Antonio Cáceres
Madrid, 1960
 ©Fernando Álvarez-Ossorio
©Fernando Álvarez-Ossorio

Antonio Cáceres

Madrid, 1960

Antonio Cáceres es autor de los libros de poemas Vuelta de hoja (1992, Premio Esquío), Lagar de San Antonio (1997) y Tono menor (2017). En 1995 realizó la antología de poesía navideña Hoy son flores y rosas.

La luz más quieta

Antonio Cáceres

La poesía de Antonio Cáceres se inclina con naturalidad al registro menor de la conversación y de la confidencia

Sinopsis de La luz más quieta

En uno de los poemas de su anterior entrega, Tono menor, Antonio Cáceres apuntaba a la sencillez y la claridad de la expresión como vocación estética de su poesía. Sin perder la manera contenida que le es propia, buena parte de los poemas de La luz más quieta –distribuidos en tres secciones: la que titula el libro, "La lechuza de Minerva" y "Luna pensativa"– se revelan a partir de un estado de vigilia ensoñada que oscurece su significación inmediata. Anuncian esta incursión los dos versos que, a modo de portadilla, abren el poemario: "Adentro la letra, adentro, / la que se dice en el sueño". Del sueño o la vigilia semiinconsciente parecen provenir algunos poemas en los que se desdibuja la línea tenue de la conciencia. Cuando llega a borrarse, hasta el ejercicio de la escritura automática –caso del poema final, un homenaje a Góngora y a su Tercera Soledad, nunca escrita–, surge un contrapunto de estilo que, sin llegar a ser hermético, se vuelve menos evidente para el lector. Otros poemas ensayan la canción y la elegía, presentes en toda la obra de Cáceres, junto a composiciones más narrativas o de inspiración culturalista. A la diversidad de temas y tonos se ajusta también la variedad métrica de una poesía que se inclina con naturalidad al registro menor de la conversación y de la confidencia. A través de su experiencia y la de los otros, el autor traza una biografía sentimental de la que con frecuencia el poema es un correlato objetivo.

En uno de los poemas de su anterior entrega, Tono menor, Antonio Cáceres apuntaba a la sencillez y la claridad de la expresión como vocación estética de su poesía. Sin perder la manera contenida que le es propia, buena parte de los poemas de La luz más quieta –distribuidos en tres secciones: la que titula el libro, "La lechuza de Minerva" y "Luna pensativa"– se revelan a partir de un estado de vigilia ensoñada que oscurece su significación inmediata. Anuncian esta incursión los dos versos que, a modo de portadilla, abren el poemario: "Adentro la letra, adentro, / la que se dice en el sueño". Del sueño o la vigilia semiinconsciente parecen provenir algunos poemas en los que se desdibuja la línea tenue de la conciencia. Cuando llega a borrarse, hasta el ejercicio de la escritura automática –caso del poema final, un homenaje a Góngora y a su Tercera Soledad, nunca escrita–, surge un contrapunto de estilo que, sin llegar a ser hermético, se vuelve menos evidente para el lector. Otros poemas ensayan la canción y la elegía, presentes en toda la obra de Cáceres, junto a composiciones más narrativas o de inspiración culturalista. A la diversidad de temas y tonos se ajusta también la variedad métrica de una poesía que se inclina con naturalidad al registro menor de la conversación y de la confidencia. A través de su experiencia y la de los otros, el autor traza una biografía sentimental de la que con frecuencia el poema es un correlato objetivo.

Últimos libros de Antonio Cáceres

Bibliografía de Antonio Cáceres

Cargando...