en personas mayores se puede retrasar o incluso prevenir con la lectura u otras actividades intelectuales, según apuntan los estudios. De hecho, la Fundación de ACE-Barcelona Alzheimer Treatment and Research Center ha destacado la importancia de la lectura en enfermos de Alzheimer, ya que esta actividad ayuda a mantener su actividad cognitiva y retardar los efectos de la enfermedad. Así que ya sabes, ¡té, libro y cama!


Así pues, soñar despiertos de la mano de un libro nos ayudará a soñar con más tranquilidad, salud y sin estrés... y a afrontar el día de forma más relajada y feliz. Así que ya no hay excusa: a dejar las pantallas de teléfonos y tabletas de lado y a recuperar el hábito de tener un libro en la mesita.

¡Buenas noches y buena lectura!

Valora este artículo