Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información estadística del uso de nuestra página web y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.
Cerrar
No te pierdas...
No te pierdas...
Planeta de Libros
Ir al recomendador
Diego Recalde
 ©Diego Epstein
©Diego Epstein

Diego Recalde

Víctimas de Tangalanga

Víctimas de Tangalanga

Diego Recalde

El Doctor Tangalanga, antes conocido como Tarufetti, fue el seudónimo del más grande bromista del mundo telefónico.

Sinopsis de Víctimas de Tangalanga

El Doctor Tangalanga, antes conocido como Tarufetti, fue el seudónimo del más grande bromista del mundo telefónico. Su verdadero nombre era Julio Victorio De Rissio. Fue el primero en hacer originales bromas por teléfono, grabarlas en casete y luego hacerlas circular. Esos audios atravesaron todas las capas sociales y se convirtieron en un fenómeno.
Nuestro líder era un bálsamo en nuestra adolescencia: se burlaba de todos y todas. En aquel entonces, cuando escuchaba esos casetes, como todos, quería conocerlo. Pero también como muchos, quería conocer a los seres anónimos que lo habían sufrido: las víctimas. Quería saber quiénes eran, dónde vivían, cómo vivían…
No me animé a rastrearlas. Después de casi treinta años, acorralado por la asignatura pendiente, salí a buscarlas. Fueron cinco años de búsquedas demenciales y bizarras, en una investigación que puso a prueba mi voluntad. Al final, el azar y la constancia estuvieron de mi lado y localicé a todas las víctimas que me propuse encontrar. Estas treinta personas, a juicio de los fans y también mío, representan las víctimas más emblemáticas del Doctor.
Fue tan valioso lo que encontré que terminé filmando tres películas documentales que se llaman Víctimas de Tangalanga 1, 2 y 3, y escribí este libro con anécdotas jugosísimas que, por tiranía de la edición, quedaron afuera de los films. Como frutilla del postre, van a encontrar a víctimas que no aparecen en las películas.
Diego Recalde